La paz sin la palabra

Progre: “dícese del antifranquista después de Franco”. Yo nací en 1975, cuando el dictador era, como decía la canción, “un cadáver, nada más”. Hace treinta y dos años, la gente que se manifestaba activamente contra el régimen conformaban un ínfima minoría. En cambio, al poco de su fallecimiento, surgieron antifranquistas hasta en el Valle de los Caídos. Incluso franquistas de toda la vida se cambiaron la chaqueta con una flemática diligencia. Entre los contrarios a Franco anteriores al 75 estaban una organización terrorista, la ETA, y un individuo llamado Fernando Sánchez Dragó.

El PSOE actual, liderado por un progre (recuerda la definición), se pliega ante ETA mientras simultáneamente pide la cabeza, más bien la lengua, del célebre escritor español. Resulta de todo punto inaceptable que un terrorista con veinticinco asesinatos a sus espaldas sea tratado con toda benevolencia por un Estado que, por encima de todo, debería de dar ejemplo, y al mismo tiempo persiga a las voces disidentes de los medios de comunicación. ¿Qué ejemplo da el gobierno español a sus ciudadanos? Pues que una organización terrorista puede chantajear a un gobierno impunemente, y que si no te gusta y lo dices eres un facha y vamos a por ti. Así de claro.

El PSOE en bloque apoya la decisión de dejar prácticamente en libertad a este terrorista. Sólo se escuchan algunas voces discordantes de socialistas que han dejado de salir en la foto para entrar en el patíbulo del partido. En cambio, en la Comunidad de Madrid, el acoso y derribo a Sánchez Dragó es continuo. Van a por él con la hilarante excusa de haber opinado que los madrileños somos muy sucios, y que los inmigrantes también lo son. Evidentemente las generalizaciones son injustas, y se puede estar o no de acuerdo con sus manifestaciones (yo lo estoy), pero de ahí a pedir su cabeza por esa memez, con la que está cayendo en España, es de aurora boreal.

¿O es que acaso en “este país” resulta más perseguida la libertad de expresión de un hombre libre que la organización terrorista que ha vuelto a matar en el llamado proceso de paz? Si la respuesta a esta pregunta es afirmativa, ¿a dónde nos llevan? La situación es altamente preocupante pues yo estoy convencido de que en el PSOE no son idiotas, más bien todo lo contrario. Siempre han sabido perfectamente lo que hacían. Siendo así, ¿están dispuestos a pagar el coste de excarcelar a De Juana, a poco más de dos meses de unas elecciones importantísimas? ¿Por qué han tomado esa decisión sabiendo que electoralmente puede ser nefasto para sus aspiraciones en ayuntamientos y comunidades autónomas? ¿Por qué tanta obsesión con amordazar a los críticos de una decisión tan infame como impopular?

Es famosa la expresión de Blas de Otero “pido la paz y la palabra”. Cuando la palabra es perseguida en aras de una rendición disfrazada de paz, podemos temernos lo peor. La paz y la palabra tienen que ir siempre juntas. Cuando hay que sacrificar a la segunda por la primera, es que algo muy turbio está sucediendo. Ha llegado la hora de que los ciudadanos alcen su voz contra un presidente revanchista, guerracivilista y mentiroso. Un progre muy peligroso.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

3 comentarios

  • Anonymous

    Las dictaduras siempre han existido, disfrazadas de diferentes signos políticos. España se agita, en estos momentos, en una de ellas a pesar de pretender su líder aparentar justamente lo contrario. Desenterrar a los muertos jamás ha sido de recibo, sobre todo cuando uno lo hace con los suyos buscando venganza justiciera pero tapa las bocas de otros que han sufrido lo mismo. El Sr. Rodríguez Zapatero debería dimitir cuanto antes.

  • Anonymous

    También nos salen progres repentinos, como Victor Manuel, el cantautor. Ahora resulta que cantó en su juventud al gran dictador una entrañable loa titulada “ese gran hombre”. Parece que el cantante también ha sido un antifranquista de después de la muerte del dictador. Otro más entre muchos ….

  • Anonymous

    Y estos progres ¿qué harán cuando todos los presos encarcelados de España se declaren en huelga de hambre para que los acerquen a su casa? A mí, lo de De Juana me tiene sublevado perdido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *