Haz lo que quieres, y empieza ya

Seguro que en más de una ocasión has empleado o han empleado contigo la expresión “haz lo que quieras”. Pero como dice Jodorowsky, sería mucho más correcto “hacer lo que quieres”, pues implica actuar movido por algo que realmente deseas. Entre la vaguedad de hacer lo que uno quiera y la concreción de hacer lo que uno quiere, existe una diferencia mucho mayor que una simple vocal. Anoche volví a ver ‘Otra mujer’ de Woody Allen, y me hizo pensar una vez más en el paso del tiempo y en el arrepentimiento por no haber hecho aquello que más deseábamos. Pasamos nuestra vida comportándonos como autómatas, sin pensar si realmente nos gusta lo que estamos haciendo con ella. En el caso de esta sobrecogedora película, la protagonista descubre que su existencia ha estado llena de mentiras, sobre todo consigo misma. Nunca se dejó llevar por sus sentimientos y, ya en la madurez, comprende que su vida ha sido un permanente autoengaño.

Confieso que yo también me he engañado mucho a mí mismo. Entre otras cosas, estudié una carrera que no me gustaba. Hastiado de hacer lo que debía y no lo que quería, estoy optando por mirar en mi interior y revisar todo lo que estaba mal, que era mucho más de lo que me imaginaba. Este hecho me está permitiendo identificarme con tanta gente que, llegado un momento crítico de su vida, no tuvo más remedio que meditar sobre el sentido de la misma. Aviso: si uno se sumerge en su interior, durante el duro trayecto en busca del ‘Nosce te ipsum’ puede descubrir cosas demasiado desagradables. Pero yo lo prefiero a seguir viviendo instalado en la comodidad de las mentiras piadosas. Ojalá todas estas palabras, fruto amargo de mi experiencia y perdidas en la red que nos une, pudieran servir para que una sola persona no cometiera mis mismos errores. Sí, ya sé que en el fondo soy un egocéntrico, porque mis errores son también los de gran parte de la humanidad.

Si estás decidido a salir de la matrix del autoengaño, tendrás que reivindicar hacer lo que quieres, y no lo que es correcto o lo que conviene a los demás, porque si sigues este segundo camino acabarás mal. Como le ha recordado Javier Malonda a un lector suicida, “tenemos que ser el cambio que deseamos ver en el mundo” (Gandhi). Ya sé que el planeta es un lugar manifiestamente mejorable en el que no hallamos motivos para el optimismo. Pero también sé que no vinimos aquí para ser víctimas impotentes, sino para que cada uno de nosotros interprete su propia canción. Da igual lo que opinen los demás, especialmente las familias, siempre tan llenas de ‘buenas intenciones’ y de “sólo queremos lo mejor para ti”. Sólo tú puedes saber lo que es mejor para ti, pero antes tendrás que arrancarte uno a uno los venenosos injertos del pasado. Así acabarás descubriendo, entre otras cosas, qué es aquello que desearías hacer, cuál es la gran ilusión que dejaste olvidada tras una esquina en tu deambular por la vida. Y una vez que se te revele tu verdadera pasión, no dudes ni un momento en empezar a hacerla realidad. No temas ser lo que eres. Ser lo que eres y hacer lo que amas es la fórmula magistral del antidepresivo más infalible. Gratis y con maravillosos efectos secundarios.

16 comentarios

  • Demasiada verdad en un sólo post… Lamentablemente, tengo que darte la razón. En mi caso, he hecho cosas y sigo haciendo pensando en si serán del agrado de los que me importan.
    La comodidad, el miedo a lo desconocido, el dar el paso al frente, el qué pensarán, a quién molestará… me han hecho dejar de hacer o intentar hacer muchas cosas.
    Espero que algún día tengo los suficientes arrestos y pensar, también, en mi.

    Un lujo leer este post. Gracias Fernando

    • Fernando Solera

      Aunque al final no lo incluyera en el artículo, “la caridad bien entendida empieza por uno mismo”. Podemos darle gusto a los demás, sin duda, pero no a costa de sacrificarnos hasta el punto de echar a perder nuestros sueños, Javier. Es un peaje que al final acabar resultándonos demasiado caro.

      Por cierto, el lujo es teneros a vosotros como lectores 😉

  • Gracias por “sacudirnos” donde más duele, Fernando. Es doloroso pero saludable. Nos abres los ojos y lo haces a menudo. Son altos en el camino que nos vienen de perlas para detenernos en mitad de la vorágine de nuestras vidas y agarrar de nuevo el timón.

  • Sofia

    Coincido, haz lo que quieras, pero hazlo, diria yo. Primero hay que saber lo que uno quiere, y si tardas en descubrirlo es por que uno se pierde en complacer a los demas, en llenar expectativas que no son propias, en buscar afuera lo que no se encuentra dentro.Pero adento esta. Siempre, en algun punto del camino, el alma dice basta, te sacude, hace crisis y te obliga a replantear la vida, se puede mirar adentro y buscar la respuesta, que es el camino mas dificl y mas seguro, pero tambien se puede llenar uno de cosas, materiales, de metas a alcanzar que sin terminar una ya estas pensando en la proxima, como el proximo coche, o viaje o traje.
    Coincido, por que para llegar a donde hoy estoy, hice un recorrido interno, y fue terrible mirarme a mi misma, ver todos y cada uno de mis defectos y virtudes, asumirlos como propios y saber que esto soy yo, y con esto vivir la vida que quiero. Hoy a esta edad no tengo bienes materiales, pero les juro que nadie esta mas orgullosa que yo del camino recorrido, me he despojado de superficialidades, mis prioridades estan claras, y es tanto mas facil y agil el camino, disfruto cada paso, como los que me traen a sitios como este
    Gracias Fernando
    saludos.

    • Fernando Solera

      Efectivamente, Sofía, una persona puede tardar mucho en descubrir lo que realmente quiere hacer. Incluso le puede llevar años, porque haya podido pasarse la vida encadenado a las expectativas que los demás tenían puestas en ella. Por eso hay que romper con esas cadenas que nos martirizan y empezar a mirar en nuestro interior. Como bien dices mirar en nuestro interior nos hace descubrir cosas muy pero que muy duras, no sólo de nosotros mismos, también de los demás. La estructura de la trampa poco a poco empieza a venirse abajo. Al principio sientes un profundo dolor, pero a la vez, poco a poco, te sientes liberado de una losa. Qué cierto es lo de “la verdad os hará libres”.

      Celebro que te haya gustado lo que he escrito. Cada vez somos más los que nos damos cuenta de que tenemos que despertar, pues la vida puede ser maravillosa, siempre y cuando estemos dispuestos a vivirla libres, sin miedos ni ataduras. Me despido con una de mis frases cinematográficas favoritas:

      “Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad?; eso es lo que significa ser esclavo?” (Final de Blade Runner)

      Un saludo

  • Mayte

    Resulta muy difícil despojarse de todas las ideas, pensamientos, obsesiones y pausas de comportamiento que nos han y nos hemos impuesto a lo largo de nuestra vida, pero lo que sí resulta apasionante es lograrlo. Debe ser una auténtica gozada conseguirlo y encontrarte, tal vez como el primer día en que viste la luz en este mundo, desnudo y con un pensamiento límpido y ausente de prejuicios y dolores terribles. Entonces es cuando se debe poder hacer lo que realmente deseas.

    Es difícil, muy difícil. Sólo los que lo consiguen saben lo que supone. Espero poder lograrlo algún día.

    • Fernando Solera

      Todo es cuestión de ponerse, Mayte. Como te acaba de comentar Sofía justo debajo, es un proceso que puede llevar toda la vida, sin duda, pero cuanto más avanzas, más cosas fascinantes descubres por el camino, porque la mochila va mucho más ligera. Cualquiera puede empezar ahora mismo, si quiere. De hecho mucha gente lo hace, pero enseguida se asustan con lo que descubren sobre ellos mismos y sus vidas, y acaban optando, desgraciadamente, por volver a ser ‘normales’. Maldita ‘normalidad’.

  • Sofia

    Perdon Fernando, pero me gustaria compartir algo con Mayte, No soy una experta ni entiendo de psicologia , solo que he vivido un gran dolor y he recorrido su largo y duro camino, y en el curso de conocerme a mi misma, las ideas, pensamientos , prejucios y pautas culturales y familiares, empiezan a caerse y a acomodarse, es un proceso, un recorrido que dura la vida, y a medida que avanzas , estas mas ligero de equipaje, entonces si que empezas a gozar. Pero como dice Fernando, haz lo que quieras y empieza ya, que todo camino empieza con el primer paso, y hay dias en los que avanzas y dias que no, otros son nublados y hay tormenta, y estan los de sol y son la gloria. No se si soy feliz, si se que estoy mas equilibrada, tranquila, esperanzada y que me gusta vivir, y saber que puedo vivir como quiero, y pagar con gusto el presio que eso implica.

  • Nick

    Hola Fernando:

    Tu artículo me va como anillo al dedo. De niño odiaba ir al colegio. Con 18 años quise ser profesor de deportes, pero como soy hijo de una familia de ingenieros, me persuadieron para estudiar una ingeniería. Hoy tengo 40 años, tengo un puesto de gerente en una empresa multinacional de la distribución. Tengo un sueldo más que privilegiado que me permite ahorrar dos tercios de la nómina cada mes y tener ahorros en el banco como para poder comprarme una casa a tocateja y una cuenta bancaria que nunca ha parado de crecer. Tengo un coche de alta gama con todos los gastos pagados, una blackberry, un portatil, etc., todo a cargo de la empresa.

    ¿Todo genial, eh? Pues de eso nada. Odio mi trabajo. Odio las 13 y 14 horas que trabajo al día, siempre bajo estrés. Odio levantarme por la mañana para tener que ir a la oficina. Por razones de empresa tengo a mi mujer a más de 800km de distancia. Sólo nos vemos 2 o 3 fines de semana al mes. Vivo sólo. No tengo apenas tiempo de ver familia y amigos ni de practicar mis hobbies. He llegado a vivir hasta 6 meses seguidos en hoteles en el extranjero. Soy un verdadero mercenario del dinero.

    Ahora tengo una oferta para trabajar de profesor de instituto en la ciudad en la que reside mi novia. Sueldo mileurista, pero por fín tendría tiempo para vivir: tiempo con los míos, deporte, pesca y aburrirme (hace muchos años que no sé qué es eso). Y sin 24h de blackberry (el máximo exponente de la exclavitud moderna).

    Pero, ¿no sería una locura dejar un puesto como el que tengo actualmente por uno mileurista? Tengo que decidirme en las siguientes semanas y no hago más que darle vueltas.

    Sorry si te aburro contándote mi vida.

    Una abrazo fuerte,
    Nick

    • Fernando Solera

      Tranquilo, Nick, porque no me aburres contándome tu vida, en absoluto. El problema es que seguramente tú sí que te has aburrido de ella, lo que es mucho peor.

      Evidentemente yo no te voy a decir lo que debes hacer, porque ésa es una decisión que te atañe sólo a ti, como todas en tu vida. A ti te corresponde decidir qué es lo que más valoras, si el ser o el tener. Si lo que más deseas es ser y hacer lo que realmente quieres, ya estás tardando en mudarte junto a tu novia/mujer y aceptar ese puesto. Pero si te importa más el tener, continúa con la vida que llevas. ¿Qué es más importante para ti, ser o tener? En ti está la respuesta al dilema que has planteado.

      Otro abrazo para ti, Nick.

  • Sofia

    Fernando, me quedé pensando el la utlima frase que me has escrito, acerca de vivir con miedo, y que eso es ser esclavo. Es una frase terrible, por lo cierta. Me hizo pensar en mis miedos, y en cuantas desiciones tomé y aun tomo en base a él. Como la vida puede girar en torno a el. Miedo a no tener dinero, miedo a estar solo, miedo a no tener trabajo, familia, enfermedades, que se yo que mas. Pero que estan al menos en mi vida. Y pienso ahora que cuando soy capaz de ver mis miedos y enfrentarlos es cuando soy mas libre y mas responsable de mis desiciones y es ahi cuando puedo ser lo que quiero y hacerlo.

    Tambien me quede pensando en Nick y en su dilema, en que los cambios no son faciles y menos cuando son radicales, que llevan tiempo, que es un aprendizaje, que vivir a mil con la cabeza puesta afuera de uno es una cosa, y que bajar a veinte con la cabeza puesta en uno mismo, no es facil, por que hay que convivir con uno mismo, y verse y aguantarse a si mismo!!!!. Pero si el tiene ya el coraje plantearse un cambio en su vida la desicion que tome sera conciente y el sera responsable ante si mismo de lo que elija.
    saludos
    Sofía

  • Interesante post, de los que a mí me gustan, Fernado, de autoayuda, muy positivo, ya te lo he comentado en más de una ocasión, tienes mucha psicología, y se hacen interesantes y amenos estos posts que nos ayudan a reflexionar sobre cada uno de nosotros mismos, y a mí me parecen muy importantes y con mucha fuerza tus palabras. Gracias por este gesto que haces respondiéndonos.

    Antes de nada decirte que me quedo con la frase que compartes de Gandhi, y que aquí, con tu permiso, la vuelvo a recalcar “tenemos que ser el cambio que deseamos ver en el mundo”.

    Pero los miedos, los perjuicios, los pensamientos negativos, adelantarnos a los acontecimientos negativamente, me hacen bloquear, y retrocedo en vez de avanzar, y entonces después me doy cuenta, que malgasté el tiempo pensando negativamente, y que nada de lo que pensé en negativo ha resultado, que las cosas se van solucionando positivamente, entonces me pregunto … ¿por qué siempre vuelvo a las andadas? ¿por qué malgasto mi tiempo en pensamientos que no conducen a nada, sino que lo único que me hacen es retroceder, sufrir y no caminar en positivo?

    Gracias, amigo por dejar que me haya desahogado en tu blog, para mí estos posts son como una gran terapia.

    Un beso.

  • haz

    Es chistoso… acabo de encontrar este blog justamente mientras pensaba en pasarme o no de carrera… concuerdo con vos en que es necesario hacer lo que uno quiere, pero el problema es justamente saber lo que se quiere… al menos para mi es un asunto de dolor de cabeza.
    Pasate por mi blog http://vapordelechuza.blogspot.com/
    Mi vida se está llenando de sincronicidades ultimamente…

  • Mary

    Hola llegue a este blog por casualidad y me encanto y en buen momento lo encontre. Desde hace varios meses ando en busca de lo que realmemte quiero, y lo peor es que no se por donde empezar, tengo mucho miedo a todo y a las decisiones que tome.
    Me gustaria que lo decida hacer me llene plenamente y lo haga con amor, tengo 27 años y la verdad siento que el tiempo se me pasa y no voy a llegar a nada.

    Todos los dias es lo mismo me levanto, voy a trabajar, llego a mi casa y al otro dia lo mismo, en mi trabajo trato de dar lo mejor pero no es lo que me llena. Estoy tan triste y confundida por no encontrar mi camino

  • MARTA

    Hola.

    Acabo de descubrir este blog y me ha llamado mucho la atención. Mi situación es la siguiente: tengo 42 años, estoy casada y con dos hijos de 10 y 12 años. Trabajo en un despacho desde hace 19 años. Mi problema es que estoy aburrida del trabajo. Siempre es lo mismo, no tengo ningún aliciente y me levanto todas las mañanas pensando que es otro día más, lo mismo de siempre… Siento como si estuviera perdiendo el tiempo y me estuviera perdiendo algo en la vida. En mi matrimonio la relación va bien, pero desde hace año y medio siento que estoy por estar, que no siento una atracción por mi marido. Se lo he comentado, que le quiero, pero no sé si es porque llevo 20 años con él o porque sigo enamorada. Me hago esa pregunta todos los días.

    Estoy bastante confudiad y no sé qué hacer. Me he planteado buscar otros trabajos, pero tal y como está la situación no es nada fácil. Y respecto a mi matrimonio, estoy echa un lío. Creo que realmente no sé lo que siento. Pero no quiero hacer daño a mis hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *