Es de bien nacidos ser agradecidos

La gratitud es una de las virtudes esenciales de los seres humanos, desgraciadamente cada vez más en desuso. Sin duda otro gallo nos cantaría si afrontáramos nuestra existencia con una mayor gratitud hacia lo que tenemos, y no quejándonos permanentemente por lo que no tenemos o la vida nos negó. Si todos los días dedicáramos unos minutos a valorar y agradecer lo que la vida nos ha dado, quizá seríamos conscientes de que en verdad no tenemos tantos motivos para quejarnos. Una vez más, gracias por estar ahí, amigos.

gratitud

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

2 comentarios

  • Domingo

    Y tanto que la gratitud está en desuso. Nos creemos acreedores de todo por derecho propio, lo damos por hecho, y no es así, casi todo es un regalo que pasa por nuestra vera y nos roza pudiendo no hacerlo. No llevamos la cuenta del debe y del haber, anhelamos el mundo sin dar nada a cambio, maximizar resultados sin invertir.
    Poder ver esta pantalla, poder escuchar tus palabras, tener movilidad en los dedos, poder levantarme de esta silla cuando acabe aquí por no estar impedido, tantas y tantas cosas que no valoramos, tanto por lo que dar gracias.

    • Efectivamente, Domingo. Hay muchos motivos para dar gracias, pero no solemos hacerlo. Habría que dar gracias a todas horas, entre otras cosas porque la gratitud eleva nuestro estado de ánimo y eso repercute tanto en nuestro cuerpo como en nuestra mente. Pero estamos demasiado ocupados haciendo cosas que a menudo son inútiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *