Cositas buenas: Charles Chaplin

Como ya sabéis los asiduos de este blog, los fines de semana me gusta compartir con todos vosotros imágenes, vídeos, historias, reflexiones… que nos ayuden a reconciliarnos con el ser humano y, por tanto, con nosotros mismos. Distintas celebridades han pasado ya por esta sección, pero seguramente pocas con los méritos del protagonista de esta entrega de Cositas buenas, pues hoy está dedicada a uno de los más grandes del séptimo arte: Charles Chaplin.

Actor, guionista, director y músico, dio lo mejor de sí mismo para hacernos reír y llorar. La humanidad siempre estará en deuda con este hombrecillo inglés que logró divertirnos con gran inteligencia, sin recurrir jamás al humor insustancial de brocha gorda que tanto impera en nuestros días. Haciendo uso de su desbordante talento y su elegante ingenio, Chaplin logró el más difícil todavía: supo tocar como nadie los resortes más íntimos de nuestras almas, mientras removía nuestras adormecidas conciencias.

Se podrían publicar decenas de vídeos con los mejores secuencias de su filmografía, pues realmente muy poco se puede descartar de su prolífica obra. Pero yo, aunque elegir ha sido realmente difícil, me quedo con dos de los que más circulan por internet. El primero, es una deliciosa selección de grandes momentos de sus espléndidas películas. Y el segundo, uno de los discursos más hermosos que he escuchado en mi vida, el del final de la obra maestra El gran dictador. Sus inmortales palabras están hoy, setenta años más tarde, más vigentes que nunca. Probablemente, la intemporalidad de la obra de Chaplin sea la razón por la que haya quedado, tanto para la historia como para nuestros corazones, como lo que fue: un genio.

SUS MEJORES MOMENTOS

[youtube iu-rLA4POkI]

DISCURSO FINAL DE “EL GRAN DICTADOR” (Esto sí es educación para la ciudadanía)

[google 713300091240268449]

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *