Cositas buenas: El destino existe. Siempre lo intuí.

(Transcripción literal del texto escrito por una española que ha decidido irse a vivir a Noruega. Descubrí casualmente esta joya vital mientras navegaba por la web Spaniards. Gracias, Jen, por compartir con todos la que es, sin duda, la historia de tu vida.)

Bien, no sé si es el momento o el lugar indicado, pero he decidido compartir con vosotros mi historia… La historia de mi vida y de todas las vidas que me pudieran tocar vivir en el caso de que éstas fueran varias.

Hace ahora veinte años… En un viaje de esos de fin de curso, me encontraba yo, junto al resto de compañeros, en un barco rumbo a Palma de Mallorca. Y allí mismo, a bordo, es donde surgió el flechazo total y fulminante entre un chico noruego que en el mismo barco también viajaba a Mallorca y yo. Bien… Aún puedo recordar las sensaciones y todo tipo de detalles… Miradas encontradas, sonrisas tímidas y… ni una palabra!!! Y al final de la travesía, ya en destino, una mirada continuada en la distancia diciéndonos “adiós”.

Pues bien, justo esa primera noche salimos todo el curso a inspeccionar la zona y… Sorpresa!!! De repente nos cruzamos. a continuación nos paramos, sin saber qué hacer, él me miro y yo a él, y nos acercamos el uno al otro. Sus primeras palabras fueron “la chica del barco”, todo ello en un inglés que yo a duras penas entendía… No sé cómo ocurrió pero ya no pudimos separarnos. Cinco día juntos, tan sólo cinco… Cinco días en los que no nos despegamos, apartados de todos y de todo (anda que no pagué las consecuencias a base de reproches del resto, que no me vieron el pelo…Y me tachaban de lujuriosa, ja ja ja)
Intercambio de besos, de momentos mágicos, de collares, pulseras, escritos en servilletas de papel y hasta mechones de pelo.
Y después, la despedida. La más triste de mi vida. El adiós definitivo, consciente de que me acababa de enamorar por primera vez en mi vida de un chico que vivía en otro país, a miles de kilómetros de mí y que jamás volvería a ver. Por entonces era impensable.
Estuve todo el viaje de vuelta llorando, recuerdo que nada podía consolarme… Ni yo misma me entendía, ni daba crédito a lo que me estaba sucediendo, a tanta desolación… Y así estuve días, meses, un año, dos… Con su cadena que el mismo se quitó de su cuello y la puso en el mío. Tantas veces me aferraba a ella y la apretaba… No sé para qué, ni lo sé…Y después lo enterré dentro de mí, como si formara parte de mi misma. Algo extraño de explicar…
Nos habíamos intercambiado la dirección, pero yo… Le mentí. No me atreví a darle la verdadera… No sé muy bien por qué… Quizás a sabiendas de que lo nuestro era imposible. Temerosa de que pudiera causarme algún problema por el hecho de que algo trascendiera a mis padres (muy rígidos conmigo en ese tipo de cuestiones, uffff… Me hubieran caido las del pulpo si se hubieran enterado de algo…)

Él, en cambio, si me dió su dirección. Y tengo que decir que pasados unos meses desde mi regreso de Palma… Le llamé. Sí, le llamé a Noruega. Recuerdo que estaba aterrada, sin saber apenas como expresarme para hacer que me entendieran… NI tampoco estaba segura de lo que realmente me dijeron cuando al otro lado de la línea respondió alguien a quien entendí que no estaba. Pero la verdad es que no estaba segura de nada, ni siquiera de lo que había hecho.

Y me sentí tan ridícula que no volví a llamarle más. Convencida de que quizás yo tan sólo supuse “una historia más para él”

Después… Le fuí olvidando, o quizás no, más bien aprendí a vivir con su recuerdo, que siempre salía a flote en reuniones de amigas, historias del pasado de las que a veces se habla (de ese tipo de historias bonitas y especiales que a veces nos pasan y que, por lo que sea, tan sólo sirven para idealizarlas, como ancladas en algún momento del pasado…)

Viví mi vida, como todo el mundo tuve mis circunstacias, claro. Tuve alguna relación seria. Por cierto, a todas les conté mi historia del pasado… Y curioso, yo que la tenía por superada, no sé por qué razón, si por la forma de contarla, por la expresión de mis ojos o qué… Todas mis por entonces parejas coincidieron en algo así como…”pareces enamorada aún de él” A lo cual yo respondía: “por Dios, por supuesto que no. Era una jovenzuela loca y fue algo que quedó allí”
Con mi última pareja tuve un bebé. Un niño que cuenta ahora con casi 6 años. Y casi poco después de nacer fue cuando me divorcié. Dí yo el paso, sin que hubieran grandes razones para ello. He de reconocer que núnca me sentí verdaderamente feliz, siempre sentí como que me faltaba algo, pero no sabía qué. Ni lo sé aún.

Al año de ello un día de Navidad recibí un e-mail extraño. Era de una chica de Barcelona a la cual no conocía. Mé preguntaba si yo era… (quien soy) Decía que estaba interesada en contactar conmigo porque habíamos ido juntas al cole cuando eramos pequeñas. Al instante supe que no la conocía y que se trataba de un error. Estuve a punto de eliminar el e-mail sin responder, pero en el último momento pensé: “Bueno, es Navidad… No la conozco pero voy a responder” Y lo hice. Le dije claramente que estaba equivocada. Que no habíamos estado nunca en la misma clase, pero que a pesar de todo le deseaba una feliz Navidad.

Y le envié el mensaje. Justo al día siguiente recibí un nuevo e-mail suyo diciendo que en realidad el motivo por el cual quería contactar conmigo no era en realidad ese, sino otro… Y comenzó a contarme que había estado viviendo unos años en Noruega con su novio Y…

No pude continuar leyendo… Mis ojos se pararon justo en esa palabra “NORUEGA”… Y me quedé como petrificada, divagando en mis recuerdos, en la nada… Lo supe al instante. Era ÉL.

Después terminé de leer. Me decía que habían conocido a un chico llamado Simon… Y que estaba tratando de encontrarme desde hacía mucho tiempo. Éste les había pedido ayuda a ellos.
Supe que había viajado varias veces a España, tratando de encontrarme en las señas falsas que yo le dí, preguntando… pero nada.

El siguiente e-mail que recibí era el suyo. En él me decía que llevaba tiempo intentando localizarme para saber simplemente cómo me iba.Me decía que no quería importunarme ni nada por el estilo.

Yo no sabía muy bien como digerir aquella aparición. Recién divorciada, escéptica de todo y con mi bebé, que era mi vida.
Tenía claro que era una situación surrealista. Nada que ver con lo que había ocurrido casi 15 años atrás. Eramos personas diferentes y yo eso lo tenía claro. Es más, me encontraba sosegada y mi sensación era como cuando te presentan a alguien por primera vez.

Comenzamos a a mandarnos e-mails, contándonos cómo nos había ido y tal…
Después comenzamos a hablar por el messenger. Me contó que él también se había casado y se había divorciado hacía dos años. Me confesó que siempre había estado pensando en mí, que trató de encontrarme en vano. Que el día que llamé a su casa, fue su hermano quien se puso al teléfono y me respondió que no estaba en ese momento, pero que volvería después… Que le dijo que era yo quien le había llamado. Y que a partir de entonces se quedó esperando a que llamara de nuevo, y así estuvo varios días, saliendo lo justo de su casa, saliendo tan sólo para ir a estudiar y para lo mínimo, ansioso de que sonara el teléfono y fuese yo.
Me dijo que jamás pudo olvidarme. Que hasta entonces había estado viviendo con el corazón lleno de polvo. Así se sentía él.
… Que estuvo preguntando a gente con la que se topó en su vida y que de algún modo tenían algún tipo de relación con España, o que directamente eran españoles… Pero nada… Y fue cuando coincidió con esta pareja de catalanes, que vivieron unos años en Stavanger, y tras hacerse amigos, les enseñó las notas escritas en servilletas de papel, la pulsera de cuero marrón, y ahora raída y desgastada, que yo le puse en su mano en el momento de la despedida… Y… mi mechón de pelo, que él mismo me cortó minutos antes de irme de Palma. Recuerdo que mientras lo hacía mis lágrimas inundaban mi cara, incesantemente.

Y ellos decidieron ayudarle. Me encontraron por casualidad, a través de Internet, no voy a contar los detalles por no extenderme más… Teneis que estar exhaustos de tanto leer!! Eso en caso de que alguien haya aguantado, claro.
Sigo… Cuando ella, su amiga, me localizó era justo un día antes de Navidad. Ellos se encontraban en Noruega pero al día siguiente regresaban a España. Y le llamaron para decirle que acudiera al aeropuerto. Allí le dijeron que le iban a dar una sorpresa y él les dijo “la habéis encontrado, verdad? Es eso lo que me vais a decir…”
Después me dijeron que él se emocionó tanto que no pudo evitar las lágrimas allí mismo” Y a continuación les dijo que le acababan de dar su mejor regalo de Navidad y… la mayor sorpresa de su vida.

Tras varios meses hablando por el messenger, por teléfono y tal… Sus amigos, con los cuales yo ya por entonces tenía una gran amistad, propiciaron un encuentro en Barcelona. Al parecer yo era la única que no sabía que ibamos a coincidir allí. Y cuando llegué al aeropuerto y él apareció con ellos… Casi me desmayo.

Seis días allí. De nuevo volvió a suceder lo mismo. La misma sensación, los mismos sentimientos… No podía dar crédito a lo que estaba ocurriendo.. De nuevo. Y comenzamos. Él venía, yo iba, y así hasta ahora. Viajes y más viajes que no se producirán ya más…
Al menos no de esa manera tan continua, o si acaso ya juntos… Porque me voy a vivir a Noruega. Y nos casamos. Sí, me caso con el amor de mi vida en agosto, después de veinte años.

Dios o el universo, o lo que uno elija, no reconoce el tiempo terrestre. Para mí, el universo, cinco días, no es diferente de cinco mil millones de años luz. Siempre lo tengo presente.

(Enlace original en Spaniards)

20 comentarios

  • Yo no sé si será el Destino o qué será, pero las casualidades a mí no me convencen. En mi opinión, no hay nada casual. Todo tiene una razón de ser. El gran misterio es el de conocer esas razones, muchas veces ocultas para mí.

    Armando Alonso acaba de escribir CORRESPONDENCIA BANCARIA (II)

  • El destino existe, pero no sabemos cual es, si intentamos evitarlo lo provocamos, es algo que descubrimos minuto a minuto o nos damos de sopetón. Un misterio que hace que todo sea posible.

    un abrazo

    luferura acaba de escribir LEY DE VIDA

  • Creo que nuestro destino, para ciertas cosas, varía a cada decisión cotidiana que tomamos. En un sentido más trascendente, hay mucho para hablar.

    Bonito artículo.

    Mike acaba de escribir EL TERRIBLE ABISMO DE LAS DROGAS

  • Creer en un destino, entendido éste como un camino inamovible que nos viene impuesto, es muy duro, sobre todo para los espíritus libres. Yo creo que el destino lo vamos forjando nosotros con nuestras decisiones, paso a paso, día a día. No creo en determinismos ni en fatums diseñados de antemano, porque eso sería casi tanto como negar nuestro libre albedrío. Creo sin embargo en estos milagros vitales que a veces se nos conceden y que nos llenan de dicha en una suerte de reencuentro con aquello que un día dejamos a medias y que la vida nos da una oportunidad de completar.

    Domingo acaba de escribir ¡Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros!

  • Mayte

    El destino es el que tú te labras, paso a paso y día a día, sobretodo con tus pensamientos. Para mí eso es el destino: lo que uno forja en sus pensamientos, ya sea bueno o malo.

  • Elizabeth

    A mi me paso algo similar, aún no me voy a vivir a donde con él pero es casi ya un hecho q en un par de meses estare por allá…siempre he pensado q todas las cosas pasan por algo, no hay casualidad siempre causalidad..pero cosas como estas en vdd me hacen pensar q realmente todos tenemos ya un destino trazado…

  • Pamela

    En esta aventura de vivir ,el destino no es lo que la gente cree un camino trazado obligatoriamente,
    sino directrices que nos guian hacia la realizacion de nuestras misiones individuales . No todo tiene que ser cuesta arriba, alli donde la armonía nos aporte la felicidad suficiente , estamos listos para ser un aporte real en el area en el que somos buenos. El miedo siempre atrae lo que temes, pues es una invocación similar a la fe, esta historia me demostró que tambien se pueden temer a las cosas buenas.

  • Javi

    Es una historia alucinante,sin duda es la persona de tu vida y desde luego que merece la pena irse a vivir a donde sea.
    Yo soy de los que cree que el destino,existe pero no de la forma que mucha gente se cree,que el destino lo hace todo,
    el destino solo da pistas y tu tienes que seguirlas,si te interesan.

  • Anónimo

    me ecnanta tu historia no he podido perderme ni una frase de lo escrito y creo que es un consuelo para mucha gente que este pasando por una situacion dificil sentimentalmente la verdad es preciosa.Que seais muy felices y dure toda la VIDA………………………………………………………………………………………………………….

  • Claudia

    Me encantó tu historia. ¡Que bonito es lo bonito! Ojalá te este yendo muy bien con el amor de tu vida. Saludos desde Cancún, México.

  • Justo lo que necesitaba leer en este preciso instante, lo tomo para mi blog con tu permiso.

    Un saludo.

  • Marisol

    tu historia es hermosa y coincidimos en varias cosas, yo si creo que el destino nos juntar con el amor de tu vida asi pase 20 años, yo lo estoy viendo ahora y soy realmente feliz despues de mucho tiempo. y tampoco lo quise olvidar apesar de tener otras relaciones serias siempre les decia que el amor de mi vida y el unico hombre que ame se llam Javier Leyva. saludos ojala podamos compartir mas de lo que realmente nos paso. de Peru Marisol Abanto B.

  • VICTORIA

    Es una historia preciosa, ojala muchas mujeres puedieramos sentirnos asi , es precioso tener ese sentimiento dentro de ti tantos años y que den su fruto. Me alegro de verdad porq el amor es lo unico bonitos q conservamos y llevamos con nosotros siempre. Un abrazo. Que seais muy felices

  • gimena fernandez

    Jen
    hermosa tu historia de amor!!! espero hayan sido y sean felices por siempre!!!!
    son cosas del amor….

  • Preciosa tu historia… a mí me pasó algo pareciedo, solo que nosé si él ya se acuerde de mí… miradas, sonrisas, silemcios que hablaban más que cualquier palabra, emociones innevitables… me he casado y tengo un bebé hermoso, por él no quiero buscarlo, pienso que si él se acordaría de mí yame hubiera encontrado… sabe cómo, pero si no ha venido es quizás xq ya no me recuerda… en fin, que fuí yo quién eligió, ni modo… hay trenes que jamás pasan por 2º vez, o quizás no era mi destino… de eso ya son +ó- 7 años…

  • Preciosa tu historia… a mí me pasó algo pareciedo, solo que nosé si él ya se acuerde de mí… miradas, sonrisas, silencios que hablaban más que cualquier palabra, emociones inevitables… me he casado y tengo un bebé hermoso, por él no quiero buscarlo, pienso que si él se acordaría de mí ya me hubiera encontrado… sabe cómo, pero si no ha venido es quizás xq ya no me recuerda… en fin, que fuí yo quién eligió, ni modo… hay trenes que jamás pasan por 2º vez, o quizás no era mi destino… de eso ya son +ó- 7 años…

    Ojalá esté bien…!

  • Anónimo

    he llorado, gracias por darme esperanza.

  • nanethz

    🙁 que linda historia, tambien eh vivido una asi pero , lo deje ir por otras circunstancias , me sigue buscando pero no se que hacer 🙁 tengo miedo de ser infelz toda mi vida …y no olvidar

  • F

    Sinceramente me as echo llorar como el niño que fui a mis 17 años cuando conoci a una chica que a dia de hoy muchos años despues no olvido e tenido parejas e estado con ellas e sido feliz pero siempre falto algo dentro de mi ella…. me dejo porque fuimos chicos ella tenia 14 yo 17 y la vida y ella no quisieron que estubiesemos juntos y a los 2 años ella me dejo han pasado ya casi 10 años y aun sigue en mi… daria mi vida por volver a hablar con ella besarla abrazarla pero ella cuando el dia que me dejo dijo que no querria saber NADA de mi siempre pense que fue porque realmente me amo y quien sabe en mi interior quiero creer que aun me ama fuimos tanto yo tanto ella nuestro primer amor y lo 1 de muchas cosas de esta vida y se que pase lo que pase la esperare y si la vida y la DIOSA DESTINO en la que creo me da una segunda oportunidad lo dejare TODO por ella… nunca fui el mismo sin ella….

  • July-Chile

    Me encantó tu Historia de Amor…y yo que aún no conozco el amor a pesar de haberme casado muy jovencita y ahora estoy divorciada hace 18 años…….
    cariños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *