La España del 2011

Los acontecimientos se están precipitando a toda velocidad en los últimos días. Las presiones desde Bruselas y especialmente desde Berlín empiezan a ser asfixiantes. Por eso Zapatero nos está metiendo con calzador unas medidas económicas de gran calado. Y lo peor está por venir. Estamos a las puertas de una nueva subida de impuestos. No descartéis que este mismo año podamos ver el IVA por encima del 20%. El dinero para pagar la fiesta del rescate del sector financiero habrá que sacarlo de alguna parte, digo yo. Y qué mejor manera de hacerlo que expoliando a los ciudadanos. Primero van a nacionalizar la deuda de esas entidades para, una vez resuelto el problema, repartírselas entre los amigotes. Y luego tenemos que escuchar a nuestro compungido presidente hablar de ‘política social’. Está claro que a los españoles nos toma por retrasados mentales, seguramente porque lo somos.

Pero no sólo doy por descontado la subida del IVA. Todo tipo de impuestos, especialmente los que afecten al común de los ciudadanos, serán “revisados al alza”. Es uno del los eufemismos con que cuentan los gobiernos para comunicarnos que nos van a sablear. Y eso por no hablar de los salarios, que se seguirán reduciendo. En algunos foros de internet, como burbuja.info, incluso se ha acuñado un nuevo término: cuencoarrocismo. Dícese del nuevo tipo de salario que se acabará imponiendo en España durante esta recién estrenada década. Ya que los chinos parecen ser los nuevos amos del mundo, qué menos que adaptarnos a sus costumbres. Nos hemos convertido en un país de saldos, y lo procedente es que nuestros sueldos nos den para comer cuencos de arroz. El marisco da mucho ácido úrico y queda reservado para las hordas de sindicalistas que van a seguir firmando lo que les pongan por delante.

Antes de finalizar, no puedo olvidarme de los funcionarios y demás empleados públicos. Que se vayan preparando porque los recortes continuarán durante este 2011. Entre las exigencias de la señora Merkel, que nos visitará la próxima semana, se encuentra el recorte del gasto público. La canciller alemana viene a España con unas tijeras de podar, y Zapatero tendrá que decir amén a todo, por muy ateo y arrancacrucifijos que sea. Les debemos demasiada pasta como para andarnos con tonterías. Así que si eres funcionario, empleado público, autónomo, asalariado de empresa privada, parado, ama de casa o pensionista, prepárate, porque vienen a por ti. Los días del “saca el whisky cheli para el personal…” tocan a su fin. La fiesta ha terminado y ahora toca abonar la factura. Que nadie piense que la van a pagar quienes nos han conducido a esta dramática situación, máxime si no estamos por la labor de obligarles a hacerlo.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

9 comentarios

  • La que se nos viene encima es pequeña, y pretenden hacernos creer que ya se está acabando. Lo único sensato que se puede añadir es… ‘A las barricadas’.

  • Bernardo

    Soy un asiduo de la hora del oyente de punto radio,me gusta palpar a la gente normal explicando su día a día,hoy me he quedado helado escuchando a una señora la situación de un colegio de Andalucia en donde han suprimido la calefacción por falta de recursos económicos de la Junta,la verdad es que estoy un poco asustado por este tipo de noticias ,la otra hablaba de una señora con hijos con carrera universitaria,todos en el paro,sin empresas en las que poder desarrollar su sabiduría(Asturias),desde luego es un momento delicado para todos,el sistema se ha venido abajo y es difícil que otro gobierno pueda hacer nada pues soy de los que piensan que a corto plazo ya no hay arreglo posible,es decir, tenemos años de un nivel de vida en claro descenso,no hay relevo a una economía como la nuestra,no fabricamos nada,todo se importa,es un momento para pensar que hacemos con nuestra vida.

  • Mayte

    Lo siento, pero yo no puedo dejar de pensar en la tan manida frase “tenemos lo que nos merecemos”. Así de rotundo y claro.

    El cuencoarrocismo se va a imponer como medida de pago salarial por el trabajo que realicemos pero es que, además, antes de eso tendremos que empezar a practicar el “lonchafinismo”, otra magnífica expresión tuya, Fernando, y que tan certera es para definir que deberemos darle cuatro cortes a la misma pimienta del salchichón, para repartir la vianda de la forma más ajustada posible.

    Así nos vemos por nuestra mala cabeza, ni más ni menos, y todo por ser incapaces de derrocar, o sacar de la poltrona, o tirar a empujones de su sillón de presidente, o echar a zapatazos de la Moncloa al ídem, inútil que nos ha arruinado completamente, emulando los pasos de su colega de partido, González, quien ahora se rasga las vestiduras diciendo que él lo habría hecho mejor. ¡Ya lo creo! Y para muestra, un botón: durante los años de sus sucesivos mandatos dejó las arcas del estado tan caninas que se le veían hasta los alacetes.

  • Fernando, recuerdo un encuesta en TV justo antes de unas autonómicas, en mi tierra, el Pais Vasco
    A un pavo en la cincuentena le preguntaban si tenia pensado su voto
    Impecablemente respondía que lo tenia pensado desde que nació
    Asi es imposible cambiar nada. Si el personal esté dispuesto a que se la metan doblada mientras sean “los suyos”, y por otra parte, los que comen del epsebre sean tantos…no deal
    Luego tenemos a esos que los pijos denominan “que hacen pedagogia”, o sea, hacerte comulgar con ruedas de molino y que estés encantado
    En fin, efectivamente, siempre dije que cada pais tiene lo que se merece

  • Sabes lo peor de todo: que llevo mucho tiempo leyendo tu blog. Y lo digo porque tienes un afilado bisturí para diseccionar la actualidad, sobre todo económica, y quitar toda la “morralla” que nos impide ver la realidad… que estamos jodidos y “lo que te rondaré morena”.

    Pero yo seguiré fiel a mi idea de la casa en el pueblo y el huerto.

    Un abrazo amigo.

  • emilio

    Lo malo de todo esto, Fernando, es que los ciudadanos estamos dispuestos a tragar lo que nos echen…y los funcionarios, más 🙂

  • Visto lo visto, creo que mejor momento no he podido escoger para irme del país de aquí a unos meses, por mucho que por ahí tampoco aten los perros con longaniza.

  • Pues si que van a podar España, nos van a quedar el país más recortado… que esto va a parecer un desierto, ya nos podemos ir preparando, creo que no se va a salvar ni Dios, asi que muchos ya se están yendo para Alemania, allí hay trabajo.

    Un beso.

  • También se puede optar por una reacción popular impensable en esta país de gente indigna como es salir masivamente a la calle, día tras día a pasar el día con cuencos de arroz. Que produzca PIB Rita la Cantaora…y a ver qué pasa. Importarían millones de esclavos laborales chinos (con el consentimiento de los principales acreedores) o nos obligarían a incorporarnos a nuestros puestos de trabajo a hostias?

    Esto ya es a saco y van a por nosotros a tumba abierta.

    Salutacions.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *