La violencia que no cesa

¿Cuántas mujeres han muerto en este 2007 por la violencia de género? Las distintas Administraciones dedican un gran despliegue de medios para intentar acabar con esta lacra, sin embargo las cifras son cada vez más alarmantes. Raro es el día que no hay algún asesinato, pues en los últimos tiempos nos hemos encontrado en muchas ocasiones con tres en sólo veinticuatro horas. ¿Qué está pasando? ¿Por qué no paran de aumentar las cifras cuando las medidas contra los maltratadores son cada vez mayores? ¿Es realmente eficaz la publicidad permanente contra la violencia doméstica?

Para mí, simple ciudadano de a pie, está muy clara la causa por la que se están incrementando espeluznantemente los asesinatos de mujeres: la información continua en prensa, radio y televisión sobre tan peliagudo asunto. Que todos los días, a todas horas, se esté hablando de esta tragedia, es un gravísimo error. Hace poco escribí en otro artículo que en Japón se había prohibido publicar noticias sobre suicidios, por el efecto mimético que acarrea. Ese mimetismo se está produciendo ahora en España con la violencia de género.

Los psicópatas asesinos están viendo diariamente en televisión los crímenes cometidos por degenerados como ellos. Se está dando una pátina de cotidianidad a los asesinatos de mujeres, y tratándose de gente tan pirada es muy peligroso. Veo indispensable que las mujeres estén informadas de sus derechos para no consentir bajo ningún concepto los malos tratos de nadie, eso está claro. Pero insisto, es un gravísimo error la difusión constante de noticias y campañas sobre la violencia doméstica. Hablar de violencia, asesinatos, malos tratos y palizas, sólo acarrea más violencia, asesinatos, malos tratos y palizas. Quizá se entenderá mejor con una anécdota que cuentan de la madre Teresa.

Dicen que una vez la invitaron a una manifestación contra la guerra y ella, sorprendentemente, rechazó acudir. Eso sí, rogó a su interlocutor que la avisara cuando se organizara una a favor de la paz, pues a ésta sí acudiría encantada. La madre Teresa comprendió que si queremos solucionar un problema muy grave, no debemos actuar y hablar contra él, sino siempre a favor de su opuesto. Aplicado al asunto que nos atañe, sería mucho mejor hablar de la igualdad de derechos y el respeto a las mujeres, y dejar de bombardear permanentemente con noticias y campañas publicitarias sobre la violencia de género, pues éstas, a mi juicio, están resultando muy contraproducentes.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

Un comentario

  • Anonymous

    Te doy toda la razón. Es lo mismo que ocurre con la erradicación del terrorismo en este país, o sea, de ETA. Tanto darle publicidad, tanto sacarlo en los medios, lo único que consiguen es la exacerbación de sus manifestaciones. Con la violencia de género ocurre lo mismo: si se eliminasen todos las noticias al respecto, ésta se reduciría considerablmente.

    TANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *