Libertad implica responsabilidad, por eso muchos la temen

La libertad es una bonita palabra, pero responsabilidad quizá no tanto, ¿verdad?

Recientemente os hablaba acerca del libre albedrío y lo engañoso que resulta. Hoy quiero hablaros del miedo a la libertad, porque la libertad implica responsabilidad, implica tomar decisiones, y eso a menudo nos asusta. Uno de los males de este siglo XXI recibe el nombre de procrastinar, que es la tendencia a aplazar sine die la toma de decisiones. El problema es que al final se te pueda escapar la vida teniendo la sensación de que realmente no las has vivido. De todo eso os quiero hablar hoy, basándome en la cita del gran escritor George Bernard Shaw, que da título a esta entrada.

responsabilidad

5 comentarios

  • No sé, Fernando, si la responsabilidad es a nivel individual lo que el deber o los deberes son a nivel colectivo. El caso es que en estos momentos ambos “parecen” no tener muy buena prensa. Si yo le digo a un alumno que tiene que ser responsable, me mira como si que le estuviera hablando de la época y en el lenguaje de Moisés.
    Y a nivel colectivo, fíjate qué poca responsabilidad (deberes) nos pone nuestra Constitución: pagar nuestros impuestos ( ya ves cómo está el panorama. Sin nombrar los dichosos papeles de Panamá, aquí todo el que puede se escaquea). Antes era también un deber “la mili”, pero ya desaparecido. No sé si me olvido de algún otro, pero si es el caso que alguien me lo recuerde.
    Pero no te preocupes, aquí también reina la ley del péndulo y tal vez dentro de unos años…

    • Efectivamente, Emilio. Reina la ley del péndulo y podemos pasar al extremo opuesto. No hace falta recordar el régimen tan canalla al que nos vimos sometidos.

      En tus clases, tratando a diario con adolescentes, me imagino que debes de alucinar con tus alumnos, la mayoría de ellos educados en casa para exigir todos los derechos y eludir cualquier tipo de responsabilidad. Así los maestros lo tenéis jodido.

  • Domingo

    Son pocos los dispuestos para casarse con las consecuencias de sus actos. Lo vemos cada día en la política, en la banca, en las finanzas, en nuestra comunidad de vecinos. Queremos todos los derechos sin hacernos cargo de los deberes. Nadie quiere asumir el coste que implica equivocarse, esta sociedad ha criminalizado el error, lo ha convertido en tema tabú. Es la era Facebook, sólo se escaparatiza el éxito. O somos padres del éxito o, en caso de desacierto, buscamos a quien endilgárselo.

    • Me has recordado una de las frases célebres de Bart Simpson: “Yo no he sido”. Es todo un clásico. Nos gusta vender éxito, como bien apuntas, pero cuando vienen mal dadas las culpas se las echamos al maestro Armero.

      Por cierto, enhorabuena por tus extraordinarios artículos en MadridPress. Me lo paso como un enano leyéndote, Domingo.

  • ‘Libertad’ y ‘responsabilidad’ son palabras incómodas para algunos, absolutament inocuas para otros, es decir para aquellos para los que no tienen ningún tipo de significación mínimamente transcendente.

    La libertal individual, sistemáticamente aniquiliada por el sistema, queda en nada cuando se confunde libertad con libertinaje, o individuo con individualismo. En cuando a la responsabilidad, lo único que se sabe es que nunca es propia y siempre ajena. Ya se sabe: és más fácil adoptar pasivament un papel de víctima y permitir a las grandes corporaciones pensar por uno mismo, que dar un paso más allá.

    2016… y seguimos a Vanzando… y Vanzando se perdió, jeje.
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *