El derecho a soñar (Eduardo Galeano)

De él sólo he leído un libro, “Patas arriba (La escuela del mundo del revés)”, pero ha bastado para enamorarme de la belleza y profundidad de sus palabras. Quien jamás haya leído a Eduardo Galeano no sabe lo que se pierde. Hoy puedes empezar a sumergirte en su onírico universo literario leyendo el magnífico libro que acabo de citar, o cualquier otro de su extensa obra. O puedes empezar con este vídeo de cuatro minutos, en el que Galeano pone voz y pensamiento a unas evocadoras imágenes. Un vídeo en el que se reivindica un derecho que probablemente nos hicieron olvidar hace mucho tiempo: el derecho a soñar. Pura delicia.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

8 comentarios

  • No estoy familiarizado con la obra de Galeano, pero creo que este descubrimiento que hoy me haces, amigo Fernando, puede ser el comienzo de la profundización en su legado.

    Domingo acaba de escribir El Greco más colorista

  • Acabo de inscribirme en el Registro del Derecho a Soñar. Gracias por tu información
    Un abrazo.

    Armando Alonso acaba de escribir UN JUEZ DE MENORES

  • Según Punset, el hecho de imaginarnoslo es como si ocurriera de verdad o algo así… lo había escuchado en una entrevista. Si lo encuentro te lo pongo.

    Miguel Pazos acaba de escribir Contra el sueño americano

  • Es que como no nos dediquemos a soñar,Fernando….dan tentaciones de inmolarse a lo bonzo.
    Ya lo decía Paul Auster: en tiempos de crisis económica, de relajación y derrumbe moral, soñar es una medicina para el alma.

    Natalia Pastor acaba de escribir Marcha por la vida

  • Yo he leído dos libros de Galeano y es magnífico. Un abrazo.

    fernando acaba de escribir EL MEME DE LOS 5 PERSONAJES HISTORICOS CON LOS QUE TE GUSTARIA CENAR

  • Pamela Madrid Y

    Ocurre que por sincronia …hoy hablaba de los sueños. Soy chilena, de la generacion dictadura, pertenezco a la juventud de los ochenta. cuando escuchabamos a Silvio Rodriguez a escondidas y los profesores de historia desaparecian,eran relegados o nos eran devueltos vacios de su espiritu. Mi padre escapo el 74 a Venezuela, no estoy orgullosa , no es un exiliado supongo que se saco los sueños del bolsillo…y a mi. Mi abuela me decia cosas del tipo feudal como que el poder emanaba de Dios, para que yo no fuera comunista…funciono al reves y estuve a punto de ser atea . bueno, tal vez lo fui. Me relacione con la gente que tenia sueños…pero en ese marco de la realidad , en que los milicos nos allanaban las mochilas , con la cara pintada , a la entrada de los liceos y estaba prohibido elderecho a reunion y los clubes o la revista escolar eran “asociacion ilegitima”, los soñadores eramos inevitablemente gente enojada, guerrera y muchas veces resentida , porque los sueños estaban prohibidos. La democracia nos devolvio el derecho a soñar. Aunque ya adultos , los miedos vividos, la falta de entrenamiento y las leyes de amarre que nos dejaron una sociedad bastante parecida a la anterior , atrofiaron esa capacidad en la masa . Sin querer nuestra juventud tuvo hijos que no conocieron la palabra no, ni entendieron porque teniamos tanto miedo, a opinar y a soñar.
    Soy una sobreviviente mas , mis hijos no hablan ya de la dictadura…no quedo registrada para ellos , no comprenden del todo las manifestaciones por detenidos desaparecidos, ni los juicios. Pero me ayudan en el programa de radio , en el cualnos transformamos en personajes de fantasia, el capitan pelicano, la tia caracola y el pirata piraña. Y grabamos cuentos radioteatralizados en los hospitales y navegamos a traves delas ondas de la radio en un galeon de mentira y conquistamos tripulantes a traves dela frecuencia y cazamos auspiciadores que nos crean para que los niños llamen por telefono, peleen con el villano pirata que no cree en los sueños y escuchen a los terapeutas y metafisicos que nos apoyan decir cosas como nuestro lema “Eres todo aquello en lo que tengas la capacidad de creer”.
    …Algun dia editaremos un libro y un cd con las grabaciones de los niños en el concurso “expreso mis derechos” del manual unicef…y tambien seremos una ONG. Porque estamos soñando.

  • FERNANDO

    ES TAN TRISTE PERO TENGO UN TRABAJO…QUE NO ME PERMITE SONAR.

  • gladysa

    Leì el fragmento de Galeano, sobre el derecho a soñar, porque mi hijo lo leyò en la escuela, y, la verdad, me gustarìa, es màs me fascinarìa, que todos ejercièramos nuestro derecho a soñar, y que esos sueños fueran comunes a la humanidad, para tratar de evitar tanta miseria humana, que hoy nos acosa. Serìa tan maravilloso que el hombre aprendiera a vivir con la naturaleza y no en su contra, que fuera màs comprensivo y contemplativo con el resto de las personas, que la droga desapareciese de la faz de la Tierra, para que millones de jòvenes en el mundo no arruinen sus vidas con ellas, que el alcohol y el libertinaje se modere, que las enfermedades incurables tengan cura, que todos podamos ser un poco màs felices, que el dinero no sea nuestra obsesiòn y que la inseguridad no sea nuestro terror oculto, que todos tengamos trabajo, educaciòn, atenciòn sanitaria. Pero…. què difìcil lo veo, de hecho es casi una quimera. Ojalà algùn dìa las nuevas generaciones lo comprendan y lo pongan en pràctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *