La flecha que lanzas con odio acabará clavándose en tu espalda

Esta frase que ha compartido hoy Alejandro Jodorowsky en twitter, me sirve para reflexionar con vosotros acerca de la inutilidad del odio. Odiar no sólo es inútil sino incluso peligroso, porque si nos dejamos llevar por el odio, a menudo irracionalmente, las consecuencias pueden ser tan imprevisibles como funestas. Si permites que tus actos estén presididos por ese sentimiento tan dañino, antes o después acabarás lamentándolo. Si siembras odio no esperes cosechar flores. Aunque parezca muy obvio, a menudo lo olvidamos, y así va el mundo.

odio

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

2 comentarios

  • Hola Fernando: Dices que todos hemos sentido odio. Pero si definimos odio como un “sentimiento profundo e intenso de repulsa hacia alguien que provoca el deseo de producirle un daño o de que le ocurra alguna desgracia” , no lo he sentido muchas veces. Como mucho, te reconozco que he podido sentir repulsa en ciertas situaciones, pero sin llegar al deseo de producir un profundo daño.
    He tragado carretas y carretones, pero tal vez la educación religiosa recibida me ha llevado a aguantar esas situaciones…o tal vez a rehuirlas sin recurso al odio. Hago un breve repaso y creo que una de las personas que más he podido odiar fue un sargento chusquero en la mili. Me puteaba por ser universitario…

    • Fernando Solera

      Hola, Emilio. Odiar, aunque sea en momentos puntuales, yo creo que sí que llegamos a odiar todos. A Dios gracias yo me libré de la mili porque era objetor de conciencia y además la quitaron. No creo que hubiese podido soportarla. La educación religiosa tiene su lado bueno y su lado malo, porque con los años aprendes que no se debe de poner la otra mejilla.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *