Cositas buenas: Viva la vida – Coldplay

En este convulso y cuasi apocalíptico 2008, en el que parece que todo se derrumba a nuestro alrededor y que estamos condenados a un infierno en vida diseñado por los déspotas que gobiernan este mundo, se ha publicado un disco cuya dimensión va mucho más allá de lo estrictamente musical. Me estoy refiriendo a Viva la vida or Death and all his friends, el último trabajo del grupo británico Coldplay. Una obra de arte que, a su vez, puede ser una luz para hallar el camino de salida entre las tinieblas promovidas por las manos que rigen el planeta. Chris Martin y su banda nos cuentan en este soberbio disco, y muy especialmente en la canción que le da título, Viva la vida, que quienes hoy manejan los hilos de nuestro destino, mañana pueden convertirse en unas simples marionetas, si nosotros estamos dispuestos a que así sea.

En estos momentos estamos siendo testigos, seguramente sin ser conscientes de ello, de uno de los momentos más importantes de la historia de la humanidad. Un imperio tan inexpugnable como colosal, el sistema financiero, se está empezando a derrumbar ante nuestros ojos. Pero esta crisis no tiene por qué ser tan mala como parece. Probablemente sea imprescindible que tengamos que pasar unos añitos en el purgatorio para que nosotros, los vasallos de este despiadado sistema, podamos recuperar el orgullo de ser humanos, ése que tanto tiempo atrás nos arrebataron. Un orgullo mancillado por estos miserables que nos han hecho vivir en una sociedad de atractivas mentiras, para con ellas mantenernos ignorantes de la repugnante verdad que empieza a abrirse paso irremisiblemente entre las cloacas del poder.

Históricamente, los seres humanos hemos tenido una capacidad extraordinaria para alcanzar las metas mas utópicas, pero sólo cuando nos lo hemos propuesto de verdad. Así, por ejemplo, nos lo demostró el pueblo parisino hace casi dos siglos cuando, sin distingos de clases sociales y movido por una sed irrefrenable de libertad y justicia, se levantó en armas contra el despótico poder que lo subyugaba. Ellos, como nosotros ahora, seguramente no eran conscientes de que estaban escribiendo uno de los episodios más hermosos de la historia de la humanidad, cuya imagen simbólica quedó para la posteridad en La libertad guiando al pueblo, de Eugène Delacroix. Una obra que Coldplay ha elegido como portada de su disco para recordarnos que la vida es nuestro derecho. Y nuestro deber que vivirla merezca la pena.

[youtube tIHG5c7CH8U]

Videoclip de Viva la vida (con la letra subtitulada al español)

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *