La España que viene

La histeria colectiva inmobiliaria de la última década, con buena parte de la población comprando viviendas por el doble de su valor objetivo, sólo podía acabar mal. Pero el caso era comprar porque, hasta hace pocos años, para los triunfadores del pisito “alquilar era tirar el dinero”. Dicha expresión era repetida como un mantra por millones de personas que hoy, desgraciadamente, se encuentran en un callejón sin salida. Mi opinión entonces fue la misma que ahora, de economista de andar por casa: era y es absurdo que la vivienda en nuestro país se encareciese prácticamente un 20% anual. No había motivo alguno (honrado) que justificase tamaño despropósito. Todo era especulación pura y dura, como la que sufrieron miles de accionistas de Terra cuando aseguraban que ese valor iba a subir hasta el infinito y más allá. El estallido de esa burbuja tecnológica acabó incluso con algún suicidio silenciado por la prensa, y ahora, el de la burbuja inmobiliaria, nos depara un paisaje igualmente desolador. Parafraseando a Gila, cuando dijo que “llegaría un día en que habría más médicos que enfermos”, hoy podríamos afirmar sin ambages que, de haber seguido así, habríamos acabado teniendo más pisos que habitantes.

Conocidos analistas como Santiago Niño Becerra, ya están anunciando que en sólo dos años el paro se habrá duplicado, alcanzando un porcentaje del 20%. Con un euribor rozando el 5%, que está estrangulando las economías familiares y provocando una caída del consumo, no hace falta ser adivino para prever lo que nos espera. Pero lo más duro es que mucha gente, sobre todo inmigrante, piensa que si dejan de pagar la hipoteca, su banco subastará su piso y en paz. Tururú. Si, por ejemplo, el banco lo subastase por 50.000 euros menos de lo que deben, se quedarían sin piso pero, además, adeudarían dicha cifra al banco. Sin embargo, me consta que muchos inmigrantes hipotecados se están planteando volver a sus países, creyendo ingenuamente que pueden decirle al banco: “aquí les dejo el pisito, que yo me vuelvo a mi tierra”.

¿Qué va a provocar todo esto? Pues que la pobreza se extienda por nuestras calles, al mismo tiempo que la delincuencia. Con una población cada vez más pobre y endeudada, ¿qué se puede esperar?, ¿la España feliz de Zapatero?. Creo que muchos que se subieron al carro de los Víctor Belenes y Ana Manueles, en defensa de la alegría, hoy tienen motivos para pensar que el de la ceja y sus millonarios mariachis les han tomado el pelo. Si además en un futuro próximo se confirman los problemas de abastecimiento, que ya se vislumbran si uno ojea mi resumen diario de prensa, España acabará siendo un polvorín. No hace falta ser Nostradamus para prever que con el paro desatado, el consumo cayendo a mínimos históricos y una inmigración desesperada, la lucha por la supervivencia acabará tomando nuestras calles.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

6 comentarios

  • Al menos veo una cosa buena: si hay paro, y baja el nivel adquisitivo de los trabajadores: por activa y por pasiva bajarán necesariamente el precio de los pisos.
    Los que peor lo van a pasar son los trabajadores escasamente cualificados provenientes de Zonas como América Latina.
    Y lo peor de todo es que la escasa capacidad de gestión de los socialistas no sólo no van a solucionar el problema, sino que lo pueden agravar aumentando el gasto público más de lo necesario.

    Nos esperan Años muy duros.

    Saludos

    José’s last blog post..KAMARADAK EN LA SOMBRA

  • Mayte

    Y encima, los empresarios del ladrillo le están llorando ahora al gobierno para que les den ayudas porque no venden ni un colin.  Pues qué bien.  A pagarlo, los curritos de turno que tenemos controladas nuestras nóminas por el fisco.

  • Uffff…y yo con estos pelos…Lo del alquiler es verdad, sé de gente que estaba en alquiler y se metió en una hipoteca de esas para dejar de herencia por que todo el mundo decía; "compra un piso, compra, que alquiler es tirar el dinero". Está claro que el mercado es caprichoso, pero es un mocoso que es como es por que no ha tenido la tutela de papá Estado; que obviando sus deberes ha descuidado a un mercado estratégico y plagado de irregularidades como el inmobiliario y de la construcción por consejo de unos interesados neoliberales; más preocupados de sus egoístas beneficios que de las externalidades de una especulación galopante y deshonesta.

    Un abrazo.

    Andrés’s last blog post..Indie Vol. IV: “Selfish Jean” – Travis

  • El futuro económico de nuestro país, pinta en bastos, y es una sensación que se tiene incluso aquí en Italia, donde los ciudadanos se han arrojado en brazos de Berlusconi para que los saque del agujero en el que Prodi los ha enterrado.
    En España,las perpectivas son las de reeditar los cantos del cisne del "felipismo"; o sea,20% de desempleo en el 2009,6% de inflacción y más de cuatro millones de parados a finales del 2009.
    Malos tiempos para la lírica.

    Gutiforever’s last blog post..¿Dónde está la oposición?

  • Se me abren las carnes sólo de pensar en "la España que viene" y que, de hecho, ya está aquí. Hemos pasado en cuestión de meses de una Champions League económica que nunca existió a jugar en tercera regional y se nos acumulan los bofetones de cruda realidad. No hay reforma laboral ni fiscal y ni se las espera de un Gobierno inmovilista y abonado al "a ver qué pasa". Vienen curvas y vamos sin cinturón.

    Domingo’s last blog post..Raulismo

  • Olé Fernando. Las verdades del barquero. Cuando uno todavía no se ha recuperado del todo del atracón de frases hechas y de falsedades conscientes que supone la campaña electoral, da gusto leer blogs así, con la opinión tan cruda como sensata de un ciudadano que piensa por sí mismo y no profesa voto de obediencia.

    carlos j.’s last blog post..Elogio de la duda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *