Cómo salir del hoyo emocional

En los últimos meses, he recibido varios e-mails de lectores que están sufriendo una crisis existencial. El denominador común en todo ellos es una sensación de estancamiento, de bloqueo, que les incapacita para dar pasos adelante en sus vidas. A menudo se sienten atenazados  por pensar que no están a la altura de lo que se espera de ellos. No les gusta sentirse así, pero tampoco saben cómo salir de ese hoyo emocional. El primer error que solemos cometer consiste en no aceptar nuestra situación actual. Nos rebelamos contra ella, la odiamos con todas nuestras fuerzas, sintiéndonos víctimas impotentes. El otro gran error suele tener relación con la identidad social que nos hemos forjado o que, en la mayoría de los casos, nos han forjado. Vayamos por partes.

Cuando uno se siente mal, profundamente disgustado consigo mismo y con el tipo de vida que lleva, lo primero que debe hacer es aceptar su estado actual. Sólo si asumimos nuestro momento presente podremos avanzar hasta lograr salir del hoyo. En cambio, cuando nos resistimos a lo que es, estamos gastando unas energías preciosas que podrían servirnos para recomponer nuestras vidas. Por eso tantos sabios insisten en que toda mejora pasará, antes de nada, por aceptar nuestra situación actual, independientemente de lo dura que ésta sea. Fijaos bien en que estamos hablando de ‘aceptación’ y no de ‘resignación’. Resignarse implica bajar los brazos y dejarse morir lentamente, mientras que aceptar conlleva asumir la realidad sin escondernos, para a partir de ahí empezar a construir algo nuevo y mejor.

Por otra parte, también es fundamental desprendernos de la identidad falsa con que nos solemos mover. En mayor o menor grado todos vivimos disimulando nuestro verdadero yo por temor al rechazo. Aunque nos cueste aceptarlo (otra vez la aceptación) nos hemos acabado adaptando a lo que esperan de nosotros nuestros respectivos entornos. En los casos más graves, aquéllos que causan una crisis existencial, podemos acabar viviendo como auténticos farsantes por ser incapaces de defender nuestro auténtico yo ante la sociedad. Hay gente que ha ocultado su identidad durante tanto tiempo que ya ni sabe cómo es. Vivimos en una sociedad que, desde el gobierno hasta los medios de comunicación pasando por nuestras familias, nos inquiere para que seamos ejemplares. Pero, ¿quién decide lo que es ejemplar? ¿Por qué un beato es mejor que un libertino? Mientras no hagamos daño, ¿por qué avergonzarnos o escondernos?. Sé tú mismo, ámate tal como eres y da un corte de mangas a quienes quieren enterrar al maravilloso ser que habita en cada uno de nosotros. Este último, pero con palabras más eruditas, es el gran mensaje que nos han legado los sabios de la historia de la humanidad.

Share on Facebook6Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

22 comentarios

  • Mayte

    No puedo estar más de acuerdo con todo lo que nos describes en tu artículo. La aceptación, pero sobre todo, LA ACCIÓN, son lo más importante para salir del hoyo emocional en que nos podamos encontrar. Nos habrán podido humillar, constreñir a seguir unos patrones impuestos por nuestros allegados o por la misma sociedad, pero si no actuamos, tras una aceptación de la situación en que nos encontramos como punto de partida, jamás saldremos del hoyo ni evolucionaremos.

  • Excelente escrito, Fernando, es la primera vez que leo un artículo de estas características de auto-ayuda en tu blog, y tengo que decirte, que me ha encantado, y que tienes muchísma razón, porque a mí me ha sucedido.

    Cuando llevas toda tu vida trabajando y te encuentras de la noche a la manaña que tu situación cambia radicalmente, que te ves en el paro, es un cambio tan radical, y tan profundo, que es dificil adaptarse y aceptar la situación, no te lo llegas a creer, cuanto más pasa el tiempo dices ¿pero me está sucediendo esto a mí? esto tiene que ser una pesadilla, y no puedes aceptarlo, y te llegas a encontrar inmerso en un bloqueo personal, que no sabes cómo salir de él.

    Tu escrito es muy positivo, ¿has estudiado psicología? me da la impresión que sí.

    Volveré, porque me lo quiero leer más veces, me parece muy interesante.

    Un beso.

    • Fernando Solera

      Celebro que te haya gustado, María. En mi caso no he estudiado psicología aunque me interesa muchísimo, porque creo que en este mundo tan convulso que nos ha tocado vivir, a todos nos interesa tener herramientas emocionales para salir adelante.

      En tu caso la situación económica te está amargando, pero podrías intentar enfocarla desde una manera positiva. En primer lugar, como he escrito en el artículo, deberías aceptar y dar por buena la situación, aunque te resulte muy difícil. Piensa que hasta las peores cosas en la vida acaban teniendo su lado positivo. ¿A ti qué te gustaría hacer? ¿A qué te gustaría dedicar tu vida realmente? Sé que eso requiere un gran trabajo de introspección, pero todos necesitamos hacerlo si queremos salir adelante.

      Quién sabe, María, a lo mejor la vida te ha dado esta oportunidad para que des otro rumbo a tu existencia. Quizá la etapa laboral que viviste tenía que llegar a su fin para que pudieras ahondar en tu interior y buscar ahí algo mejor. La crisis puede ser una oportunidad si sabes afrontarla de una manera adecuada.

      Un beso.

      • Gracias por responderme, Fernando.

        Pero no es sólo la situación económica la que me está amargando, yo más bien diría, moral, el sentirme inútil hacia la sociedad, antes cuando trabajaba me sentía más plena, más activa, más llena, ahora, en cambio, me siento más apagada, con menos ilusión, sin esperanzas. Mi vida estaba acostumbrada a estar todo el día trabajando, estaba acostumbrada a eso, ahora todo es distinto, y aunque sé que puedo sacar cosas positivas de todo ello, como por ejemplo estar más con mi familia, y acompañarles a todos los lugares que antes no podía, me siento “nada”, me gustaría tener una ocupación distinta a ser ama de casa, sino tener mi propio espacio ¿me entiendes?

        Es lo que me gustaría hacer, seguir siendo útil para esta sociedad, porque egoistamente, de esta manera, me siento más satisfecha, tanto moralmente, como económicamente.

        Mil gracias por tus consejos, me gusta tu manera de enfocar el tema, y tus palabras tan alentadoras y positivas, así como te animo a que escribas más temas sobre este tipo, la verdad es que ayuda mucho moralmente a personas que esten en mi situación, debido a la crisis.

        Un beso.

        • Fernando Solera

          Gracias por tus palabras, María. Y en cuanto a lo que comentas, no debes infravalorarte por el hecho de no tener empleo. Sé que es una situación desagradable, pero no vales menos por el hecho de no tenerlo. Todas las personas de este mundo podemos ser útiles a nuestra manera. Como te comentaba, quizá tendríamos que mirar en nuestro interior y ver qué es aquello que más nos gusta hacer. A veces hemos estado tantos años dedicados a las mismas tareas que pensamos que no podemos servir para otra cosa, lo que no es cierto.

          Hay multitud de historias de gente que ha perdido su empleo y ha logrado rehacerse, dedicándose a actividades que antes jamás habrían imaginado. Todos tenemos algún don, algo que se nos da especialmente bien y que disfrutamos haciéndolo. Ése puede ser el camino virgen que te ayude a salir del laberinto. Tú, María, eres mucho más de lo que te puedes imaginar, te lo aseguro. Todos tenemos un potencial extraordinario en nuestro interior, sólo hay que tomarse el tiempo necesario para descubrirlo.

          Siendo pragmáticos, y con la que está cayendo y sobre todo con la que está por caer, yo te sugeriría la opción del autoempleo. Es decir, que fueras tu propia jefa. Hay muchas páginas web en las que te puedes asesorar. Pero lo más importante de todo es dedicarse a algo que te llene realmente, porque creo que no hay mayor sensación de plenitud que poder dar a los demás lo mejor de nosotros mismos. Como dice la frase célebre: “Encuentra una profesión que te guste y no tendrás que trabajar en tu vida”.

          Busca en tu interior, María, busca y encontrarás. Un beso.

  • ¡Por cierto…! utilicé yo esa foto para uno de mis posts, hace tiempo, así me sentía, derrumbada sin poder levantarme.

    Otro beso.

  • Yo, afortunadamente, nunca he sufrido un proceso depresivo de esos que te impiden hasta levantarte de la cama. Tiene que ser horrorosa esa sensación de sinsentido y de parálisis. Por suerte, aún soy joven y tengo estímulos suficientes entre familiares, amigos, oportunidades y metas por conquistar como para hundirme. Tengo mis bajones, cómo no, pero también soy un hombre de recursos y al final consigo ir hacia la luz de algún modo.

  • BERNARDO

    Yo si he sufrido procesos depresivos,algunos graves,tanto de niño como adolescente,me toco vivir en un hogar con unos padres que no deberían haberlo sido nunca,ahora de mayor,con 40 años, sigo más o menos igual,sigo buscando a ese niño que en muchos momentos no pude ser,volar,reír,soñar,aprender….,a pesar de todo he conseguido formar una familia,con mi mujer y 2 niños maravillosos,con ellos intento vivir lo que no pudo ser en otro momento.
    Crecer y desarrollarse en circunstancias dificiles deja un poso eterno,quizás para toda la vida,aún así intento disfrutar del viento cuando sopla,de los rayos del sol al amanecer,del olor de la montaña,del amor que siento por mis hijos.
    Defender el autentico yo, es una tarea titánica,a veces prefiero ser dueño de mis silencios que esclavo de mis palabras,gracias,muchas gracias por tu articulo,un día no,siempre.

    • Fernando Solera

      Lo importante es que hayas podido salir adelante, Bernardo. Todos valemos mucho, bastante más de lo que determinados padres o familiares nos hayan podido hacer creer durante la infancia. Piensa que tu problema es más común de lo que puedas imaginarte. Te voy a contar un ejemplo real de la vida de Alejandro Jodorowsky, un hombre del que recomiendo fervientemente la lectura de toda su obra.

      Jodorowsky ha reconocido en varias ocasiones que su familia era extremadamente tóxica. ¿Sabes lo que hizo? Se marchó de su Chile natal a los 23 años para no volver, y además quemó todas sus fotos familiares. Sé que puede sonar muy drástico, Bernardo, pero para que pueda venir lo nuevo primero hay que enterrar lo viejo.

      Un abrazo.

  • luna

    Palabras muy lindas y con el verdadero mensaje el ser ,el ser es mas inportante que el aqui y ahora,somos mas que padres, hermanos o empleados somos seres y por lo tanto capaces de salir de todo esto que nuesstros politicos de turno no han metido animo y un beso grandisimo a todo aquel que hoy va ha empezar a verlo todo desde otro punto de vista hay que ser feliz y buscar el camino es nuestro legado,saludos.

  • Candela

    Maravillosa la entrada, indica que eres una persona entrañable por dentro, como también tu imagen indica que lo eres por fuera. Me siento identificada con lo que dices. Ahora mismo estoy inmersa en la aceptación, tratándo de pasar a la acción, reuniendo fuerzas. Un saludo.

  • El individualismo o, aún más, hiperindividualismo son claramanente reprochables pero, sin embargo, el individuo no tiene que dejar nunca de cultivarse a sí mismo. El ser singular, único, irrepetible, como ser social. El problema es cuando todo lo que se hace es con la finalidad de suprimir la voluntad del individuo, haciéndolo más manipulable. El concepto de mayoría (50,1%) en las dermo-cracias occidentales es el fiel reflejo de crear una masa…de pizza ignorante a quien le sea fácil hacer creer cualquier ensaje.

    Recientemente he publicado una especie de fotomontaje audiovisual en mi blog personal (Introspeccions) con música de The Corrs versionando el Everybody Hurts de REM, que tiene sus puntos coincidentes con el eje central de este artículo. Quizas de lo que se trata es de creer más en las personas como previo paso para creer más en uno mismo, a pesar del riesgo que conlleva. De todos modos, prefiero dejarme llevar por el mundo de las emociones que surgen de los más profundo del ser human antes que por toda la mierda consumista-mediática-epiléptica que nos lanzan día a tras día a través de los voceros oficiales de la partitocracia xoriço-criminal ibérica.

    Saludos.

  • Me encanta el concepto de crisis existencial, creo que es cuando uno es más lúcido, eso sí que es reencontrarse consigo mismo y no lo de ir a la montaña y esos rollos..

  • emilio

    El limite entre resignarse y aceptar nuestra situación es muy sutil. ¿Se resigna uno a que le rebajen el sueldo o simplemente aceptas los bandazos de zp?

    • Fernando Solera

      Yo lo aceptaría, más que nada porque no te queda otra. Eso no quita para que tengas herramientas que te permitan evitar, al menos, que la situación empeore. Por ejemplo, votarle en las próximas generales, aunque si te soy sincero no creo que se presente.

      Por cierto, Emilio, la película ‘V de Vendetta’ va a ser más seria y rigurosa de lo que nos creíamos. O el pueblo se rebela, o nos la van a meter hasta el corvejón, tanto en España como fuera de ella. Por eso es muy importante que tú, como profesor, les transmitas a tus alumnos que jamás hay que resignarse, sobre todo en la época venidera en la que lo más fácil será arrojar la toalla.

  • emilio

    Fernando, tú eres de los que en mi pueblo les dicen que “te gusta meter los dedos en la boca”. Pero yo me he trazado una norma: “no hables nunca de estas cosas a final de curso”. Por eso te digo que algun día te contaré por qué no puedo poner “V de Vendetta” por muy buena que sea, por mucho que yo quiera seguir tu consejo, por genial que sea su mensaje, etc.

  • gabriel

    esto que vi es de 2010 sigues vigente ? un saludo

  • Mariela

    Hola Fernando, es la primera vez que escribo en tu blog, así que seré breve, soy una estudiante de Medicina y la verdad muchas veces me eh sentido así a veces me frustra que se que estoy estancada y me desespera mucho que trato de salí y a veces no puedo, creo que siempre me resignaba creyendo que eso era aceptación pero ahora veo que no lo es, me gusto mucho lo que escribiste y lo tomare para mi vida diaria =)

  • un joven

    Gracias te adoro hermoso.

  • un joven

    Aouhhh estoy en un hoyo aoouuuhhhhh

  • Sebastian

    Hola Fernando,
    Para mí es sumamente extraño responder y compartir mi estado actual en este post. Pues nunca pensé que lo necesitaría alguna vez. Nunca pensé que llegaría a la situación en la que estoy,
    Luego de leer lo que escribiste me sentí muy identificado. Pues no paso un buen momento, económico, ni sentimental. Particularmente tengo problemas en todo lo que hago. Y en algunos aspectos de mi vida, me declaro como una víctima más de lo que no soy, en versus de lo que querrían los demás que fueran.
    No puedo levantarme de la cama, no tengo ánimo, ni motivación alguna. Por lo que de seguro me traerá problemas en el trabajo en el que estoy ahora. Considerando que el anterior lo perdí básicamente por lo mismo. Esas ganas y motivación de seguir y dar pasos adelante, los construí de mala manera, en base a lo que los demás esperaban de mí. Llevando mentiras para tapar hoyos. Mentiras tan estúpidas que hoy en día me llevaron a una explosión total. Tengo problemas con mi novia, con mi familia, con las cosas que hago. Y me cuesta salir a solucionar los problemas. No sé que me pasa. Estoy en un letargo en el que actúo lentamente.

    En cambio. Sé que necesito ayuda, ya la busqué de hecho. Pedí hora con un psicólogo que espero me ayude.
    Soy joven , tengo 26 años y un sinfín de cosas por hacer. Pero estoy hundido en un hoyo que me cuesta salir. Actualmente , sólo estoy siendo reactivo, y no proactivo con las cosas que debo hacer. Pero ya no aguanto más. Esto ha llevado mi tolerancia al límite, no soporto hablar con las personas que me dicen que hacer. Supongo que es la naturaleza depresiva que me hace esconderme ante el problema . Pero sí , lo acepto, estoy mal y necesito ayuda.

    Por primera vez lo escribí , y me gusto mucho tu post. Lo que dices y lo que propones. Calza a la medida con lo que siento y paso por este momento.

    Tan sólo compartir contigo esto me ayuda a reconocer en que estoy fallando.

    Saludos y gracias

    • Nana

      Hola sebastian
      Me gustó tu sinceridad.
      Tengo 25 años y por segundo año consecutivo tengo crisis existencial en esta misma época.
      No recuerdo como salí aquella vez, pero me encuentro aquí leyendote
      Quisiera saber que es de ti, como te ha ido con la crisis y como ha salido.
      Saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *