El dinero es deuda

[google -2882126416932219790]

Aquí os dejo este documental de Paul Grignon, traducido por Greg Grisham y Rafael Palacios (www.rafapal.com), que hace las veces de locutor. Dura cuarenta y siete minutos, por lo que os recomiendo encarecidamente que lo veáis cuando podáis hacerlo tranquilamente. Os aseguro que os va a impactar sobremanera. Si después no os entran ganas de sacar inmediatamente todo vuestro dinero del banco, es que no lo habéis entendido.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

2 comentarios

  • He visto el documental de un tirón, amigo Fernando, y te aseguro que, como presumías, impacta sobremanera. Ante todo me he sentido desprotegido y desamparado, a merced de lo que los poderosos quieran hacer con nosotros, y acto seguido indignado y finalmente impotente. Realmente no sabemos de la misa la media y documentales como éste, que deberían ser de proyección cuasi obligada en los colegios, te abren los ojos, aunque dudo que queramos abrirlos de veras. Del documental tan sólo he echado en falta que abundara más en las alternativas al actual sistema, porque lo cierto es que se han apuntado algunas ideas muy interesantes que por no desarrollarlas me han dejado un poco con la miel en los labios. No obstante, muy esclarecedora, terriblemente esclarecedora, tu aportación de hoy, Fernando, de esas que invitan a la reflexión profunda y sosegada.

    Domingo’s last blog post..Pedófilos a salvo

  • Mayte

    Si te soy sincera, me ha dejado con un amargo sabor de boca este vídeo.  O sea, que lo que vemos impreso en nuestra libreta de ahorro o a través de la página de Internet de la entidad bancaria, es sólo una deuda o un ente virtual, como cierta vez me dijo a mí un urólogo respecto al aparato urinario (¡lo que hay que oír!).

    No sé si apresurarme a retirar mis ahorros de los bancos porque, al menos, los tendré en metálico y no serán virtuales aunque, con la de cacos y atracos que hay, ya no sirven ni el calcétin, ni el colchón ni ningún otro rincón de antaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *