El que sufre tiene memoria

“El que sufre tiene memoria” es una cita del clásico autor romano Marco Tulio Cicerón.

La memoria, el recuerdo, a menudo nos juega malas pasadas porque nos lleva a revivir situaciones del pasado que nos hicieron daño. Si no tuviéramos memoria, si viviéramos cada día sin recordar el de ayer, otro gallo nos cantaría. Seguramente viviríamos más ignorantes, pero sin duda también mucho más felices. Del pasado hay que aprender, pero jamás quedarse a vivir en él.

Como siempre, amigos, gracias por estar ahí.

 

memoria

4 comentarios

  • Bernardo

    Hay que trabajar muy duro para que la mente no te lleve continuamente al pasado más tenebroso, parte de la terapia que de manera autodidacta he practicado ha consistido en algo tan simple como quererme y aceptarme como soy, ojo que nadie se confunda,no se trata de narcisismo, sino de una actitud inteligente que nos hace estar más a gusto consigo mismo.El pasado me ha enseñado muchas cosas,entre ellas destaco dos,1) a saber decir “no”,2) como explica muy bien Antonio San José en alguno de sus libros, acercarme a las personas “corcho” (aquellas que te sacan a flote cuando estás en el fondo), y huir de las personas “plomo” que si te dejas te llevan al fondo arrastrándote a la infelicidad permanente.

    Saludos.

    • Fernando Solera

      Es que si no te quieres a ti mismo estás perdido, Bernardo. Como tu autoestima dependa de los demás, lo vas a pasar muy mal. Lo de huir de las personas personas ‘plomo’ me lo apunto.

      Un abrazo.

  • Domingo

    Hay que apostar por el perspectivismo orteguiano y dimensionar el pasado en su justa medida, sacar de él lo provechoso y deshacerse de lo dañino una vez que se aprendió la lección. El día de hoy, el tiempo que ahora estamos viviendo, algún día también será pasado y comprobaremos que no fue tan relevante ni tan decisorio como pensábamos. Incluso si me da por releer este comentario muchos años después no sabré quién es el tipo que lo escribió, porque yo ya seré otro.

    • Fernando Solera

      Evidentemente. Nunca nos bañamos dos veces en el mismo río, como dijo Heráclito. El Domingo de hoy es mucho más maduro y distinto que el de hace una década, de hecho así ha de ser por nuestro bien.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *