La infancia es el patio donde jugamos el resto de nuestra vida

“La infancia es el patio donde jugamos el resto de nuestra vida”

Esta cita anónima que aparentemente he descubierto por casualidad, desde mi punto de vista logra dar en el blanco resumiendo, de una manera tan hermosa, lo que la infancia supone para todo ser humano. La vida es un juego y además nosotros seguimos siendo los de entonces, aunque nos cueste reconocer ambas cosas.

Como siempre, gracias por estar ahí.

infancia

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

2 comentarios

  • Bernardo

    Muy interesante la propuesta que nos traes en este audio.Nuestra primeras relaciones con el mundo son a través de nuestros padres, por lo que su influencia en nuestra vida es enorme y doy fe de ello. Todas las vivencias que hemos vivido en la infancia se grabaron a fuego en nuestra mente subconsciente, el subconsciente es como un iceberg, la parte que vemos es minúscula en comparación a su tamaño. Mi padre era tremendamente negativo,inseguro, pero a su vez era cariñoso, digo esto porque heredé estos aspectos del carácter de mi padre, sin embargo y venciendo la titánica resistencia del patrón mental heredado, he conseguido( en parte) vencer la parte negativa que me ha hecho un daño colosal, la mente subconsciente retroalimenta lo que te dices a ti mismo y crea hábitos difíciles de cambiar, por todo ello los primeros años de la infancia son determinantes en la configuración del futuro adulto.
    Fernando, muchas gracias por estar ahí.

    Un fuerte abrazo.

  • Domingo

    Me gusta el concepto de ser un jugador de la vida. Esto dura tan poco, depende tanto del azar y te enseña tantas cosas que, evidentemente, no puede ser más que un juego y como tal hay que tomárselo. En alguna ocasión he dicho por aquí que echo de menos al niño que fui o a ese otro yo que yo era, pero quizá tengas razón y siga ahí, sólo que yo sea incapaz de encontrar el camino para reconectar con él. Prometo poner más empeño.
    P.D. Ya no me quedan palabras para agradecerte la generosidad que deslizas conmigo en MP, Fernando. Gracias, siempre gracias, por tu apoyo inextinguible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *