Defender la alegría

Hace dos años y medio, escribí un artículo en La Comunidad de EL PAÍS, que formaba parte de una serie titulada ‘Antología del talante’. En dicha columna me atreví a prever lo que pasaría con nuestra economía si Zapatero salía reelegido. Fue escrita el 7 de marzo del 2008 y, desgraciadamente, ha resultado premonitoria. A continuación podéis leer la segunda parte de la misma.

(…) ¿Qué pasará ahora en plena desaceleración económica? Pues lo que ocurrirá es que los principales perjudicados serán, precisamente, quienes se han beneficiado menos de la época de expansión, y entre ellos, de manera muy destacada, los currantes. Sin embargo, el discurso de Zapatero hasta hace pocas semanas ha hecho creer a la gente que la economía iba de lujo, y que si venían las vacas flacas, papá Estado ya se encargaría de solucionarme la papeleta, que a lo loco se vive mejor. Pero, ¿el Estado podrá cumplir su promesa de ampararme si el paro se dispara, como ya está ocurriendo?

El gran endeudamiento de familias y empresas españolas ha provocado tal dependencia de la financiación exterior, que sitúa a nuestra economía en un riesgo excepcional. Algunos medios ya están hablando de “aterrizaje forzoso”, debido a una desaceleración abrupta que se veía venir desde hace al menos un par de años. Hay casos especialmente graves, como el de Andalucía, cuya tasa de paro es un 50% superior a la media nacional. Y mientras, Zapatero nos promete pleno empleo para la próxima legislatura, cuando actualmente se están destruyendo una media de 50.000 empleos mensuales. Sólo en la construcción, el paro ha aumentado un 36% en el último año. Todo esto está provocando que el gasto público por subsidio de desempleo esté aumentando cerca de un 20% interanual, es decir, una barbaridad que no sabemos hasta cuándo será asumible.

España lleva años viviendo un empobrecimiento imparable de la mayoría de la población, lo que está aumentando todavía más las desigualdades sociales, hasta niveles dudosamente sostenibles. A partir del próximo lunes, el nuevo gobierno necesitará mucho más que demagogia populista y deseos de buena suerte, si quiere sacar a nuestro país de una grave crisis económica que se ha estado ocultando a la población, mintiéndonos como si fuéramos la niña de Rajoy.

Hoy, uno de diciembre del 2010, con la retirada de la ayuda a los parados de larga duración, hemos tenido la respuesta a la duda que planteé entonces (“¿hasta cuándo será asumible?”). Zapatero ha estado demasiado tiempo ríendose de la ignorancia de su pueblo. A partir de ahora quienes le votaron entusiastamente en el 2008, uniéndose al coro de millonarios que defendían la alegría, pero también quienes no lo hicieron, tendrán que subsistir como buenamente puedan en un país hecho un solar que para colmo, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, ya no vale nada.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

6 comentarios

  • Mayte

    ¡Qué proféticas han resultado tus palabras, Fernando! Asistimos ahora a la total destrucción de la economía del país, porque está claro que Zapatero está tomando estas medidas impulsado, más bien obligado diría, por los dirigentes del resto de Europa, que ven muy próxima una intervención a España.

    Cuando escribiste en el 2008 acerca de esto, la gente se pudo reír y mofarse, pero si continúan haciéndolo, seguro que se les verá la campanilla porque se habrán quedado sin dientes. Esos que entonces se carcajeaban de que eras un cenizo agorero, ahora van desdentados por las calles, pidiendo un mísero puesto de trabajo o que alguien, bajado del cielo sin duda, les quite por ensalmo la maldita hipoteca que los ha llevado a la más pura ruina. Eso por no hablar de otras cosas.

  • Y yo me pregunto: ¿De qué coño se ríen? Ah, ya, de nosotros.

  • Fernando, yo fui una de esas personas que le votaron, y no veas cómo me arrepiento, en la hora que le voté, ahora estoy pagando por mi voto, aunque como yo mucha gente, ¿pero quién iba a decir que iba a pasar todo eso? cuando él prometía empleo, y todos confiamos en su palabra, ahora es terrible lo que está pasando y lo que pasará, todas tus premoniciones se han cumplido, amigo, todas, desde luego, que me esperen para la próxima, NO PIENSO DAR EL VOTO A NADIE, A NADIEEEEEE, estoy harta, muy harta de los políticos, y totalmente desengañada.

    Un beso.

  • Viendo el tino que tienes en tus predicciones, te recordaré que hace tiempo que hablabamos de ¿quién se quedará en este país? Miedo me da…
    Entonces, la pregunta es si don Fernando Solera has podido dar una lección de predicciones económicas con la información limitada, cómo el Gobierno no se da cuenta de los errores o, peor todavía, se dan cuenta y van tensando la cuerda hasta que al final se rompa en manos de otros.

    Grande amigo.

    • Fernando Solera

      Ahí le has dado, Javier. Si cualquier español podía preverlo, porque la información estaba en la red a diario desde hace años, ¿cómo es posible que el Gobierno no lo supiera? La respuesta es evidente: claro que sabía todo esto, y mucho más, pero ha preferido usar la táctica de patadón y adelante, y el que venga detrás que arree. Pero al final la estrategia de meter la mierda debajo de la alfombra siempre acaba mal.

      PD.: Tú sí que eres grande, aunque no tanto como los jamones de tu tierra, claro :O)

  • zETAp

    Para la chica que dice que ésto no lo preveía nadie sólo decirle que “no hay más ciego que el que no quiere ver” Yo no soy muy mayor (37 años) pero tengo los suficientes años para haber pasado la ANTERIOR nefasta gestión de un tal solchaga y gonzález. Hay que votar los proyectos y no las ideólogías. Ésas no nos dan de comer, sólo a ellos, claro. Y cuando tienes q mantener mujer y dos hijos y no llegas a fin de mes te aseguro que te dan ganas de tirar un ladrillo a la mierda de telediarios cuando te hablan de lo que pasa en el sáhara, cuba o su p. madre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *