Dime de qué presumes

En esta séptima entrega de ‘Citas contigo’ voy a abordar el asunto de cómo la falsedad y la hipocresía nos puede llevar a comportarnos como no somos, con el único fin de atraer el aplauso y el reconocimiento de los demás. ¿Merece la pena vivir oculto bajo una máscara?

presumir

6 comentarios

  • Es cierto. Fernando: Todos hemos alardeado en alguna ocasión o en alguna etapa de nuestra vida. Creo que lo “normal” (lo más frecuente) es alardear cunado uno tiene 17 o 20 años. con el paso del tiempo, poco a poco te vas dando cuenta de que no tiene sentido. Esto lo digo en el plano personal

    . Pero comprendo que, sobre todo en estos años del boom del ladrillo, de la especulación y de la corrupción son muchos los que han presumido de muchas cualidades de las que carecían. Lo malo es que muchos se han dejado llevar por ellos. Qué cualidades políticas, por ejemplo adornaban la figura, no digamos ya de J. Gil alcalde de Marbella, sino de su “sucesor” Julián Muñoz? A cuántos han arrastrado en su caída?

    • Tú, que has vivido en plena Costa del Sol, has sufrido en tus propias carnes las fantasmadas de tus alumnos al socaire de la burbuja inmobiliaria. Cualquier crío en la obra ganaba más que un profesor de instituto. De aquellos polvos vinieron estos lodos, Emilio.

  • Domingo

    Está claro que vivimos inmersos en la sociedad del escaparate, en la sociedad del embeleco. Las vidas están más `feisbuqueadas´ que vividas. Ese es el peaje -enorme- que pagan los escaparatistas. Pero hasta para la autodestrucción nos falta método. Mejor optar por una vida que enarbole la normalidad como un chillido en mitad de la tormenta. En definitiva, el tipo de vida del que no hace falta presumir puesto que se presume sola, sin aditivos ni colorantes.

    • Por eso siempre me caíste bien, Domingo, porque eres un verso suelto. No te dejes arrastrar por el qué dirán. Simplemente te limitas a ser tú mismo. El problema es que muchas veces nos dejamos arrastrar por los demás para que nos quieran. Una lástima.

  • Bernardo

    La necesidad de presumir puede indicar que hay una carencia de autoestima, destacar ante los demás una cualidad o una posesión quizás oculte la inseguridad que cualquier ser humano experimenta en otras facetas de su vida.
    Sufrimos una sobreexposición al mundo exterior, un mundo irreal, ficticio, un mundo de aparente éxito.Todo tiene que parecer perfecto, la relación sentimental, el éxito profesional, las notas de los hijos,la belleza exterior,pero el entrar en la trastienda nos encontramos la cruda realidad,ansiedad,drogas,alcoholismo,violencia,psicopatías.
    El poder,” en todas sus formas”, nos presenta a unos héroes de cartón piedra, para mí,el verdadero héroe es el que cada mañana se levanta para vivir y dejar vivir,el que guarda silencio pero actúa con solidaridad y amor hacia los demás.

    Un abrazo.

    • Jo, Bernardo, se nota que sabes de lo que hablas porque lo has sufrido. Por ejemplo, lo que has indicado al principio es rigurosamente cierto. La gente que peca de narcisismo suele hacerlo como mecanismo de compensación por su baja autoestima. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *