Adaptarse o morir

Quienes lean habitualmente este blog, sabrán que en varias ocasiones he hecho referencia a Marc Vidal, uno de los economistas más populares de la blogosfera. En los últimos días, Marc ha publicado dos artículos que me han impactado especialmente: “El expolio de los sueños” que ha aparecido también en elconfidencial.com y “El problema como oportunidad”. Se podrá estar más o menos de acuerdo con las apreciaciones de Vidal, pero puedo asegurar que sus reflexiones dan mucho que pensar, y desde aquí quiero agradecérselo. Éstas son algunas de las conclusiones que he extraído de sus dos artículos:

  • Debemos adaptarnos a los profundos cambios venideros
  • Sólo lo necesario va a ser importante, se acabó el consumo de lo superfluo
  • El inmovilismo y la cerrazón no pueden ser nuestros compañeros de viaje
  • Debemos asumir que el mundo entra en una etapa de decrecimiento económico

Prosigo con este dato: más de un tercio de los jóvenes españoles están en el paro. Al tener en su inmensa mayoría contratos basura, representan el sector más vulnerable de la sociedad, pues son carne de INEM y además cobran salarios infames. No cabe duda de que los menores de cuarenta se encuentran en una situación laboral muchísimo peor que los mayores de cincuenta, pues éstos en su inmensa mayoría disfrutan aún de contratos indefinidos y salarios dignos. ¿A dónde nos conduce esta catastrófica realidad?: a la desaparición de la clase media. De hecho bajo el gobierno socialista estamos asistiendo a sus exequias. Marc lo explica muy bien con una frase demoledora: “La aduana entre clase media y la miseria se ha desvanecido”. Por si todo esto fuera poco, la ‘seguridad’ de los funcionarios tiene los meses contados, como también he apuntado en mi blog recientemente. Los españoles dejarán de envidiarlos porque su sempiterno blindaje pronto va a desaparecer, aunque a muchos de los lectores les cueste creerlo.

Queridos amigos: debemos estar preparados para la muerte del actual modelo. Debemos asumir que la economía hiperconsumista que hemos conocido hasta ahora está tocando a su fin, irremisiblemente. Sólo con una mutación mental muy profunda podremos salir airosos de esta crisis. Conviene recordar ahora las dos primeras definiciones de esta palabra:

Crisis
1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente.
2. f. Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.

No cabe duda de que estamos ante una oportunidad maravillosa, siempre que la sepamos aprovechar. Afrontemos el vertiginoso reto de transformarnos a nosotros mismos y por tanto al mundo, para hacer de él un lugar mejor. Va a ser duro, nadie dijo que evolucionar fuese fácil, pero juntos podremos hacerlo. No nos queda otra.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

7 comentarios

  • Yo es lo que vengo manteniendo desde que estalló la crisis hace dos años, que no necesariamente tenemos que ir a peor sino que se abre ante nosotros una cantera de oportunidades que, por desgracia y viendo cómo se están haciendo las cosas, estamos tirando por la borda. Si nos perpetuamos en el error y en volver a levantar el sistema sobre los mismos pilares que lo han hecho caer, esta crisis no sólo será larga y dolorosa sino que además, y esto es lo peor, habrá sido inútil. Si no corregimos las taras y seguimos sin extraer un aprendizaje de todo esto, estamos condenados a pasar por lo mismo una y otra vez.
    .-= Domingo acaba de escribir…No sin mi hija =-.

  • Mayte

    La adaptación siempre ha sido el fundamento para la supervivencia de cualquier especie, en este caso la humana, y sin ella no hay futuro posible. No sé cómo nos vendrán dadas, pero por supuesto, hay que ponerse las pilas y sobre todo, cambiar el chip y la forma de pensar y actuar, tanto a nivel personal como global. Si no cambiamos, no sobreviviremos, porque personalmente pienso que el sistema actual agoniza por todas las vías.

  • Por una vez voy a ser optimista: se va a liar parda, Fernando. Y lo digo en el buen sentido. La tormenta hace crecer la hierba, aquí se está desmoronando todo y vamos a tener que hacer un mundo nuevo. ¡Yo no me lo pierdo!
    .-= Javier Solera acaba de escribir…Ha ganado Europa =-.

  • emilio

    Uno puede estar de acuerdo con ciertas conclusiones que extraes de Marc Vidal, pero algunas de ellas parecen muy genéricas:”Debemos adaptarnos a los profundos cambios venideros” : ¿cuántas veces y en cuantas situaciones tan diversas hemos oído esto mismo?
    En cuanto a “se acabó el consumo superfluo”, yo no lo tengo muy claro porque, para resumir, si no consumes te matan y si consumes, también. No sé si me explico.
    En cuanto a los funcionarios, creo que ya he dicho aquí en alguna ocasión que soy partidario de que se produzca una progresiva adaptación al siglo XXI.
    Finalmente: me parece que la crisis ha provocado un retroceso importante en el nivel de vida, pero de ahí a decir que la frontera entre la clase media y la miseria se ha desvanecido…

  • josito

    Efectivamente, la clase media se va a desvanecer y acabaremos como en los países en vías de desarrollo: un grupo de multimillonarios, y, el 90% restante, a vivir con lo puesto, es decir, a sobrevivir. No nos olvidemos que el socialismo (lo dijo Churchill) es el reparto igualitario de la miseria.

  • Pues creo que nos enfrentamos a un periodo incierto, no tiene porque ser mejor o peor, pero va a ser diferente. Las oportunidades y el nuevo modelo, para bien o para mal, los ha definido el gobierno: una economía basada en energías renovables y ecológica, ahora hay que actuar en consecuencia. Pero el consumo se mantendrá en lo que nosotros valoremos. Estos son los aspectos que pueden ser positivos.

    Los aspectos negativos es que si de mileuristas pasábamos a mejor, ahora todo parece apuntar que seremos mileuristas hasta la jubilación.

    Un abrazo.
    .-= luferura acaba de escribir…LA FALTA DE MEMORIA =-.

  • Es curioso pero mi último artículo iba sobre desaprender, cosa que al parecer también preconiza Marc. Sin embargo, desaprender para qué: para estar lo más receptivos posible a un nuevo modelo que sin duda surgirá como siempre ha sucedido como consecuencia de crisis profundas como esta. Lo que vendrá no lo sabemos todavía. Intuimos, pronosticamos, debatimos y hasta postulamos pero lo que vendrá no lo sabe nadie todavía, así que no es de extrañar que los mensajes sean por el momento generalistas.
    La sociedad en la que vivimos cambiará y lo hará profundamente y tal vez lo haga en todas direcciones. Pero así cayeron todos los imperios politicos y económicos, porque la sociedad que los contenía explosionó. No creo que el pueblo se levante en armas por las injusticias del sistema aunque sólo sea porque no hay modelo a contraponer, pero la ley del péndulo que rige los grandes cambios hace suponer que lo que venga será recibido con avidez. Ojalá que hayamos desaprendido algo antes.
    Un saludo.
    .-= Josep Julián acaba de escribir…Transparencias =-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *