Josep Julián: in memoriam

La inesperada muerte de un compañero de la blogosfera, Josep Julián, ha sido una pésima forma de empezar este 2012. Dondequiera que estés, gracias por todo, Pepe.

(A continuación, el texto creado por amigos suyos, para que sus conocidos lo publiquemos en la red como sencillo tributo a la memoria de un hombre bueno)

Llegamos emocionados por el universo que deberemos explorar.

Marchamos emocionados ante lo que nos queda por descubrir.

Entre medio, la vida y aquellos que nos ayudan a sentirla intensamente…

Josep Julián fue nuestro Maestro de las Emociones y emocionados le recordaremos desde nuestra Nube Emocional.

Entra en LA INTELIGENCIA DE LAS EMOCIONES

7 comentarios

  • Hola Fernando:
    Un momento que sólo ha podido ser porque la red existe, lo cual me alegra mucho.
    Realmente une más de lo que parece.
    Un abrazo.

  • Domingo

    La desaparición de Josep Julián ha sido un balazo emocional. Internet, la pantalla, nuestros escritos, nos confieren cierto halo de inmortalidad, de eternos, por eso resulta tan impactante y demoledor cuando un amigo bloguero se extingue al otro lado del monitor, en la vida real. A Pepe siempre le sentí muy cerca, era un ser humano excepcional que ponía amor y generosidad en todo lo que hacía y eso es lo que nos empujaba a frecuentar sus palabras. Tenía la humildad de un gigante sabio y bueno. Mi gratitud sincera por lo que nos enseñó y por su ejemplo de entrega. Descanse en paz.

  • La noticia de la muerte de Pepe me ha dejado “tocado”. Lo que siento es una tristeza real por esta pérdida. Es maravilloso que este medio virtual levante emociones reales. Sin conocer personalmente a Pepe, le he tenido siempre muy cerca de mí, como se tiene a un buen amigo. Tengo la suerte de que me queda su recuerdo, sus artículos y la riqueza de sus comentarios.
    Fernando, sé que tú también debes de estar hecho mierda. Un fuerte abrazo.

  • emilio

    No conocía a Josep Julián pero me uno a vuestras condolencias. un abrazo: emilio

  • Gracias por haberme dado la oportunidad de conocer el blog de Josep, por el cual llevo un buen rato navegando, aunque lamento profundamente que ésto se deba a tan dolorosa circunstancia. Si es que… a pesar que estemos todos de paso en este mundo, cuesta siempre lo indecible aceptar la muerte de los seres queridos así como tampoco resulta fácil de asumir la pérdida de todas aquellas buenas personas que habitan nuestro planeta, que son más de las que creemos. Descansi en pau.

    Una abrazo, Fernando.

  • John T.

    El que nos enseñó a controlar nuestras emociones ya no es aquí cuando lo necesitamos más. Yo siempre le echo de menos y sus pensamientos. Mi condolences para usted y su familia!

  • En el poco tiempo que llevo curioseando y leyendo blogs me ha ocurrido ya en dos ocasiones esto mismo: saber de alguien de valía cuyas palabras han quedado a través de la red cuando esa persona que las ha escrito ya ha desaparecido físicamente. Sin duda sus escritos son un legado, pero produce un escalofrío ser consciente de la gran cantidad de ideas y personas admirables que hay ahí fuera y que no podemos abarcar. Siento enormemente la tristeza de quiene tratasteis a Josep Julián, y os agradezco que hayáis transmitido sus pensamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *