La butifarra de Cantinflas

Anoche, escuché en la radio que los sordomudos catalanes tienen un lenguaje de signos propio, que difiere notablemente del que emplean el resto de sordomudos españoles. Tener una minusvalía es un contratiempo serio, y se supone que desde las Administraciones Públicas tendrían que legislar para apoyarles. Pero me temo que los políticos catalanes no están por la labor, todo sea por una futura Cataluña grande, libre y expoliada, qué tiempos los de la Banca Catalana de Jordi Pujol. Si bien es cierto que no existe un lenguaje universal para los sordomudos, me parece el colmo de los despropósitos que se les haga semejante putada a los que son catalanes. Que en la era de internet, de las telecomunicaciones, en fin, de la comunicación a granel, unos paletos mesiánicos del dinero estén incomunicando a su tribu, especialmente a los sordomudos, me parece preocupante. ¿Hay algún psiquiatra en la sala?

Montilla, Mas o Carod no son más que aves de rapiña que esquilman a los catalanes, arañando también lo que pueden al resto del Estado, la pela es la pela. Con tal de recibir miles de millones de euros para inversiones públicas, estos sujetos son capaces de jurar por su madre que han nacido en Valladolid. Que somos nacionalistas pero no idiotas, y no me vuelva a mentar el Carmel. Por eso, cuando recibimos alguna crítica personal, la revertimos malintencionadamente, diciendo que son ataques contra Cataluña. O sea, que si alguien, no yo, líbreme Dios, se atreve a llamar iletrado a Montilla, se lo está llamando a todos los catalanes, aunque tengan algo más que el bachiller de su presidente cordobés.

Me viene ahora a mi alopécica memoria un día que Clinton fue recibido a huevazo limpio. Que yo recuerde no dijo que esos huevos se los habían tirado a todos los norteamericanos. Si lo hubiese dicho, no me hubiese gustado estar en el lugar de las pobres gallinas ponedoras, haciendo horas extras para escalfar a tanta gente, cómo no les iba a dar la gripe aviar. Yo creo que puestos a probar la puntería con los políticos, siempre será mejor el método tradicional con que se calibraban los niños de cuando entonces. Políticos que llegan a cometer la delirante osadía de doblar a Cantinflas al catalán, lo juro. Si llega a existir Íker Jiménez cuando vi esa película mexicana en la TV3, le hubiese llamado. Pensaba que estaba frente a un fenómeno paranormal. Y en cierto modo lo era, porque sólo para anormales se puede doblar a ese cómico. Doblar a Cantinflas al catalán es una censura sólo comparable a haber vestido de monja a Sofía Loren cuando estaba para mojar pan y lo otro.

Pero bien pensado qué más les da, si ellos no se ríen nunca. Para ser político hay que ser serio, como si la seriedad tuviese algo que ver con el sentido del humor. Son tan necios que no entienden que doblar a Cantinflas es mutilar el humor, la única herramienta exclusivamente humana que nos permite elevarnos sobre el drama de la vida. Esa herramienta y lo otro, cuyo cine también lo están doblando al catalán, son las únicas cosas que merecen la pena. Aunque ellos añadirían también su butifarra: el único embutido del mundo que figura en el lenguaje universal de los signos.

3 comentarios

  • Anonymous

    Hace tantos años que se les permitió a los catalanes sacar los pies del tiesto, que ahora no encuentran el camino de retorno. Son auténticas tropelías lo que están haciendo y, ya verá usted como en poco tiempo y como Dios no lo remedio (que no Zapatero porque ni sabe ni puede), acaban pidiendo un impuesto revoluiconario o una tasa por entrar en sus fronteras.

    Profesor Sibelius

  • Anonymous

    Estos catalanes manipulan hasta a los pobres sodormudos. ¡Qué culpa tendrán los pobres de la desaprensión de unos nacionalistas sin talento! Bastante tienen con su desgracia como para ser también muñecos de pim, pam pum para los exacerbados catalanistas en pro de una nación única y exclusiva. Lo que más le duele a toda esa colonia – porque no se les puede llamar de otra forma -, es que jamás han sido una nación, ni un país aunque ahora lo presuman exhibiéndolo con letra de imprenta en los libros de texto. Han sido siempre un condado y unas tierras anexas, nada más. Por eso, la nación catalana jamás existirá. No puede hacerlo si nos movemos con auténtica justicia. TANA

  • Venga

    En el mundo hay cientos de lenguas de signos y la española es también diferente a las otras. La catalana al menos se parece a la francesa que es pariente cercana a la estadounidense (la cual no proviene de la inglesa, aunque podría parecer lo contrario), lo que la convierte en más útil que la española.

    Mucha gente que no tiene esta minusvalía se piensa que la lengua de signos fue creada en un laboratorio y que es universal, cuando es una lengua que las familias de sordomudos se transmiten de padres a hijos, de generación en generación, como cualquier otra lengua.

    P.D. En TV3 se ha emitido el ciclo entero de Cantinflas sin doblarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *