El goteo constante desgasta la piedra

“El goteo constante desgasta la piedra.” (Lucrecio. Filósofo y poeta romano)

 

La constancia, lamentablemente, es una virtud poco habitual en los seres humanos. La cita que os comento hoy es de Lucrecio, un célebre poeta y filósofo romano. Seguramente en aquella época resultaba más sencillo echar mano de paciencia. Quizá no les quedaba otra opción. En cambio hoy, en esta era de las telecomunicaciones caracterizada por la velocidad y la inmediatez, nos resulta cada vez más difícil. Ser pacientes y constantes se nos hace demasiado cuesta arriba. Pero por mucho que adelanten las ciencias respecto a siglos atrás, la naturaleza y la vida siempre conservarán su propio ritmo. Ellas no entienden ni de gigas ni de fibras ópticas.

Si queremos lograr un objetivo, por complejo que nos resulte, debemos ser disciplinados. De lo contrario, lo más probable es que nos perdamos por el camino, culpando a la primera piedra con que tropecemos.

constante

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

4 comentarios

  • Hola Fernando. Te voy a resumir muy brevemente hoy mi opinión sobre tu podcast: Soy un gran fan de la constancia. Y, por si alguien te ha escuchado y no está muy convencido, tan sólo añadiré que, por lo menos a mí, me ha funcionado. Ahora bien, una cosa es ser constante y otra darse cabezazos contra la pared. Quiero decir con esto que tienes que propoponerte una meta y trazarte un camino…pero también tienes que tener los ojos bien abiertos para ser flexible y para cambiar de rumbo, si es necesario.
    En resumen: constancia sí, pero una mente abierta, también.

    • Fernando Solera

      Evidentemente, Emilio. Hay veces que nos empeñamos en seguir un camino, aunque no nos conduzca a ninguna parte. No hay que confundir la constancia con la terquedad. Ya sabemos lo que dice el refrán: “Cuando un tonto sigue una linde, la linde se acaba y el tonto sigue.”

  • Domingo

    Sacar una carrera, aprender un idioma, hacer dieta, opositar, ascender en la empresa, consolidar un noviazgo,… Podría seguir poniendo ejemplos de todo lo que requiere constancia, pero seguro que acabaría antes si enumerara lo que no la requiere. Sin constancia tampoco habría habido Historia ni Filosofía ni Ciencias ni Literatura ni absolutamente nada. Todo nace de la perseverancia, de la voluntad indoblegable de los hombres que siguen adelante porque saben que merece la pena. En lo personal, he sido un gran diletante, mi constancia funcionaba a ratos pero abarcaba grandes lapsos de tiempo. O sea, potencia sin control, potencia que no sirve de nada (ya lo decía aquel famoso anuncio de neumáticos) : P

    • Fernando Solera

      No eres el único, querido Domingo. Creo que el ser humano tiende a dispersarse demasiado, especialmente en esta época con tanta tecnología obnubilante. Para conseguir cualquier objetivo en la vida hay que ser disciplinado y constante, pero a veces somos muy perros y nos dejamos ir. Qué le vamos a hacer. No somos perfectos, afortunadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *