Invictus

Acaba de llegar a los cines españoles la última de Clint Eastwood. En esta ocasión el magnífico director estadounidense centra su mirada, según la crítica de manera manifiestamente mejorable, en el líder sudafricano Nelson Mandela. Pero hoy no deseo hablaros de la película Invictus, sino del poema que da título a la misma, escrito por William Ernest Henley (1849-1903). Estos pocos versos que Mandela leía a diario en su celda, le transmitieron la fuerza y el coraje necesarios para sobrellevar sus veintisiete años entre rejas, y convertirse en el personaje histórico que todos admiramos en la actualidad. A veces, unas pequeñas palabras, pueden obrar en nosotros grandes milagros.

INVICTO

Más allá de la noche que sobre mí se cierne

negra como el insondable abismo,

doy gracias a los dioses que pudieran existir

por mi alma invicta.

Caído en las azarosas garras de las circunstancias

nunca me he lamentado ni he pestañeado.

Sometido a los golpes del destino

mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas

donde yace el Horror de la Sombra

la amenaza de los años

me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa lo angosto que sea el camino

ni lo cargada de penas que esté la sentencia,

soy el amo de mi destino:

soy el capitán de mi alma.

10 comentarios

  • Mandela es una personalidad fascinante y seductora cuya complejidad aún no hemos sido capaces ni de esbozar siquiera. Hay hombres tan grandes y mayúsculos que nos superan y se salen de nuestras coordenadas. Es buena cosa que existan hombres así, inabarcables en su grandeza. Nos sirven de estímulo y de inspiración. Nos ayudan a ser mejores. Y ni que decir tiene que, en cuanto me sea posible, me pasaré por el cine a ver “Invictus”. No creo que Clint Eastwood y Morgan Freeman me defrauden. Nunca lo han hecho. 🙂
    .-= Domingo acaba de escribir…Soledad Puértolas – Rafael García =-.

  • Mayte

    El poema que tanto ayuda a Mandela a sobrevivir en su largo presidio eriza el vello realmente. La fuerza que emana de sus palabras, de su sentimiento, las ganas de no dejarse abatir por nada ni por nadie, son extraordinarias. Con razón fueron el aliento vital para un hombre extraordinario como este sudafricano, icono por antonomasia de la rebelión contra los acallamientos por la fuerza.

    Las emociones que desgrana Henley en sus líneas son dignas de tener en la cabecera de la cama, para releerlas cuando nos sentimos agotados y vencidos. Y también la foto de Mandela. Que su fuerza y sus actos jamás dejen de asombrarnos.

  • Si coges el mejor director de cine actual, Clint Eastwood, uno de los mejores actores, Morgan Freeman, y una buena historia basada en hechos reales, el resultado sólo puede ser una gran película con mensaje.

    Un saludo
    .-= Javier acaba de escribir…Todo vale para fomentar la lectura. =-.

  • El poema de Henley es todo un compendio de la fortaleza mental de la que es capaz una persona. Imagino que la película, dado el director, el protagonista y el asunto a tratar será buena.
    Gracias por traernos a tu blog este poema que, al menos yo, no conocía.
    Un abrazo.
    .-= Armando acaba de escribir…LA FRUSTRACION DE ESPERANZA =-.

  • Un buen actor, Clint Eastwood, y tendré en cuenta la película de “Invictus” para ir a verla en cuanto me sea posible, la verdad es que no había oído hablar de ella. La última película que fui a ver en el cine, ha sido la película de “AVATAR”, no se si la habrás visto, te la recomiendo, a mí me gustó.

    Bonitos versos de Mandela.
    .-= María acaba de escribir…¡Nos importa el presente! =-.

  • Carlos

    Realmente ofrece más el poema que la película… Cada vez prefiero más la palabra escrita al cine. Poco cine hay que ultimamente siquiera me entretenga.

    Un cordial saludo

  • emilio

    Hola Fernando: me alegra que al hablar de invictus hayas preferido traernos el poema antes que la peli (por mucho Eastwood y Freeman que lo adornen). Hoy precisamente he estado en las taquillas del cine y la proyectaban. Pero mi instinto me dice que desconfíe de las pelis que vienen rodeadas de un fuerte aparato propagandistico, que además trata de aprovechar el ‘tirón’ del mundial de futbol y que está basada en una obra de John Carlin, un tipo del que no sé muy bien por qué, desconfío.

  • Alejandro

    …..Y yo le ruego a Dios que esta película, y el discurso de Oscar Arias en Cancun, sean vista y leido por todos los mandatarios del mundo, especialmente los del continente suramericano.
    Fraternal abrazo

  • Williams Garaban

    Una Excelente pelicula, con un gran director y el actor se pierde de vista. Como dice mi hijo, nos ayuda a reflexionar y ser mejores personas en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *