Comprar es tirar el dinero

En un país deslumbrado por la fiebre del ladrillo, una de las frases más recurrentes solía ser la de “alquilar es tirar el dinero”. Hace diez años, no les faltaba razón a quienes recitaban ese mantra, pues la vivienda subía de precio un 16-18% anual, y todo el mundo consideraba que comprar era la mejor de las inversiones posibles. La codicia inmobiliaria alcanzó tales cotas, que medio país cometió la locura de meter todos sus huevos en el mismo cesto, y ahora éste se ha roto en mil pedazos. El sueño del ladrillo hecho añicos, como el de Gescartera, Fórum Afinsa y Nueva Rumasa. ¿Y ahora qué?

Pues ahora, a diferencia de entonces, se puede afirmar sin duda alguna que comprar es tirar el dinero. El gobierno, los bancos y los promotores están como locos intentando estafar a membrillos endosándoles una vivienda, con el señuelo de que les va a costar un 30-40% más barata que hace sólo unos años. Si tenemos en cuenta que pronto superaremos los seis millones de parados, que nuestro poder adquisitivo está cayendo con fuerza y que la oferta de pisos es infinitamente superior a la demanda, ¿quién puede ser tan tonto como para pensar que no van a seguir bajando? Mi apuesta es que en un par de años volveremos a precios de principios de los noventa. Dicho queda.

Repito: comprar ahora es una locura, pues con la depresión económica que estamos padeciendo, no tiene ningún sentido atarte a una hipoteca que, dentro de poco, te parecerá carísima. Quien cometa el disparate de hacerlo, pensará que está cerrando una gran operación, pero en breve se lamentará por haberse precipitado. Decenas de miles de familias que hace sólo unos años también compraron convencidas de que era un negocio redondo, ahora no saben cómo salir del atolladero en que se metieron. Teniendo como tenemos un stock inmobiliario de varios millones de viviendas vacías, podéis estar tranquilos porque no se van a acabar. Ante la situación tan grave que estamos atravesando, consecuencia directa de nuestro colosal endeudamiento privado, lo que tenemos que hacer ahora es liquidar deudas y ahorrar. Si pese a todo, alguien sigue estando desesperado por comprar, mi más sincera enhorabuena, porque será señal inequívoca de que le sobra el dinero y no le importa tirarlo por el desagüe.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

24 comentarios

  • Mirándolo bien, también es un buen momento para regatear a la baja. Total, algún deseperado venderá ¿no?

    • Fernando Solera

      Créeme, Javier, ahora es el momento de esperar y tener el dinero a buen recaudo. Las mayores caídas están por venir, que a nadie le quepa la menor duda.

  • Es un tema de oferta/demanda y de necesidad pura y dura
    Yo no tengo deudas gracias a dios (bueno, dios tuvo poco que ver, pero mi mujer y su capacidad de visión y mi esfuerzo tuvimos algo mas). Ahora, sin necesidad, podría busar algo, pero no me da la gana (Por mucho que mi santa me quiera ahorcar otros 15 años)
    Como te digo…no todas las situaciones son iguales

    • Fernando Solera

      Tienes una mujer que no te mereces, como bien sabrás 😉

      Quien quiera comprar una vivienda, que espere un añito, sólo un año, porque los acontecimientos se están precipitando y todo apunta a que las mayores caídas estén por venir, como acabo de comentar a Javier.

  • Tantos años… no ya esparando para comprar sino para ver cómo uno estaba en lo cierto, y ahora resulta que ya da igual cuál sea el precio de los pisos o incluso el de los alquileres en las grandes ciudades, porque la realidad sociolaboral se ha degradado tanto que la máxima preocupación de cada vez más gente es sencillamente comer.

    Finalmente, después de lustros de locura, locura que la impune partitocracia criminal pretende resuscitar sin éxito con a través del FROB y otras lindezas porque se han cargado a la gallina de los huevos de crédito (perdón, quería decir de oro), la gente sigue teniendo el ladrillismo como religión. Esto es, para mí, aún mucho más lamentable y definitorio del país en que vivimos, que no la penosa situación del cuencoarrozismo extremo forzado al que nos están conduciendo a pasos acelerados.

    Barcelona es una ciudad cosmética. Una tienda para turistas. Una burbuja que apenas se desinfla. Un parque temático con unos precios estratosféricos para la nativas almas que tenemos la desgracia de vivir en la que, según el hay-untamiento, es la “Millor botiga del món” (La mejor tienda del mundo), entrampadas con deudas, en una situación de extrema precariedad o, directamente, de paro. Los alquileres, aún a precios que una persona que cobre 700-800 putos euros al mes (el salario que ya sustituyó al mileurismo como salario más frecuente) no puede pagar porque se sitúan exactamente sobre esos 700-800 euros. ¿Qué cojones es todo esto? Quieren tercermundizar el nivel de vida de la población a costa de mantener parte del chiringuito para seguir chupando del bote. En este aspecto lamento comunicarles que no lo van a conseguir. Cada día que pasa hay miles de cosas más que no puede pagar ni dios. Cuando el valor de esos objetos o bienes se desburbujea, pasa a valer lo mismo que valen (de valor) los alquiler de pisos actualmente en ciudades como Barcelona o Madrid. 400euros/mes como mucho (7-8 euros/m2 lo máximo), con un precio máximo medio de un piso de 120.000 euros en las mejores zonas. Y eso en precios de Barcelona y Madrid, y no del resto de zonas. Todo lo que sea pagar más que eso en cualquier punto de la península es permitir que nos tomen el pelo. De todos modos, repito, ya no es que la gente no quiera pagar sino que no puede.

    Salut!

    • Fernando Solera

      Qué quieres que te diga que no te haya dicho ya, Samuel. Suscribo tus palabras, y estoy de acuerdo en que tenemos que asistir a una deflación de todo tipo de productos y servicios, muy especialmente de la vivienda, cuya burbuja nos ha traído hasta aquí.

      Salutacions!

  • Bueno, algunos no tenemos ni la capacidad de entramparnos, no nos dejan ni atravesar las puertas del banco. Y es que también hay clases entre los parias del sistema. ¡Juas!

    • Fernando Solera

      Pues incluso en tu caso, dentro de lo malo, debes de estar esperanzado, porque el día que te quieras independizar lo podrás hacer pagando un precio mucho menor. Da gracias por no haberte podido hipotecar en la última década.

  • En mi opinión, una de las cosas más difíciles de cambiar es la cultura. De este modo, como todavía subsiste fuertemente la cultura del “piso en propiedad”, los mayores tenedores de viviendas de este país, los bancos, seguirán exprimiendo esa cultura hasta que se agote. Aun nos queda un trecho largo (¡ojala me equivoque!) para llegar a la “cultura del alquiler” de la vivienda.
    Lo que echo en falta en la resolución de esta crisis (¡echo en falta tantas cosas!) es que las autoridades políticas, tengan lo que hay que tener y obliguen a los bancos (lo pueden hacer) a dos cosas:
    1) A valorar en sus balances los activos inmobiliarios que se han adjudicado, al valor real del mercado en cada momento. Y si año a año, mientras estén en su balance, les producen pérdidas, pues que se jodan y hagan las oportunas provisiones por su imprudencia anterior. También un ciudadano de a pie, que haya comprado accs. de Teléfonica (p.ej.) a casi 20 € hace dos años y hoy valen casi 10 €. ¿qué hace?, pues se aguanta y apechuga con la pérdida potencial y se hace una idea de cuánto perdería si vendiera.
    2) Muchos bancos han traspasado ese “muerto” de los activos adjudicados, bien a un “banco malo” o bien a una Inmobiliaria propiedad 100 % del banco, en espera de los futuros compradores. Cuando cae alguno, el banco cambia un activo en constante depreciación, por otro (una nueva hipoteca), que quizás tenga mejores perspectivas que el activo anterior.
    No obstante, a las autoridades se les olvida que pueden “sugerir sutilmente” a esas sociedades inmobiliarias a practicar lo que en otros países es muy normal: comercializar el alquiler de esas viviendas, sacando al mercado masivamente este tipo de producto, a tipos competitivos. Estimo que si salen al mercado de alquiler, los millones de viviendas de las que estamos hablando, podríamos empezar a hablar de cambio de cultura y de descenso de precio de los alquileres.
    Pero yo no soy político y de esto no sé nada. Quizás los de la Monclloa y los de la carrera de S. Jerónimo sepan más. (¿?)
    Un fuerte abrazo.

    • Fernando Solera

      Cómo se nota que has pasado unos añitos en el sector y conoces sus bondades y sus miserias a fondo. Has hecho una descripción espléndida de la situación. Si tú estuvieses de gobernador del BdE otro gallo nos hubiese cantado.

      Un abrazo.

  • emilio

    Hola Fernando: Tu razonamiento es impecable. Sin embargo, la vida no es tan impecable. Uno tiene ya unos añitos y puede autoproclamarse “perro viejo”: Vivía de alquiler antes del 92, cuando alquilar era más caro que comprar. Compré un precioso ático por la 3ª parte de su precio en el 93, en plena crisis y fue una buena inversión.
    Estoy de acuerdo en que, el que pueda, que espere un año… pero es que hay situaciones en esta vida en las que uno no puede esperar!
    PD. Tengo la impresión de que has cambiado de táctica y, a partir de ahora, vas a contestar nuestros comentarios…¿o es un espejismo?

    • Fernando Solera

      Querido Emilio:

      Evidentemente, cada uno conoce sus circunstancias particulares, pero yo hablo en general. Es indiscutible que los precios van a seguir cayendo, y mucho, sobre todo si de una puñetera vez se atornilla a los bancos, que son la mayor inmobiliaria del país. Estamos cerca de ver caídas mucho mayores que las actuales.

      PD: Pero qué jodío eres 😉 No, no va a ser un espejismo.

  • Mayte

    Totalmente de acuerdo en que comprar ahora es tirar el dinero. No te faltan razones, y las suscribo por completo. La única pega que le veo al asunto es que, para vivir de alquiler, necesitas tener unos ingresos acordes al precio que pagas por alquilar una vivienda, más lo que necesitas para el día a día. Y hablo de pega porque, con los tiempos que corren y el paro subiendo a lo bestia, la gente no tiene apenas dinero para alquilar ningún chamizo, por barato que sea. Entonces, ¿qué es lo mejor?

    Es la gran duda que siempre me planteo. Valga este ejemplo: si resulta que tengo unos ahorrillos para poder comprar una vivienda, por pequeña que sea, pero no tengo un trabajo remunerado ¿qué hago? Porque si continúo viviendo de alquiler, los ahorros se me irán y llegará un momento en que tendré que echarme a la calle y vivir debajo de un puente o en casa de un familiar, si por suerte lo tengo. ¿Y si esos ahorros los invierto en una vivienda modesta? Sí, es cierto que el dinero se me acabará antes, pero al menos tendré un techo donde dormir a cubierto, aunque sea de forma humilde.

    No sé, a veces pienso que todo es un fenomenal lío, y que el sistema está agonizando. ¡A ver si se muere de una vez y nos vamos todos a hacer puñetas!

    • Fernando Solera

      Yo no digo que no haya que comprar nunca, sino que hacerlo en la actualidad es un disparate. A medida que empeore la economía, los precios se irán abaratando más y más. Queda mucho margen de caída por delante.

  • De todas formas quién quiera comprar, que espere, porque van a seguir bajando las viviendas, y entonces la comprará mucho más barata que si la compra ahora, aunque como no hay dinero, quién se aprovechará de los beneficios será, como siempre, los que lo tengan, los ricos, y los pobres parados, a esperar nos llueva un trabajo del cielo.

    Ahora bastante preocupación tenemos para pensar que nos llegue a fin de mes para poder sobrevivir como para pensar en comprar viviendas, eso sí que sería soñar en el país de las maravillas.

    Un beso.

    • Fernando Solera

      Comprar fue una buena inversión durante las dos décadas pasadas, pero ya no lo es. No sólo no lo es, sino que dudo mucho que vuelva a serlo en bastantes décadas. Si algo sobra en España son viviendas vacías. De todas formas, estoy de acuerdo en que la inmensa mayoría de la gente bastante tiene con intentar sobrevivir.

      Un beso.

  • Tengo algunos conocidos que, pensando que es un buen momento (les haré ver tu punto de vista, evidentemente), están intentando comprar. El problema es que ellos tienen claro lo que quieren, pero el banco les está empujando a que compren algo de lo que él tiene en su poder. Total, que no saben si tendrán hipoteca concedida o no en caso de seguir su criterio. Por eso creo que no se trata sólo de querer comprar, sino de que te dejen el dinero para comprar lo que te parezca adecuado. Y eso no es tan fácil.

    • Fernando Solera

      Los bancos sólo están concediendo hipotecas para sus viviendas, denegándolas para viviendas de particulares. Insisto en que las mayores caídas están por venir, y como he comentado en el artículo, lo que hoy les pueda parecer un negocio redondo, dentro de un año les parecerá que pagaron un precio caro. La vivienda hace años que dejó de ser una buena inversión. Si quieren tirar el dinero, allá ellos.

  • Bernardo

    Vivimos más que nunca en un sistema interrelacionado,donde no valen viejos esquemas de intentar que paguen los malos.
    Si cae un banco,o varios,o todos,nuestro sistema se viene abajo inmediatamente,nuestro dinero desaparecería.¿eso es lo que queremos?.
    La codicia se extendió a gran parte de la sociedad,intentando casi todos sacar provecho de una burbuja que no es ni la primera,ni la última,ha habido muchas a lo largo de la historia y con bienes insospechados.
    La vivienda,es un bien de primera necesidad,pero es de lo poco que puede o mejor dicho ha podido tirar de nuestra economía,fruto de nuestro nivel cultural de muchas décadas,dicho de otra manera,no sabemos hacer otras cosas.
    Para que creciéramos como lo hemos hecho en el pasado era necesario especular con algo,bien con el crédito,bien con la vivienda,o con lo que sea,ya que en condiciones normales,a largo plazo,poquito a poco,como las hormigas……no hubiéramos tenido casi pleno empleo,ni tampoco los niveles de riqueza(virtual)que alcanzamos.
    España tal y como está configurada tiene superávit de seres humanos,o lo que es lo mismo, sobra gente para lo que hacemos y somos,si como parece, vamos a repartir lo poco que haya,pues viene lo que viene,alineación de la pobreza,vuelta a los años 70/80.
    Mientras, veremos aparecer una vez más a esos viejos ricachones, estilo (que bello es vivir),que harán de su poder y su dinero,la ley.
    Trabajaremos en viejas fábricas,a oscuras,atados a las maquinas,con relojes en todos los sitios,y un capataz vigilando nuestro rendimiento,lo siento,pero en versión moderna,es lo que vamos a ver,eso sí,si no hacemos nada,pues poder podemos.

    • Fernando Solera

      El problema es que no se ha querido cambiar el modelo productivo, Bernardo. Aquí hemos recibido miles de millones de euros, y los hemos utilizado para hinchar a lo bestia una burbuja inmobiliaria, en vez de para crear una industria competitiva. Ahora nuestros mejores profesionales se tienen que marchar del país, por habernos jugado todo a la carta del ladrillo. Un juego en el que, por cierto, han ganado dinero a espuertas miles de personas a golpe de pelotazo.

      En cuanto a que sobran/sobramos en España muchísima gente, sólo puedo darte la razón. Comentaba yo el otro día en twitter que si con 40 millones de habitantes éramos pobres, con 48 ya ni te cuento. En cualquier caso quiero creer que no todo está perdido y que, de alguna manera, acabaremos viendo el sol.

  • Silvia

    Hola,

    Una consulta: mi pareja tiene empleo estable y yo soy funcionaria. Estamos pensando en comprar un piso de 145000 euros, nos conceden la hipoteca al 100% a través de una financiera (se llevan comisión, claro). POndríamos la hipoteca a 25 años, y la letra el primer año nos saldría a unos 650 euros o así. El diferencial entre un 1.3 y un 1.7 (aún no lo hemos concretado pq aún estamos valorando qué hacer). ¿Creéis que es una locura? No sé qué hacer.

    Muchas gracias.

    • Fernando Solera

      Sí, Silvia, es una auténtica locura. Ese piso por 145.000 euros muy probablemente dentro de un año no costará ni 100.000 euros. Todos los indicadores apuntan a que la vivienda en España va a seguir cayendo de precio en los próximos meses. La oferta de vivienda es brutal mientras que la demanda tiende a cero. El comprador más inteligente es el que no compra y espera a las grandes rebajas que se avecinan. Espero haberte ayudado.

      Fernando Solera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *