La sabiduría humana se resume en confiar y esperar

“Toda la sabiduría humana se puede resumir en dos palabras: confiar y esperar”. Esta cita de Alejandro Dumas, perteneciente a ‘El conde de Montecristo’, es el punto de partida para hablaros de lo trascendental que resulta mantener bien alta la fe en que todo irá mejor. Ser impaciente por lo general no acarrea buenas consecuencias. Vivimos en un mundo que se mueve a una velocidad vertiginosa, y eso nos induce a ser impacientes. Pero si uno realmente quiere salir de la más profunda oscuridad, jamás debe perder la fe ni la esperanza. Sólo así se puede volver a la vida.

confiar

3 comentarios

  • Me gusta y comparto esta cita de un Alejandro Dumas que supongo que escribiría en plena madurez…pero al mismo tiempo me gustaría hacer una encuesta sobre el tema a jóvenes comprendidos entre, por ejemplo, los 18 y los 25 años ( y no digamos todavía menores).
    Como apuntas casi al final de tu podcast, es fácil pedir confianza y esperanza a personas con más de 40. Pero ciertamente los chavales hoy, acostumbrados a la inmediatez de las redes sociales( y a la permisividad de padres y educadores), quieren las cosas ¡¡¡ya!!!… y muchas veces las consiguen!
    Estoy pensando por ejemplo en esas maravillosas plataformas tipo change.org: asuntos que antes tardaban años en solucionarse o morían en una papelera, ahora se resuelven con rapidez…siempre que tengan un apoyo masivo.

    • “Las ciencias adelantan que es una barbaridad”, como cantaba don Hilarión, y eso que por aquella época no podía imaginar la que se nos venía encima con internet. Como gracias a las telecomunicaciones conseguimos estar permanentemente conectados, con una inmediatez absoluta, inconscientemente acabamos creyendo que la vida y el mundo funcionan también a golpe de click, cuando no es así.

      Un abrazo y feliz 2016, Emilio.

  • Domingo

    Es cierto que la vida nos baquetea, que uno quisiera muchas veces adoptar una postura nihilista y actuar en consecuencia, como si nada importara nada, pero no se puede vivir sin esperanza, sea del tipo que sea. El hombre es fundamentalmente un animal que (des)espera. Dumas concentra gran parte del argumento de la película en una frase feliz que yo respaldo intelectivamente y que en lo sucesivo trataré de desarrollar sobre el terreno con más determinación si cabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *