El colchón del señor alcalde

Siempre hemos sospechado que España era un país de corrutos, que diría el gramático Pepiño, y nada como la depresión económica que nos asola para corroborar tan legendaria fama. En los últimos tiempos muchos de nuestros políticos, sabedores de que la ubre pública está ya exhausta, se están aplicando con singular esmero en apurar el cepillo de los contribuyentes, no vaya a ser que quede algo para el que venga detrás. Algo así ha debido de pensar el alcalde de Alcaucín que, como es por todos sabido, guardaba 160.000 euros bajo su colchón. Según él, los ahorros de toda una vida. Mientras unos han estado derrochando el dinero público en cochazos de lujo y despachos de diseño, otros optaban por guardar el botín en su casa, para defenderlo con la propia vida si fuera preciso.

¿Por qué Touriño ha sido dimitido por sus paisanos mientras que el alcalde de Alcaucín está siendo vitoreado por los suyos?. Quizá sea porque el pueblo no tolera las ostentaciones provincianas, que le recuerdan cruelmente lo que ellos nunca podrán tener pese a levantarse todos los días a las seis de la mañana (o precisamente por eso). En cambio, suele aceptar de buen grado al ladrón simpático que con una mano te saluda cordialmente mientras con la otra le echa un tiento a tu cartera. Si nos tiene que robar alguien, que sea como de la familia. ¿Y qué hay más cercano que un hombre que guarda el dinero bajo el colchón?. La procedencia de los fajos es lo de menos; lo relevante es que él sea de los que siguen atando los billetes con gomas elásticas, con una santa esposa de las que lleva el reintegro de los ‘ahorros’ en el sujetador, para que no les dé el relente. Así, cada vez que decidan darse un homenaje, tendrán el placer conyugal de retozar en un gozoso ménage à trois con el producto más preciado de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Una versión, cañí y con dos rombos, de los chapuzones en dólares del tío multimillonario del pato Donald.

Los niños de cuando entonces, los que leíamos esas historietas y muchas otras, poníamos bajo la almohada nuestros dientes de leche, esperando que un ratón nos trajese un regalo a cambio. Los políticos de ahora, que aunque en su mayoría ágrafos sin duda dotados de una especial destreza para la picaresca, han optimizado el tradicional sistema del ratoncito Pérez. En vez de usar sus propios dientes, tan necesarios para celebrar a costa del contribuyente las bondades de la gastronomía nacional, han optado por el método de sacar a los ciudadanos hasta la muela del juicio. Ante tan abrumador stock dental acumulado por nuestros políticos, sus regalos sólo podían ser de un peso proporcional. Por eso ahora son ratas y no ratones las que tienen que cargar con ellos, poniendo a prueba los somieres de tan populistas próceres. Y es que hay que ser muy rata para estar expoliando al pueblo con el cuento de que es por el bien de todos, mientras el barco patrio se hunde. Por eso todas ellas están con el dinero a buen recaudo, a la espera de poder sacarlo del país con destino a un paraíso fiscal, como el diminuto país francófono que da nombre a sus adorados colchones.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

8 comentarios

  • Con todos los respetos para el Señor, pero este artículo es la “hostia”. En España la gente suele compadecerse del pobre paisano que roba a espuertas, que vive en el piso de abajo y baja todos los domingos a comprar el periódico en el quiosco de la esquina, no sé en base a qué principio moral surge ese afán colectivo por apiadarse del ladrón, del corrupto, del defraudador, de ese tipo de individuos que representan la faceta más oscura del hombre, pero bien es cierto que en este país no cabe más mierda.

    Un abrazo.

    Andrés Álvarez Fernández acaba de escribir WOLFGANG AMADEUS MOZART; GENIO PARA LA MÚSICA

  • Aquí es donde reside la “izquierda garbancera”, la que jalea al alcalde cantaor de Alcaucin, Pepe “el Patillas”, al grito de ¡¡¡Pepe,te queremos!!; la izquierda seminalfabeta, inculta, sin estudios universitarios,”cosmopolita”; ese sujeto al que preguntas sobre la eutanasia, y te contesta que es la mujer de Eustaquio el de la gasolinera.
    Esa izquierda que aún fagocita que las pensiones las cobran gracias a los socialistas, que piensa que la “derechona” es una señora gorda que les va a quitar los garbanzos (¡¡ay,los garbanzos!!….).
    Esa izquierda pata negra que vota socialista con el estómago y con el carnet de afiliado en la cartera.
    Esta es la izquierda que disculpa al alcalde ladrón y corrupto de turno, por que es “uno de los nuestros”

    Natalia Pastor acaba de escribir La felicidad

  • Películas como “La escopeta nacional” o “Los santos inocentes” se quedaron cortas cuando retrataron a este tipo de “fauna” autóctona que tenemos la desgracia de padecer en este país.

    Domingo acaba de escribir Semana del 26 de febrero al 4 de marzo de 2009

  • Mayte

    Magistral el artículo que hoy nos dejas describiendo esa parte de nuestra sociedad española. No puedo más que felicitarte por haber plasmado con un acierto pleno y una pluma brillante las miserias de nuestra actual España, que siguen siendo la mismas de siempre para desgracia de unos cuantos, que no de todos.

  • Perdona que recurra a Broadway para comentarte

    La verdad es que el circo político y el mediático han descubierto que no hay mejor negocio que el negocio del espectáculo y que cuanto más pintoresco sea el fraude, más meritorio es dar la noticia de foema que cualquier cosa puede pasar.

    La verdad es que España me recuerda a ese toro de la fiesta de algunos pueblos que pasea sin rumbo por las calles aguijoneado por todos y entre toda la chanza de los que le hieren.

    Un abrazo

    luferura acaba de escribir UNA LECCIÓN DE SABER PERDER

  • emilio

    Hablando de hostias: yo comulgo hoy con la primera frase del comentario de Andrés Álvarez. Saludos: emilio

  • fernando

    y pensar que ZP… no quería ni mencionar la palabra crisis!
    si nos hibiéramos apretado entonces el cinturón, mejor nos iría. Pero cada país, tienen lo que se merece.
    ahora no nos quejemos tanto de los recortes tan necesarios, porque ¿no se acuerdan ustedes del recorte, bajada de salarios a los funcionarios y congelación de pensiones a los jubilados que hizo ese ZP?
    Falacios que sois todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *