La capacidad de entusiasmo es signo de salud espiritual

Gregorio Marañón, uno de los mejores médicos y humanistas españoles, es el protagonista de nuestro podcast de hoy con esta cita acerca del entusiasmo. Sin él, como hemos comentado aquí en múltiples ocasiones, no se puede vivir. Sin fe, sin ilusión, sin motivos para continuar intentándolo, no tiene mucho sentido estar aquí. Todos tenemos una chispa en nuestro interior que nos empuja a seguir adelante y nuestro deber es buscarla. Soy consciente de que te puede costar encontrarla, pero tú también cuentas con esa chispa que nos mueve y nos da la vida, aunque la perdieras de vista hace tanto tiempo.

Como siempre gracias por estar ahí, amigos.

entusiasmo

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

4 comentarios

  • Siendo Marañón uno de los mejores médicos y humanistas españoles, no entiendo por qué su figura y su obra no tienen la importancia y la difusión que se merecen. No sé si puede deberse al hecho de que decidió regresar a España en los negros años 40, pero también habría que valorar que combatió a la dictadura de Primo de Rivera y que en los años 50 comenzó a expresar su oposición al franquismo.
    En cuanto al contenido de tu podcast, tan solo te diré que comparto tu entusiasmo pero que, como tú bien sabes, es algo que no podemos tener las 24 horas del día ni los 365 días del año. El entusiasmo, como la inspiración de un artista, va y viene. puede sorprendernos en el momento más inesperado o no acudir a nosotros cuando más lo necesitamos.
    Si hemos encontrado una formula para conservar el fuego, deberíamos encontrar otra para retener el entusiasmo.

    • Me ha gustado el final. Sería una maravilla poder estar entusiasmados a diario, pero es más difícil que conservar el fuego. Me imagino que mantener viva la llama interior consistirá en ser fiel a uno mismo y hacer lo que resuena contigo. No mentirte en definitiva.

      En cuanto a Marañón, es uno más de los tantos defenestrados. Nadie es profeta en su tierra, y aquí encumbramos antes a cualquier mindundi que a gente que ha contribuido decisivamente al bienestar de la sociedad. Otra persona de la que apenas se habla y todavía sigue viva, además mujer, Ana María Lajusticia, es otra sabia que ha descubierto la importancia del colágeno, el magnesio y las proteínas para la salud, sobre todo para los huesos, pero aquí no recibe ni un puñetero homenaje. Esto es España, Emilio.

  • Domingo

    Entusiasmo. Me encanta esa palabra, ese concepto al que todavía te puedes acoger si perdiste la esperanza o el optimismo. Conozco gente desesperanzada pero entusiasta, por disonante que pueda parecer. Es algo así como una fuerza ciega, uno se vuelca porque uno es así, pero sin esperar que `por derecho´ todo vaya a salir bien. En puridad no tenemos derecho a que nos vayan bien las cosas, y es aquí donde tiro de otro monstruo intelectual del siglo XX, Ortega y Gasset, que dijo: “La vida nos ha sido dada, pero no nos ha sido dada hecha”. Ahora que Twitter y sus píldoras de sabiduría jibarizada lo inundan todo, además de la plaga de libros de autoayuda, quizá habría que volver la mirada a la Filosofía, saber de dónde venimos y de qué estamos hablando, emplear las herramientas que las mentes más preclaras dejaron a nuestra disposición para resolver(nos).

    • Tienes toda la razón, querido Domingo. De hecho los libros de autoayuda son meras notas a pie de página de los grandes filósofos de la historia. Si uno lee a Platón, a Nietzsche o a Schopenhauer, se da cuenta de que ya está todo dicho, pero parece que los clásicos nos asustan y nos atraen más las pildoritas ligeras, no vaya a ser que nos hagan pensar demasiado y tengamos que hacer cambios en nuestra vida para dejar de sentirnos víctimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *