2 comentarios

  • No hace tanto que dejé de ser un niño para convertirme en un hombre y sin embargo parece que hayan pasado miles de años. Es increíble cómo los avatares de la vida y el creciente número de responsabilidades que conlleva el hacerse mayor entierran al niño que todos llevamos dentro. Recuerdo cuando soñaba con hacerme mayor para hacer lo que me diera la real gana y hoy daría algo por volver a ser un crío, cuando todo era más fácil y bastaba con levantarse cada mañana para ser feliz. Creo que de algún modo, y ahora que se nos ha ido Michael Jackson, todos hemos soñado con ser Peter Pan en el País de Nunca Jamás. Por algo será.

    Domingo acaba de escribir Roger Federer – Francisco Camps

  • Mayte

    ¡Qué cosa más bonita nos has regalado hoy, Fernando! Es una auténtica delicia y, aunque sólo sea por hoy, me apunto a vivir con la verdad en lugar de la razón, a ser una niña auténtica aunque sólo sea por 24 horas. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *