¿Quo vadis, España?

En las últimas semanas la cosa económica anda revuelta, debido a que tanto la Bolsa como el euribor no dejan de dar disgustos a sus damnificados. Desconozco si la Bolsa a corto plazo va a subir o no, pero nadie puede discutir que el euribor no para de hacerlo. ¿Qué va a suceder si éste sigue subiendo? Pues que millones de familias pueden arruinarse al mismo tiempo que su piso no deja de devaluarse. Si el euribor a un año se estanca en torno al 5%, todavía tendrá remedio. Pero como llegue al 6%, sólo los más ricos del lugar podrán dormir tranquilos.

Debido a la sobreproducción reciente de viviendas en nuestro país, podemos encontrarnos, a partir del año que viene, con bajadas sustanciales del precio de la vivienda. El motivo es muy sencillo: la oferta empieza a ser extraordinariamente superior a la demanda. ¿Quién puede comprar ahora? Por si esto fuera poco, y debido a que la construcción es, desgraciadamente, el motor de nuestra economía, nos podemos encontrar con un 20% de paro en breve. Y si alguien piensa que mi visión es catastrofista que espere un poco, porque a lo mejor acaba resultando que soy optimista en mis previsiones.

En Japón con el estallido de la burbuja financiera se dispararon los suicidios. En España también está empezando a haberlos, pero no salen en los medios de comunicación por el efecto mimético que podría implicar. La ruina es lo que tiene. Además dejarán de venir inmigrantes, que son los que están rejuveneciendo nuestra población, y nos encontraremos con una población desbordada de jubilados y prejubilados, relegados a un segundo plano a pesar de contar con una experiencia y formación muy superiores a las de las nuevas generaciones.

¿Quién tiene la culpa de todo esto? Evidentemente los de arriba. Y no me refiero exclusivamente al Gobierno, pues hay miles de personas en nuestro país mamando de las arcas del Estado que no están haciendo su trabajo. Si llamas a su puerta te los encuentras bailando la conga. Esta ‘clase ociosa’ no quiere que la población despierte y les exija responsabilidades como es debido, pues podrían tener que ponerse a trabajar, ay. Así que por eso nos aborregan desde la televisión, que como todo el mundo sabe es la universidad del pueblo, con detritus a todas horas. España malvive anestesiada por una pandilla de sinvergüenzas sin escrúpulos, que mienten una y otra vez con palabras llenas de intenciones tan hermosas como huecas. Todo vale con tal de poder seguir montados en la burra de por vida.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

3 comentarios

  • Anonymous

    Así tal cual es. Sin una coma más ni una coma menos. Pasas a formar automáticamente miembro de mi club.

  • Anonymous

    Aquí quien tiene mucha culpa son los sindicatos. Son una pandilla de sinvergüenzas que se venden siempre al mejor postor, esté quien esté en el poder. Y lo digo siendo afiliada a una de las grandes secciones sindicales de este país. Sigo siéndolo por decencia, no porque esa cuadrilla de vagos y maleantes se merezcan nada. Así nos va en las empresas que, en estos momentos, ya nos pueden despedir libremente y con una mano delante y otra detrás.
    TANA

  • Roke Iñaki Oruezabal

    Pues nada, a dieta básica de huevos y patatas.
    Mal vamos
    Roke

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *