Las víctimas de los manipuladores

atomarporculoAyer por la mañana ojeando elconfidencial.com me puse a leer los comentarios de un usuario con quien suelo tener puntos de vista coincidentes. Se hace llamar cusneo, y en esta ocasión estuvo reflexionando acerca del extraordinario peligro de dejarnos manipular por los demás. En el colegio nos enseñan muchas cosas más o menos útiles, pero luego, cuando sales a la vida y tienes que relacionarte con la fauna humana, lo que se estudia en los libros apenas sirve de nada. El mundo es una escuela en la que nunca se acaba de aprender, y en la que no los más inteligentes sino los más listos son los que acaban saliendo adelante. De los comentarios que leí ayer al citado internauta, me quedaría especialmente con la siguiente frase: “ Todos quieren utilizar a los demás para tomar posición de ventaja”. Tiene mucha miga esta reflexión.

Uno de los mayores errores que podemos cometer es dejarnos orientar por los demás. Revestidos siempre con las mejores intenciones, la gente se te acerca ‘con todo su amor y su mejor voluntad’ para que actúes según sus dictados. Caer en esa trampa tiene muy difícil solución, y acabas sufriendo las consecuencias de las decisiones que otros han tomado por ti. Esos listillos a menudo te miran extrañados cuando te mosqueas con ellos, recalcándote que “es por tu bien”. Y una mierda. Si las consecuencias las vas a sufrir tú, también debes ser tú quien tome las decisiones. De lo contrario, acabarás viviendo la vida que les interesa a otros, con la enorme frustración que eso conlleva. Os sorprendería saber la cantidad de personas que inundan consultas de psicólogos y psiquiatras por haber vivido a merced de la voluntad de terceros.

El pasado puede llegar a lastrarnos mucho, arrepintiéndonos especialmente de aquellas cosas que no nos atrevimos a hacer. La vida pasa muy rápido, demasiado, y no merece la pena gastar energías lamentándose por los errores cometidos, pero sí aprender de ellos. Quien quiera volver a empezar, replantearse su vida y partir de cero, debería apartar de su lado a quienes le han manipulado interesadamente. Estoy convencido de que cualquiera de vosotros, en algunos o en muchos momentos de vuestra vida, habéis sufrido a caraduras que ‘con todo su cariño’ os han utilizado en provecho propio. A esa gente, patada en el culo y que se vayan a tomar por la misma área corporal. Lo único con lo que cuentas es con tu propia vida, nada más. Sólo a ti te corresponde decidir cómo vas a vivirla. Como actúes en función de intereses ajenos revestidos de falsa bondad, acabarás inmerso en un viaje a ninguna parte. Ojalá logres navegar por el mar de la vida guiado siempre por tu propia brújula, sin olvidar jamás cuidarte de las aguas mansas porque son, sin duda, las más peligrosas.

22 comentarios

  • Te noto críptico, Fernando…
    Oye..¿Por qué no te haces del facebook? No sabes lo bueno que es , y te relacionarás con mucha gente….
    😉

    • Fernando Solera

      Pues creo que de críptico tengo poco. Será que he cumplido hace doce días los 38 años y estoy para pocos cachondeos con la gente.

      En cuanto al FB, quizá en otra vida. Nunca le he visto la gracia, prefiero mucho más twitter. Así que ya sabes 😉

  • Felicidades atrasadas Fernando.
    La figura del manipulador, al que se llama pomposamente “consejero”, te la encuentras en cualquier sitio. Pero el manipulador necesita algo fundamental: alguien que no piense. Si no pienso, malamente podré tener criterio sobre algo y seré presa fácil de ese manipulador. A este respecto recuerdo un post antiguo que escribí (http://bit.ly/VrAiTQ).
    Por otra parte, el “consejero”, se queda con los ojos a cuadros cuando alguien (lo digo por experiencia propia) le manda a t.p.c.
    Desde que me prejubilé, hace 13 años, me han acosado los “consejeros”, diciendome “lo que tenía que hacer”. Claro, cuando les contestaba que haría LO QUE ME DIERA LA REAL GANA, se quedaban sorprendidos y algunos molestos.
    No soy amigo de recetas, pero a mí ésta me ha dado muy buenos resultados.
    Un fuerte abrazo, treintañero.

    • Fernando Solera

      Muchas gracias, Armando, por tus felicitaciones.

      En cuanto a lo que comentas, es cierto que la gente que va por libre, que piensa por sí misma y no se deja manipular, suele ser visto con malos ojos. Acabo de leer tu post, y no me extraña que brindaran algunos tras tu marcha, pero es lo que tiene ser una persona íntegra. Es un peaje a pagar, quizá demasiado caro, pero permite dormir bien por las noches.

      Un abrazo.

  • ¿38?
    Que estropeado estás, Fernando…

  • Como muy bien has dicho, la fauna humana es variopinta e imprevisible, a mi no me gusta el manipulador consejero. Pero me gusta menos el manipulador irresponsable, es ese que, lejos de darte consejos, siempre te los pide y siempre te tiende la misma trampa: pretende que tu seas responsable por él, que seas el culpable de sus equivocaciones. Si seguir los consejos ajenos es peligroso, darlos no es un peligro menor.

    • Fernando Solera

      Muchas gracias por tus felicitaciones, pero no te quejes que a ti te queda muchísima cuerda por delante 😉

      Tienes mucha razón en que también hay gente que delega siempre en los demás. Son las ‘víctimas profesionales’ que prefieren siempre que sea otro el que les guíe, para si la cosa sale mal, tener siempre un chivo expiatorio a quien endosarle el muerto.

      Un abrazo.

  • Por cierto, felicidades atrasadas, qué envidia!!! estar por debajo de los 40 todavía. Un abrazo

  • emilio

    Estoy más de acuerdo con lo que tú dices que con la cita de tu contertulio. No sé si en un contexto más amplio esta cita tendría sentido paro “Todos quieren utilizar a los demás para tomar posición de ventaja” me parece una exageración. Yo creo que hay “gente pa tó” y los que quieren utiliza…son una minoría. Minoría dominante si quieres. Minoría que pretende que todos seamos como ellos. Pero minoría al fin y al cabo.
    PD. Otro día me dices qué es lo que tenemos que enseñar en la escuela 🙂

    • Fernando Solera

      Pues has tenido suerte en tu vida, Emilio, porque desgraciadamente yo sí me he cruzado con mucho espabilado que se me ha arrimado exclusivamente por interés.

      PD: En cuanto a la escuela, tú ya eres un profesor muy bregado, pero convendrás conmigo que las lecciones más importantes de la vida jamás se enseñan en las aulas. No están en los planes de estudio, no entran en los temarios, y si de por sí no da tiempo a terminar éstos jamás, como para dedicar tiempo a explicar cuestiones trascendentales, como la importancia de saber decir que no.

      • efurom1

        Naturalmente que me he cruzado con mucho espabilao…pero se les ve a la legua y no hay que arrimarse mucho a ellso.
        Del otro tema (de la escuela) podríamos estar hablando hasta el verano…y nos quedaríamos cortos. sólo un apunte, sin generalizar: tengo alumn@s que, en cuanto haces una ligera alusión a esos temas “trascendentes”, te ponen mala cara. Prefieren ceñirse al temario y punto.

        • Fernando Solera

          Esa clase de alumnos son los que se creen que lo saben todo, cuando en realidad no saben nada. De todas formas ya decía Oscar Wilde que “la juventud es la única enfermedad que se cura con el paso del tiempo”. Es una pena porque podrían aprender mucho de profesores como tú.

  • Todavía te quedan unos cuantos años hasta que me alcances jajajaja todavía eres muy joven, Fernando, muchas felicidades.

    Qué razón tienes, nada de dejarnos aconsejar, ni manipular por esos que creen todo lo saben, o que piensan que es lo mejor para nosotros, porque uno mismo muy bien sabe lo que tiene que hacer y si nos equivocamos, es problema nuestro.

    Un beso.

    • Fernando Solera

      Muchas gracias, María. Ojalá nunca te alcance, porque eso querrá decir que seguimos ambos en pie, que al fin y al cabo eso es lo que cuenta.

      En cuanto a tu reflexión, estoy muy de acuerdo. Mi vida es mía y yo tengo que tomar las decisiones respecto a ella, pues al fin y al cabo sólo yo sufriré sus consecuencias.

      Un beso.

      • Jo Fernando pero qué preciosa canción de Sabina me has dejado en tu comentario, cómo me encantan tus visitas, porque siempre me dejas algo bello, o interesantes reflexiones, o regalos.

        Un beso y mil gracias.

        Muacksssssssssssss.

      • Hoy, he vuelto a releer esta entrada, pensaba que habías escrito alguna nueva.

        Pero me ha hecho bien volver a leerla porque hoy me hiciste sonreir con esta expresión: A esa gente, patada en el culo y que se vayan a tomar por la misma área corporal.

        Un beso, Fernando, y gracias por esos bellos comentarios que siempre me dejas en mi rincón, eres un encanto.

  • Domingo

    Cada uno cae en las trampas que quiere caer. A veces sólo se trata de eso. Por cierto, felicidades por tus 38 años resistiendo a Facebook. Yo estuve a punto de caer hace poco, y aún no las tengo todas conmigo, pero de momento resisto. 😉

    • Fernando Solera

      Ojalá fuese tan fácil, Domingo, pero algunos son artistas en poner esas trampas. Y muchas gracias por tus felicitaciones. Yo te felicito yo a ti por lo de Facebook 😉

  • Hola, Fernando,

    Yo prefiero pensar que no todos quieren utilizar a los demás para tomar posició de ventaja. Aún me permito creer en la existencia de personas que opinan, reflexionan, incluso aconsejan sin juzgar ni intentar llevar al otro al terreno del interés personal. No sé, Fernando. O me estoy volviendo un ingenuo con el paso de los años, o soy un idealista, o bien es cierto que lo que digo, existe.

    Salutacions!

    • Fernando Solera

      Hay gente buena en el mundo, gente en la que puedes confiar, pero desgraciadamente los palos de la vida te enseñan que a la hora de la verdad estamos bastante solos. Para irnos de cañas todos valemos, sin duda, pero cuando vienen mal dadas la mayoría se ponen de perfil y van a su bola. Aunque debo confesarte que en el fondo yo también soy bastante ingenuo, Samuel, aunque con los años cada vez menos.

      Salutacions!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *