Gripe A: una cortina de humo

Hace pocos días, pudimos leer en EL MUNDO una carta abierta dedicada a nuestra Ministra de Sanidad, escrita por la doctora Mónica Lalanda. El texto es demoledor no sólo por su contenido, sino también por proceder de una profesional sobradamente cualificada. En él recalca lo que aquí ya hemos dicho repetidamente: la gripe A es más leve que la común, y además nuestros médicos de familia se están negando a vacunarse, porque desconfían de su eficacia y de los efectos secundarios. Y yo me pregunto: entonces, ¿por qué tanto interés en hacer extensiva la vacunación a gran parte del país, si los propios médicos están rechazándola para sí mismos? Veamos dos extractos de tan interesante carta.

“Está ya más que claro que este virus, aunque muy contagioso, es muy poco agresivo y más del 95% de los casos cursa de manera leve. Se espera un máximo de 500 fallecimientos frente a los 1500 a 3000 que provoca la gripe tradicional. Mientras tanto, usted está permitiendo un despilfarro de recursos inaceptable. Muchos hospitales en el país están siendo objeto de cambios arquitectónicos absurdos e innecesarios para prepararse para una hecatombe que ya sabemos no va a ocurrir. Se han gastado ustedes 333 millones de euros en esta pandemia de color y fantasía. La letalidad del virus es del 0.018%, francamente irrisoria.”

“Señora ministra, aquí una es una cínica por naturaleza. Demasiada gente se lleva tajada en este asunto. No sólo los fabricantes de las vacunas y los antivirus sino los que hacen las mascarillas, los de la vitamina C, los del bífidus activo, los fabricantes de ventiladores artificiales y pulsioxímetros, los de los pañuelos desechables, los productos de desinfección de manos, hasta los presos con enfermedades incurables que quieren aprovechar para marcharse a casa. Sin embargo, no me negará tampoco que la pantalla de humo les ha venido al pelo a su gobierno ahora que la crisis sigue su marcha, el desempleo tiene niveles históricos, nos suben los impuestos, sube el IRPF y baja el PIB. Una casualidad, supongo.”

Una mujer que habla clarito, ¿verdad?. Pues ya nos podemos ir preparando, porque como acertadamente apunta la doctora Lalanda, la cortina de humo está servida. La Ministra nos va a dar la brasa este otoño con una gripe A que compartirá protagonismo televisivo con la omnipresente Belén Esteban. Dos señuelos mediáticos para ocultar la única gripe verdaderamente peligrosa, la económica. Todo apunta a que esta última sí se convertirá en una epidemia, que acabará con millones de españoles debido a sus devastadores efectos secundarios (subida de impuestos y del paro). Y es que, desgraciadamente, no todos tenemos la suerte de ser madre de Andreíta o padre de la patria. Por cierto, ¿llegaremos a ver cómo se vacuna Trinidad Jiménez, o preferirá ésta contratar como cobaya al citado conejillo de indias televisivo?

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *