Inmigrantes desesperados

Hoy publica la prensa que el Gobierno ha decidido pagar íntegramente el paro a aquellos inmigrantes que decidan marcharse de España. Parece que ya nadie recuerda a Zapatero en la campaña electoral, cuando poniendo su cara de yerno bueno sólo le faltó parafrasear a Jesucristo, vade retro, diciendo “Dejad que los inmigrantes se acerquen a mí”. En cambio, ahora, sólo unos meses más tarde, ya no sabe cómo quitárselos de encima. La invasión que ha sufrido España en la última década se les ha ido de las manos, y aquéllos que a principios de año cantaban la muralla y defendían la alegría, ahora quieren tomar medidas serias, cuando ya es demasiado tarde.

Supongo que todos recordaremos el caso de un inmigrante rumano que la semana pasada secuestró a los dueños de un bar de un pueblo abulense. Era un ciudadano ejemplar, que no se metía con nadie y tenía un trato muy correcto con los vecinos, hasta que un día estalló, harto de vivir en la miseria, sin un techo que lo cobijara y un sueldo con que alimentarse. El resultado todos lo sabemos: la policía logró reducirlo sin lamentar desgracias personales, y ahora está entre rejas. Pero la delincuencia en nuestro país está creciendo de manera tan alarmante, que probablemente casos como éste puedan acabar siendo habituales. Si alguien viene a España creyendo que somos un país rico y que va a poder forjarse un magnífico futuro, pero con el tiempo se da cuenta de que le han tomado el pelo, es normal que después quiera tomarse la justicia por su mano.

El caso de este ex-policía rumano que llegó a España engañado, creyendo que tendría un futuro mejor que en su país, puede repetirse de ahora en adelante en toda la geografía nacional. No olvidemos que aquí contamos con millones de inmigrantes que viven en unas condiciones miserables, y ahora que el tsunami económico sólo asoma por el horizonte, muchos de ellos empiezan a estar tan desesperados que son capaces de cualquier cosa con tal de sobrevivir. Y yo no culpo ni al protagonista de este artículo ni a los inmigrantes que han venido con la mejor de sus intenciones y ahora están arruinados. Culpo a unos gobernantes que han utilizado a la inmigración tanto con fines partidistas como para abaratar la mano de obra a unos empresarios sin escrúpulos. Malditos seáis todos.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

5 comentarios

  • Es todavía peor,Fernando. Ayer revelaba en un diario milanes un alto cargo del ministerio de exteriores italiano, que en "petit comite", el Gobierno Zapatero respalda las medidas tomadas por Berlusconi contra la inmigración, pero que por compromiso electoral, no pueden decirlo publicamente.
    Esa es la explicación que le han dado al Ministro de Exteriores de Italia, cuando ha pedido explicaciones por los exabruptos de Fdez de la Vega y la tal Bibiana Aido.
    Es de un cinismo tan repugnanate que da arcadas.

    Gutiforever’s last blog post..Nothing in the pocket

  • Muchos inmigrantes han venido a España buscando El Dorado prometido y al no encontrarlo nos desayunamos con sucesos como éste. Cuando sobreviene una crisis económica como la presente uno se da cuenta de cuán frágil es la paz social y de cómo los denominados agentes sociales se han dedicado todo este tiempo a sestear sobre un maná que se ha revelado ficticio.

    Domingo’s last blog post..Igualdad de pacotilla

  • Estoy de acuerdo totalmente. La culpa no es de nosotros ni de ellos, si no de la inacción del Estado para acotar el problema  y después saber gestionar y ejecutar las medidas oportunas para que dentro de tales límites y condiciones todas las partes hubiesen sido más o menos tomadas en consideración y sido satisfechas. Pero en fin, estos gobernantes; tanto Zapatero como los anteriores, han dejado al problema asilvestrarse mientras se dedicaban a achacar los problemas creados a la supuesta maldad y vileza de los inmigrnates o al racismo de la sociedad española, al gusto de cada cual.

    Un abrazo.

    Andrés’s last blog post..Réquiem por el Estado de Derecho

  • Ahankara

    Os pongais como os pongáis este es un tema metaplanetario, estamos ante una de las oleadas inmigratorias que han acaecido a lo largo de los tiempos y esta oleada, la de ahora está provocada no por la inacción de los gobiernos ni por los empresarios sin escrúpulos que sólo son dos de las características que se dan en la oleada, está provocada por el enorme peso que sobre el planeta ejerce la pavorosa miseria y la persecución política que tanto ha contribuido a a enriquecer a nuestro "civilizado" occidente cristiano de pacotilla. Ahora, dicho occidente, nuerto de miedo clama a través de Andreses y otros hoologans del no se qué para volver a construir los muros de la vergüenza tars los que pronto veremos que estamos encerrados. ¿Será la decadencia de occidente?. La suerte está echada.

  • Mayte

    En efecto, Fernando.  Zapatero utilizó como campaña electoral el arma arrojadiza de la inmigración, y ahora se le vuelve en contra, como era de suponer.  La inmigración es un tema demasiado serio para una nación bastante débil, como es la nuestra, aunque algunos se hayan creído – inmigrantes incluidos -, que aquí atamos los perros con longanizas.  Pues no.  España no ha sido nunca un sitio ideal, aunque se nos/les haya querido vender la moto a todo el mundo.  Un país que tiene tanto paro, no puede abrir sus puertas a gentes de otras nacionalidades que buscan ElDorado por obligación y necesidad.

    Hay un refrán español muy bueno a propósito de Zapatero y el problema actual de la inmigración.  Dice: el que con niños se acuesta, mojado se levanta.  Pues eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *