El que teme es un esclavo (Séneca)

Una vez más hablaremos del miedo, uno de los sentimientos más nocivos para el ser humano. Séneca lo resumió a la perfección en la cita de hoy. Si quieres tener un esclavo, si quieres tener a una persona encadenada psicológicamente, críala con falta de amor y por tanto llena de miedo. La peor consecuencia de crecer en un entorno hostil es que, en la edad adulta, la persona se acabe convirtiendo en un alma en pena, por culpa, insisto, del maldito miedo. Gracias a todos, amigos.

esclavo

6 comentarios

  • El miedo, como el alcohol y otras sustancias, es bueno en pequeñas dosis. Ya lo dice el refrán: “el miedo guarda la viña”. Yo nunca entendí este refrán como una defensa de la propiedad, sino que lo entendí en un sentido más amplio, como instinto de supervivencia: es ese miedo que te dice que te la juegas si pisas el acelerador demasiado..
    Ahora bien, me gusta esa distinción que haces entre miedo irracional y miedo “objetivo”. El miedo irracional es paralizante y hay que combatirlo con todas nuestras fuerzas…y con todas las ayudas a nuestro alcance. No me parece una casualidad que, hace unos años, en pleno boom de familias desestructuradas, muchos pusieran en su camiseta un eslogan: “No Fear”.

    • Claro, Emilio. Uno puede tener miedos racionales, por motivos objetivos. El problema es cuando nuestra mente se vuelve miedosa y tememos incluso a una mosca. Es por ahí por donde se nos va la vida.

      De las familias desestructuradas habría para completar una enciclopedia. Menudos infiernos.

  • Bernardo

    El miedo y el estrés son dos emociones muy parecidas en cuanto a sus consecuencias,he padecido las dos,con ellas he convivido gran parte de mi vida.
    El miedo irracional te hace sentir que la vida es una amenaza desde que te levantas y hasta que te acuestas,las reacciones son diversas;ataque,defensa y huida son las más frecuentes,ellas hacen mermar tu capacidad de disfrutar y relacionarte con los demás.
    Hay dos estrategias que me enseñaron y me han servido de mucho,la aceptación y la compasión.
    Aceptación tratando de entender lo que pasa en tu interior y abrazarlo con naturalidad.Compasión conectando con nuestro sufrimiento,no juzgarse,darse mucho apoyo y comprensión hacia uno mismo.
    No pude elegir el entorno donde me tocó vivir (la familia),pero si que puedo elegir entre quedarme paralizado por el miedo o hacerle frente con determinación.
    Un saludo.

    • Se nota, desgraciadamente, que sabes de lo que hablas, Bernardo. Das dos palabras claves: aceptación y compasión, sobre todo con uno mismo. Hemos de ser amables con nosotros mismos, porque si no jamás podremos soltar todos esos lastres emocionales que nos impiden disfrutar mínimamente de la vida.

      Un saludo.

  • Domingo

    Quererse, respetarse y valorarse uno mismo. Ahí es nada. Tan difícil como vital. Sin eso no existe nada más, sólo impostura, máscara e interacciones de bajísima calidad con los demás. Si no hay verdad, si no hay amor dentro de uno, game over. No se puede proyectar lo que no se tiene, es así de sencillo. La buena noticia es que se puede trabajar en ello.

    • Claro que se puede trabajar en ello, Domingo, y no nos queda otra. Lo ideal es que los niños se críen con autoestima, pero si en un momento la pierden por circunstancias ajenas a ellos, hay que reaprender a valorarse y quererse porque de lo contrario, como bien apuntas, sin eso no hay nada que hacer en este mundo de máscaras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *