7 comentarios

  • No tenía ese dato tan abultado del número de suicidios en España, aunque supongo que habrán aumentado en estos últimos años debido a la crisis. Dices también que hay mucho sufrimiento debido a la falta de comunicación. Como muestra de que comparto esta idea contigo, solo te diré que siempre he defendido en todas las instancias en las que he podido, que los profesores deberíamos dedicar más tiempo a la comunicación interpersonal y social, así como a los medios de comunicación; hay que enseñar a “leer” un periódico, a ver una peli, y lo mismo te digo de las redes sociales. Ah! y también la publicidad.
    Pero el Ministerio ( y no lo digo solo por la LOMCE de Wert, sino también por los anteriores ministros socialistas) tiene otras prioridades y la comunicación no tiene hoy espacio en nuestro sistema educativo.

    • Fernando Solera

      La comunicación no tiene espacio porque no interesa. Sólo los humanistas como tú, Emilio, se preocupan de convertir a sus alumnos en ciudadanos. Mayor responsabilidad creo que no existe en este mundo que vivir para la docencia. Sin embargo eso a los políticos les importa un pimiento. Cuanto más ignorantes sean las nuevas generaciones, mejor.

      Un abrazo.

      • No es por falsa humildad, Fernando, pero lo de humanista me parece un traje que me viene demasiado grande. Para mí , humanistas fueron Dante, Petrarca, Cervantes, Shakespeare…en épocas pretéritas y en la actualidad yo limitaría este descriptor a un número muy reducido. Yo solo aspiro a ser una buena persona y un buen ciudadano.
        Un abrazo: Emilio

  • Domingo

    Sencillamente espeluznante esa masa de suicidios de la que hablas, Fernando. Es alarmante por todo lo que late debajo de eso, por todo lo que subyace bajo el barniz. Sí es cierto que se ve mucho sufrimiento, mucha gente perdida dentro de sí misma, quizá para siempre. Sin ir más lejos, de entre mis conocidos, ya hay cuatro que acuden al psicólogo… y parece que la tendencia va al alza. Pero hablar no es fácil, entendido como diálogo, cuando asistimos cada día a una superposición de monólogos.

    • Fernando Solera

      Vivimos en una sociedad enferma. Enfermo no es sólo quien tiene una enfermedad diagnosticada. Para mí más enfermo todavía se encuentra quien no tiene razones para vivir, quien vive instalado en la apatía y el dolor. Son conceptos que no se reflejan en los chequeos pero que pueden acabar matando. Algo de eso habrá tras esos diez suicidios diarios en nuestro país.

      Un abrazo.

  • Bernardo

    Es evidente que poco a poco estamos renunciando al contacto físico, a la conversación, a la intimidad, y las hemos sustituido por lo virtual, las pantallas y los aparatos tecnológicos, lo que equivale a la nada si lo comparamos con un abrazo o con una charla mientras damos un paseo por la orilla de un río. Casi todos los domingos mi amigo Antonio y yo nos vamos a pasear por los meandros del río Ebro a su paso por Zaragoza, es el mejor momento de la semana para los dos, nos escuchamos con verdadera atención, lo bonito que es escuchar a otro ser humano y establecer vínculos afectivos basados en el respeto y el cariño mutuo.

    Un abrazo.

    • Fernando Solera

      Vivir es eso, Bernardo. Las pantallas nos están deshumanizando, a mí el primero, que para colmo me hice ingeniero técnico de telecomunicaciones por voluntad paterna.

      Por eso entiendo bien que no se puede pagar con dinero los momentos de auténtica comunión con otro ser humano. Si el calor de otra persona no te ayuda a vivir, entonces nada lo hará.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *