AVE rapaz

Acaban de entrar en vigor las nuevas tarifas del AVE. Renfe ha aprovechado que media España estaba de puente para, a traición, comunicar a los viajeros del trayecto Madrid-Zaragoza que nos han subido el billete un 20%. Esta gracia de la compañía ferroviaria, implica que si quieres sacarte un billete de ida y vuelta en clase turista para el próximo fin de semana, a partir de ahora te van a soplar 81 euros, 13.500 pesetas de cuando éramos menos pobres. Lo que era ya un servicio caro hasta el pasado fin de semana, ha pasado a convertirse en prohibitivo para el currito español. Viajar hoy en avión a muchas capitales de nuestro país puede salir por menos dinero, pero en Zaragoza, oh, casualidad, el aeropuerto está prácticamente de adorno.

Tampoco creo que sea casualidad que Renfe haya decidido castigar un poco más nuestros exhaustos bolsillos, justo cuando quedan sólo seis semanas para la inauguración de la Expo. Saben perfectamente que un evento tan popular como el que se va a vivir en Zaragoza durante todo el verano, implica una llegada masiva de turistas a la bella capital del Ebro. Esperemos que la avaricia no rompa el saco y no se les acabe aguando la fiesta del agua a los maños. En plena crisis económica y con las cuentas domésticas en números rojos, no es descartable que muchísimas familias se estén replanteando acudir a la Expo. No quiero ni pensar en la posibilidad de que, tanto los grandes acontecimientos internacionales como los mejores medios de transporte, puedan acabar siendo de disfrute exclusivo de unos pocos. Sobre todo si tenemos en cuenta que han sido financiados con los impuestos de todos los explotados currantes (véase calculadora de impuestos y después échese a llorar).

Pero me temo que voy a tener que empezar a pensar mal, muy mal, pues Renfe, no contenta con la subida, va a suprimir los trenes regionales que enlazaban Madrid y Zaragoza por la mitad de precio. Unos regionales que emplean tres horas y media, y en los que pueden acabar viajando de pie más de cincuenta personas, pese a haber pagado religiosamente su billete. Si ya era duro ser pobre, pues ir de Arcos de Jalón a Madrid de pie durante más de hora y media no es moco de pavo, a partir de junio lo va a ser más con la supresión de este servicio. Jubilados, estudiantes y currantes de toda condición, serán una vez más las víctimas de este latrocinio sin fin en que malvivimos. Ante tamaña discriminación, no sé si hará algo la nueva ministra de la igualdad, permítaseme el escepticismo. Pero lo que sí es que mientras que ella viajará en clase club del AVE y visitará la Expo con todos los gastos pagados, los votantes verán resignados por televisión lo bonita que ha quedado Zaragoza.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *