Divorcio y mobbing

Hace pocos meses leí una noticia sencillamente demoledora que debería de invitar a una meditación casi tibetana: En el año 2005 se produjeron diariamente 408 rupturas matrimoniales en nuestro país. O dicho de otra manera, 17 divorcios por hora. Todo apunta a que estas cifras no dejarán de crecer, pese a que la Pantoja y Cachuli entre otros no pasaron por la vicaría. ¿Podremos llegar en el 2007 a contar con 300.000 divorcios más en España? La realidad es que, lamentablemente, esta noticia en la prensa sólo se habrá podido leer en un rincón olvidado de una página par. Seguramente que quedaría relegada por la de un pastor que se haya suicidado por desamor tras el rechazo de su cabra predilecta. Parece que el hecho de que las parejas heterosexuales y por ende las familias estén sufriendo una crisis sin precedentes, tiene menos importancia que la muerte de Belén Rueda en Los Serrano. Pero ¿por qué se le da tan poca importancia a estas cifras tan alarmantes?

Otra cuestión no menos interesante consistiría en analizar las causas por las que están creciendo desorbitadamente los divorcios. Yo creo que las grandes presiones a las que nos vemos sometidos a diario afectan letalmente a la vida en pareja. Actualmente quien más y quien menos trabaja de sol a sol, dedicando varias horas diarias gratis a la empresa. Y eso por no hablar del tiempo invertido en nuestro ovino transporte. El españolito se ha acabado convirtiendo en un híbrido de trabajador y esclavo. El mobbing que sufren los asalariados en nuestro país y contra el que no se quiere legislar debidamente, está siendo un elemento desestabilizador para el individuo. Y no sólo en el terreno laboral, sino también en el ámbito de su vida privada. Por eso creo que divorcio y mobbing están estrechamente vinculados. ¿Quién puede desconectar de sus problemas laborales cuando llega a casa?

Si el individuo, como ya está sucediendo, pierde el referente de su hogar, se encuentra mucho más vulnerable para ser manipulado al antojo de su empresa. Al Estado parece no importarle que las relaciones de pareja estén destrozadas, hasta el punto de servir de carnaza a los telediarios en los casos más extremos. Es más, incluso se podría afirmar que es el primer interesado en que entre nosotros nos llevemos fatal. Esas luchas intestinas provocan una soledad y un miedo en el individuo que lo vuelven mucho más manipulable. Poco a poco se logra que asuma su derrota. Así podrá ser un burro de carga dispuesto a lo que sea, con tal de lograr cumplir mensualmente con la hipoteca que no va a parar de crecer en los próximos años, al igual que sus impuestos. Mientras pueda seguir pagando sus deudas y también caiga un iPod fashion o algún que otro consumible de última generación de vez en cuando, aquí no pasará nada. El ser humano es esa papeleta dócil y solitaria, que tras introducirse en una urna ni siquiera podrá dormir el sueño de los justos durante los siguientes cuatro años. Su cónyuge se habrá ido a la cama de otra persona libre de embargos. Seguramente político o constructor, ya casi sinónimos.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

3 comentarios

  • Anonymous

    La sociedad occidental camina hacia la total alienación del individuo. De casa al trabajo y del trabajo a casa como todo objetivo en el individuo de a pié que pretende ganarse la vida de forma digna. Y si encima, en casa sólo se encuentra los platos sucios del día anterior, y en el trabajo tiene un jefe dictador, vociferante y malhumorado, la indiferencia y el desencanto están servidos.

  • Anonymous

    Cada vez hay más divorcios, pero es que tampoco se fomenta nada la unidad familiar ni la transigencia y comprensión.

  • Anonymous

    El mobbing no está regulado en este país y es por la inutilidad de nuestro dirigentes. Antes no lo llamábamos así pero siempre ha existido. Deberían regularlo penalizándolo de la forma mas drastica posible. Mi padre sufrió un acoso laboral en su empresa y está definitivamente con la incapacidad laboral solo con 52 años. Mi madre ha sufrido mucho y no se divorció de mi padre porque es muy a la antigüa, pero lo que pasó solo lo sabe ella. ¿Hay o no relacion? – Pirulo15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *