El pájaro no canta porque es feliz, es feliz porque canta

Ser feliz es algo que se persigue desde tiempos inmemoriales. Es el Dorado de todo ser humano. Pero un error muy común suele ser esperar que nuestra tristeza se convierta en felicidad por arte de magia. Si queremos siquiera rozarla, tendremos que pasar a la acción, porque igual que el pájaro no espera a ser feliz para cantar, nosotros tampoco podemos pasarnos la vida esperando. Sólo siendo nosotros mismos y obrando en consecuencia podremos algún día alcanzar algo parecido a ese intangible que llamamos felicidad. Gracias a todos por estar ahí.

feliz

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

7 comentarios

  • No conocía esta cita de W. James, Fernando, pero te puedo decir que estoy totalmente de acuerdo con ella y que sin conocerla, he hecho recomendaciones en este sentido a muchos padres y madres que venían preocupados con el futuro de sus hijos porque no tenían los buenos resultados, las buenas calificaciones necesarias para tal o cual carrera o, en ocasiones, por el elevado número de suspensos.
    En estos casos, y resumiendo, les venía a decir algo muy parecido a lo que hoy dices en tu post: “…encuentra la pasión de tu vida…”.
    Cuando venían los padres (muchas veces acompañados de sus hijos) preocupados, les preguntaba: ¿A su hijo (a tí) qué te gusta hacer? En ocasiones sentían inclinación por la fotografía, otras por la música, por el dibujo…Todavía guardo una genial caricatura que me hizo uno de estos alumnos al que su padre tenía “predestinado” para la carrera de medicina (con una de las notas medias más altas de acceso) imposible para el chaval.

    • Tu testimonio es muy revelador, querido Emilio, porque conoces muy bien el paño. Hay padres que se empecinan en dirigir la vida de sus hijos, sin tener en absoluto en cuenta la opinión de los chavales. Y luego pasa lo que pasa. Ojalá todos los maestros fuesen como tú, y tuvieran las agallas de decirles a los padres que el chaval tiene que potenciar aquello que le apasiona y se le da bien (como el chico de tu caricatura), y no convertirlo en un desgraciado para que la familia pueda fardar de que su hijo estudia medicina.

  • Bernardo

    Que gusto da el escucharte cada semana, me descargo los audios y los escucho atentamente mientras paseo por el parque , que maravilla, agradezco mucho tus invitaciones a pensar, que es lo que más me gusta.
    Conocía la frase, en las últimas navidades fue una de mis comentadas mientras cenábamos en familia, mis hermanos se reían, me dicen que le doy muchas vueltas a todo.
    Uno de los muchos factores que nos lleva a no sacar lo que llevamos dentro es el modelo socio económico en el que vivimos, se ha convertido también en un modelo “cultural” perfectamente implantado en nuestra sociedad para crear seres insatisfechos y sin rumbo.
    Lamentablemente me considero una víctima más del sistema, y no he tenido coraje para salir de él, empezar con la hipoteca, los muebles, el coche y demás cachivaches es (según mi opinión) un gran error que se paga muy caro.
    Hay que decirles a nuestros hijos que además de la formación también tienen que prestar mucha atención a aquellas actividades que les hagan vibrar y sentirse bien, en alguna de ellas puede estar el canto del pájaro.
    Saludos.

    • Gracias por tus palabras, Bernardo. Me animan muchísimo de verdad.

      No puedo más que suscribir lo que apuntas. Vivimos en una sociedad en la que casi todo es una farsa porque casi nadie es honesto, para empezar, consigo mismo. Si las personas no tuviéramos ese sentimiento judeocristiano de culpa por hacer lo que nos apasiona y no lo que nos dictan otros, este mundo sería un lugar mucho más habitable.

      Afortunadamente quedáis personas, más de las que creemos, que piensan por sí mismas y son conscientes de verdades, en el fondo, tan elementales. Un abrazo.

  • Domingo

    La frase de James, bajo su aparente sencillez, es de una hondura insondable. A menudo no cantamos, no hacemos, no intentamos. Anhelamos la felicidad, sin más, pero la felicidad no es fruto que caiga en el territorio de los indolentes. Hay que crearla oportunidades para que aparezca, hinchar el plumaje y trinar con fuerza.

    • Claro que la frase tiene miga, porque eso James está considerado uno de los mejores psiquiatras de la historia. Y es cierto que la felicidad es muy difícil que caiga en el terreno de quienes se rinden. Hay que hacer siempre, mucho o poco pero hay que hacer. Un abrazo, Domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *