La aceptación de las desgracias

La aceptación de las desgracias, de las cosas malas que antes o después vamos a sufrir en nuestra vida, es condición indispensable para salir adelante y lograr superarlas. Basándome en la cita de William James que aparece debajo, os hablaré de esta importante cuestión en este nuevo podcast de ‘Citas contigo’.

 

aceptación

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

10 comentarios

  • Domingo

    Creo que, en materia de desgracias y calamidades, lo que más nos cuesta asimilar es que TAMBIÉN nos pasen a nosotros. La enfermedad, el paro, el desamor, la muerte,… son cosas que siempre les pasan a otros, a alguien que no soy yo, por eso cuando sale tu número viene el crujir de dientes. Resulta curioso que el “¿por qué a mí?” sólo nos brote en los momentos difíciles pero nunca cuando las cosas nos vienen bien dadas. Nos sentimos acreedores sólo de lo bueno, pero la vida tiene su propia lista de la compra.

    • Efectivamente, Domingo. Siempre es otro el que se muere, hasta que nos toca, claro. Lo has explicado muy líricamente, pero es verdad, nos cuesta mucho trabajo asumir que la vida a veces es dura, y que hay que intentar extraer algo positivo del dolor.

  • Para mí, Fernando, la clave de esta entrada es cuando afirmas que aceptar no es lo mismo que resignarse. La resignación, sin más nos lleva a la parálisis. Aceptar, entiendo, tiene un sentido más activo. más creativo, implica que hemos sacado conclusiones para romper ese círculo vicioso en el que una desgracia nos puede sumir.

    Por otra parte, Fernando, -y aunque tengo la impresión de que me puedo meter en un charco- me gusta que hables de tí. Hasta ahora lo haces tímidamente. Pero creo que estas entradas ganarían mucha fuerza, no si nos contaras tu vida, pero sí situaciones reales, propias o cercanas.

    A buen entendedor…

  • Efectivamente, Fernando, “aceptación no significa resignación” ni abandono personal. Gracias por haber querido compartir con tus lectores vivencias personales como la que comentas en el audio… y es que, al final, con lo que nos tenemos que quedar es con la sensación de haber aprendido algo de cada una de las situaciones que nos depara la vida para continuar cometiendo errores, nuevos errores. 🙂
    Salutacions!

    • Un amiguete mío psicólogo dice que en esta vida todo es “prueba y error”. Hay que seguir avanzando, contra viento y marea, intentando que los errores sean nuevos, aunque nos cuesta porque a veces somos un poco cazurros. Gracias por tus palabras, Samuel. Salutacions!

  • Bernardo

    Aceptar y luego adaptarse a la nueva situación,cosas distintas.
    Mirando por el retrovisor me doy cuenta de la diferencia entre estos dos conceptos,he sido fuerte para aceptar los hechos,pero débil para adaptarme a las consecuencias,he aprendido muy bien a encajar desgracias,(me han pasado unas cuantas),ahora bien,las situaciones posteriores han sido terribles, es ahí donde tengo mis dudas sobre la superación de las tragedias personales.En nuestro cerebro va quedando la huella en forma de eslabones neuronales,pura química cerebral,deshacer estos,es muy difícil,lo digo por experiencia,necesitas mucha ayuda,apoyo externo,entornos saludables,y por supuesto tu propia colaboración.

    Una vez más, gracias por tus propuestas.

    Un gran abrazo.

    • Por lo que intuyo lo has pasado muy mal en la vida, Bernardo, y de hecho sigues mal. No existe la varita mágica, desgraciadamente, que resuelva nuestros problemas. Lo que sí te puedo decir es que, por muy grande que sea el sufrimiento, siempre puedes intentar aprender de él y ayudar a otros a que no pasen por lo mismo que tú. Si logras ‘salvar’ a otros, quizá te merezca en parte la pena todo lo vivido y sufrido.

      Otro gran abrazo para ti. Gracias.

  • Juan

    Estoy de acuerdo con todo menos que la unica forma de aprender es con el sufrimiento, también se hace con la reflexión y este es uno de los principales propositos de este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *