El mayor error es sucumbir al abatimiento

“El mayor error es sucumbir al abatimiento; todos los demás errores pueden repararse, éste no.” (Confucio)

 

La cita de hoy del mítico filósofo chino Confucio me invita a hablaros acerca de los estados depresivos, del abatimiento, de la desgana, y lo difícil que es salir de esa situación sin ayuda externa. Cuando uno cae en un pozo muy profundo es muy difícil salir de él, pero aun así hay que intentarlo. De hecho en el podcast de hoy os hablo de que existen fórmulas poco mágicas pero muy realistas para, con paciencia, superar ese indeseable estado. Y es que la paciencia y la voluntad son fundamentales para superar un abatimiento que tanto daño puede llegar a hacer.

abatimiento

7 comentarios

  • Domingo

    De mi entorno más próximo conozco a dos personas con cuadros depresivos diagnosticados y sí, de los ligeros avances que van logrando son gracias a profesionales. Salir solo del agujero es una quimera. Hablo de las depresiones clínicas, claro. Luego ya estamos todos los demás con nuestros bajones de andar por casa y nuestra terribilitis de saldo.

    • Fernando Solera

      Mientras sólo sea terribilitis de saldo vamos bien. Este mundo no está especialmente diseñado para la gente sensible, y doy fe de que quien cae en ese pozo lo tiene complicado. Nos tomamos la vida demasiado en serio y, al final, para nada.

  • BERNARDO

    Estoy completamente seguro que si hubiera tenido más capacidad de olvidar mi pasado ahora sería algo más feliz o bien estaría más satisfecho con la vida.Yo creo que si hubiera tenido los padres adecuados habría tenido mejores herramientas para navegar por el mundo. Reparar las heridas emocionales sufridas en la infancia/adolescencia es francamente difícil, en esas etapas se configuran muchos aspectos que marcarán la percepción de la vida que tiene un adulto.
    Por miles de teorías, frases célebres, recomendaciones y terapias que puedan existir para ayudar a las personas con problemas mentales, no veo mejor proceso curativo que el de mi primera frase,capacidad para olvidar, borrar del disco duro todo aquello que nos hace daño e intentar llenar ese espacio con mucho amor.
    Un abrazo.

    • Fernando Solera

      Sé muy bien de lo que hablas, Bernardo, demasiado bien. Quienes han tenido unos padres amorosos y comprometidos no saben la suerte de la que han gozado.

      Olvidar, efectivamente, es la mejor manera de salir adelante, pero a veces ‘la loca de la casa’ se pasa de frenada y nos atormentamos nosotros solos. De hecho en el último podcast he hablado precisamente de eso, de la necesidad de hacer un uso inteligente de la memoria, porque de lo contrario estaremos condenados a cadena perpetua.

      Un abrazo.

  • De entrada, una pregunta: ¿ Abatimiento es sinónimo de depresión?No soy experto, pero creo que abatimiento hace referencia a un estado de ánimo más o menos pasajero. Me puedo sentir abatido hoy porque no he dado pie con bola, porque todo me ha salido al revés. Pero después de un sueño reparador, a la mañana siguiente estoy dispuesto a dar otra vez guerra.
    La depresión la considero un estado de ánimo menos coyuntural y difícil de salir sin ayuda, lo que pasa es que hoy tendemos a banalizar sobre todas las cosas y decimos “hoy estoy depre” con demasiada facilidad.

    • Fernando Solera

      Abatimiento no es sinónimo de depresión, pero si sucumbes al abatimiento, si caes en él a conciencia, entonces sí que te conduce a la depresión. Nadie sufre una depresión de la noche a la mañana, es algo que se va cociendo a fuego lento.

      En cuanto a la frivolidad con la que mucha gente emplea la palabra depresión, sería para darles unas collejas de campeonato, querido Emilio.

  • El otro día dejé aquí mi comentario. Hoy venía a leer tu respuesta, pero veo que no ha salido, no sé si por un error mio o por cualquier otra circunstancia.
    Más o menos venía a decir que para mí (es decir, en plan subjetivo, porque sólo dispongo de una formación básica en psicología) una cosa es el abatimiento y otra la depresión.
    Entiendo el abatimiento como algo circunstancial: hoy me ha salido todo al revés, estoy cansado y a punto de tirar la toalla. Pero después de un sueño reparador, una ducha y una buena taza de café empiezo a ver las cosas de otra manera…
    La depresión la entiendo como una situación prolongada en la que se necesita dios y ayuda para salir de ella.
    Lo que pasa es que hoy tendemos a banalizar las cosas y no es raro decir a alguien “hoy estoy depre” por el mero hecho, por ejemplo, de que hace un día gris y amenaza con caer cuatro gotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *