Gregg Braden y nuestro ADN

Gregg Braden es un diseñador de sistemas de computación aeroespaciales y geólogo jefe de Phillips Petroleum, que además está aunando meritoriamente la ciencia y la espiritualidad. Braden habla con entusiasmo de dos experimentos que demuestran científicamente el extraordinario poder de nuestros pensamientos más arraigados, así como de nuestras emociones. En el primero de ellos, se extrajo una muestra de ADN de un donante. Acto seguido se le condujo a otra sala dentro del mismo edificio, donde el hombre sería sometido a fuertes estímulos emocionales mediante vídeos preparados para tal fin. Tanto el ADN como su donante fueron monitorizados, y cuando éste mostraba alteraciones emocionales, medidas en ondas eléctricas, su ADN expresaba respuestas idénticas y al mismo tiempo. Como la distancia entre la muestra y el hombre era de unos pocos metros, se decidió alejarlos hasta 80 kilómetros, y la respuesta de ambos fue idéntica y simultánea. De este experimento se concluyó que las células vivas están conectadas entre sí por una forma de energía desconocida hasta ahora, que existe en todas partes y todo el tiempo.

En el segundo experimento se tomó ADN de una placenta humana, pues sin duda es el de mayor pureza. Se distribuyeron 28 muestras entre otros tantos investigadores, previamente aleccionados para generar y emitir fuertes sentimientos, descubriéndose que cada muestra respondía fielmente a las emociones que le transmitía su correspondiente científico. Cuando éste sentía gratitud y amor, los filamentos del ADN se relajaban y estiraban, haciéndose más largos. Cuando otro investigador sentía rabia, miedo o impotencia, su muestra de ADN se acortaba y se apagaban muchos códigos del mismo, lo que demuestra científicamente por qué nos sentimos agotados tras sufrir emociones de una gran carga negativa. Afortunadamente se pudo comprobar que los códigos genéticos se reactivaban cuando el investigador volvía a sentir amor, alegría, gratitud y aprecio. La conclusión científica de todo esto es que se puede afirmar que existe una red energética que conecta estrechamente a toda la materia.

Pensamiento, sentimiento y emoción son vibraciones que afectan directísimamente a la materia sobre la que se proyectan. A partir de este descubrimiento, sabemos que podemos influir en todo lo que ocurre en nuestra vida y en nuestros cuerpos, y la mejor forma de hacerlo, según Braden, consiste en sentir que nuestro deseo ya está en camino. Si el pensamiento y la emoción van unidos, tendremos muchos más posibilidades de conseguir nuestros objetivos, ya sean materiales, corporales o espirituales. Pero si el pensamiento va por un lado (quiero conseguir una cosa) y la emoción va por otro (en el fondo no me la merezco), nos estaremos saboteando. Ojalá podamos lograr la destreza necesaria, nada fácil por cierto, para adiestrar la mente y las emociones. De esa manera podríamos dirigirlas hacia objetivos positivos, tanto para nosotros mismos como para el conjunto del planeta. Y es que en realidad somos mucho más poderosos de lo que hemos creído siempre.

7 comentarios

  • Qué maquinaria tan fascinante la del ser humano. Es asombroso. Yo no dejo de maravillarme cuando leo sobre este tipo de investigaciones. Resulta desconcertante todo lo que no sabemos, todo lo que queda por descubrir y que hoy ni siquiera podemos imaginar. Bien por los Braden del mundo. Por cierto, tiene una cara simpática, aunque no tanto como tú tocado con ese gorrito en la cabecera del blog. ¡Je,je,je! 😉
    .-= Domingo acaba de escribir…Fernando Verdasco – Xavier García Albiol =-.

    • Fernando Solera

      Sí que resulta fascinante, Domingo. Que nuestros pensamientos y emociones sean tan poderosos, incluso a enormes distancias, parece magia, pero es que en realidad los seres humanos somos unos magos, aunque no lo sepamos porque nos negamos a creerlo.

      Y muchas gracias por lo de ‘gorrito’, pero era la talla más grande que encontré en la tienda. Por cierto, la foto está tomada en Cartago.

  • Y para rematar la faena si lo que decimos va unido con lo que pensamos y las emociones… miel sobre hojuelas.
    Tenemos que luchar por nuestros sueños (pensamientos) y hacer que las emociones nos acompañen por muy negativas o adversas.

    Un abrazo
    .-= Javier acaba de escribir…El despiste de un genio. =-.

  • emilio

    Tal vez lo que dice ahora Braden sea una demostración científica de lo que se ha dicho siempre: “Si quieres algo, deséalo con todas tus fuerzas”. Lo que sucede es que muchas veces deseamos alcanzar algo, pero no somos capaces de concentrar razón y emociones o no somos constantes. En definitiva, no lo deseabamos con todas nuestras fuerzas!

  • Mayte

    En ocasiones es difícil pensar que podemos conseguir ese algo tan inalcanzable y fantástico con el que soñamos. Nos parece irreal pero ¡tan deseable! Si lo que dice Braden es cierto, podemos conseguir cualquier cosa que deseemos. En mi opinión, el único punto negativo somos nosotros mismos, que a veces no nos lo creemos y rompemos la magia del universo con nuestro pesimismo.

    • luna

      Solo con saber que es asi , aprendemos a controlar nuestros deseos o traumas para que no nos dañe el cuerpo,por que el espiritu sale airoso de todo ,pero el cuerpo no es inmortal, poreso lo inportante de educar en el equilibrio, el equilibrio que nuestra mente necesita para que esta vida que consumimos en estos momentos sea valida muy valida un saludo muy cariñoso para todos en especial para ti Fernando

  • KARLOS

    GRACIAS GREGG BRADEN POR APORTAR ESTOS CONOCIMIENTOS!!!! VEAN Y LEAN TAMBIEN A ESTHER HICKS ABRAHAM , JOE DISPENZA , ERIC PEARL , RAMTHA …………

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *