El ciudadano Jesús Neira

Toda España lo conoce como el héroe que por evitar el maltrato a una mujer sufrió una salvaje agresión que estuvo a punto de acabar con su vida. Lo que poca gente sabe es que el profesor también llevaba muchísimo tiempo sufriendo otro calvario, en este caso profesional. El pasado mes de junio, en el programa “Las noches blancas” que presenta en Telemadrid mi admirado tocayo Sánchez-Dragó, Jesús Neira reveló la persecución que ha estado sufriendo durante los últimos años en la Universidad Complutense de Madrid, como consecuencia de sus ideas. El ser muy crítico con el sistema, así como un gran disidente con el poder y sus injusticias,  negándose a participar en enjuagues y politiqueos de cualquier tipo, le acabó convirtiendo en un apestado, siendo defenestrado hasta dejarlo prácticamente sin funciones como profesor universitario.

Tras conocer algunas de sus recientes entrevistas en diversas televisiones de ámbito no nacional, quizá comprendamos por qué ha sufrido semejante calvario académico. Entre otras joyas, que yo comparto plenamente, Neira ha asegurado que no confía en el poder ni en los políticos, mostrándose muy pesimista con el sistema democrático español. Considera igualmente que vivimos en un país formado por individuos que entregan su libertad gratuitamente. Un país de gregarios aborregados, añadiría yo, pues basta ver el engaño masivo que estamos sufriendo con la crisis económica y los datos del paro (que a mediados de mes desentrañaré meticulosamente), pese a lo cual la gente sigue sin decir ni pío.

Jesús Neira también se ha atrevido a asegurar que en España no hay democracia. Sé que puede resultar muy escandalosa esta afirmación, pero somos muchos quienes la compartimos plenamente. Lo más importante de todo es que argumenta, y muy bien, por cierto, tan categórico comentario. Según el profesor, durante la Transición no hubo realmente un poder constituyente, porque el pueblo no debatió la Constitución. Tampoco contamos con una separación de poderes, pilar de cualquier democracia que se precie de serlo, y al no haberla tampoco existe un control eficaz de los mismos. Por último, Neira asegura que nuestro sistema no es representativo, sencillamente porque siempre es una sola persona quien decide todo lo que deben hacer el resto de miembros de su partido. Por tanto nuestros representantes no son tales, ya que a la hora de la verdad es el jefe del partido quien decide, pasándose por la entrepierna a los presuntos representantes y representados. Más razón que un santo.

Estas recientes declaraciones de Neira, que han sido silenciadas en los grandes medios nacionales, vienen a confirmar que no fue casualidad su defensa de una víctima. Detrás del héroe hay un ciudadano que reclama nuestro legítimo derecho a ser tratados como tales, en un país que se asemeja cada día más a una monarquía bananera, pese a lo que te cuenten en el telediario.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

8 comentarios

  • Mayte

    Estupendo artículo, Fernando. Coincido plenamente con las palabras de Neira, pues considero al igual que él, que en España ni existe democracia ni se la espera, al igual que ocurre con la justicia. ¿Por qué será que desde niña siempre he pensado que no existía como tal en este país?

  • A pesar de por lo que se ha dado a conocer, se sabe que Neira es un hombre muy docto. Y creo que también pertenece a Peones Negros, la asociación de Luis del Pino que busca la verdad del 11-M, lo que le ha valido que elplural de Sopena lo trate como una mierda.

    Un saludo

    Miguel Pazos acaba de escribir Dinosaurios helados

  • emilio

    Me parece que a estas alturas afirmar que en España no hay democracia puede implicar una o varias posibilidades:
    a) Se trata de una exageración
    b) se trata de una afirmación mal planteada.
    c) Es una verdad a medias
    d) Es una burda manipulación

    No sé si en lenguaje coloquial se puede decir que en España no hay democracia, pero en términos más académicos sería más exacto decir que España es una democracia formal con algunos de los síntomas descritos (escasa separación de poderes, etc).
    Parece que es lo mismo, pero no es igual.

  • España sí es una democracia, una democracia con deficiencias, una democracia incompleta (como todas las del mundo, por otro lado) pero una democracia. Negarlo categóricamente yo creo que es una ligereza, y podría ofender la memoria de quienes sufrieron en sus carnes la barbarie del fascismo.
    Por otro lado no me gusta que este hombre se haya convertido en asiduo de la televisión.

    Javier Solera acaba de escribir Al-Jazeera informa sobre Honduras

  • España no es una democracia sino una partitocracia, una oligarquía de partidos, un dictadura bipartidista o como quieras llamarle. Y quien aún quiera verle matices a eso creo que, en parte y bajo mi punto de vista, se autoengaña inconscientemente.
    Salut!

  • Me encanta eso de “ciudadano”, amigo Fernando. Es una palabra hermosa, sí, pero también conlleva una gran responsabilidad. Yo, en general, conozco pocos “ciudadanos” y sí muchos “contribuyentes”, “consumidores” y “votantes”, por poner tan sólo unos ejemplos. Es importante reivindicar nuestra condición de ciudadanos, una condición de la que nos quieren despojar los psicópatas que nos gobiernan.

    Domingo acaba de escribir "Los italianos sienten que Berlusconi tiene sus mismos vicios y contradicciones"

  • No somos pocos los que coincidimos con Jesús Neira. Y cada vez somos más. La pregunta es, ¿qué soluciones podemos encontrar?

    Butzer acaba de escribir Mikel Buesa deja UPyD

  • jarto

    Qué novedad, un profesor de derecho constitucional crítico con la constitución y la división de poderes. No pretendas ver más allá de una crítica razonable desde su dominio en la materia, y sobre todo no argumentes ad hominem: es un héroe luego todo lo que dice es cierto.

    Por cierto, no, no pertenece a la agrupación conspiparanoica de los seguidores del Gran Pepino que niegan el 11-S, a no, ese no lo niegan, el 11 M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *