Me olvidé de vivir

Quienes tenéis cierta edad como yo, el título de esta entrada os recordará una canción de Julio Iglesias, para mí de las mejores de su vastísimo repertorio. En mi caso, a mis 42 años, he constatado que yo también me olvidé de vivir, y quizá tú te sientas igualmente identificado con este concepto. Yo descarrilé a los 16 años. Desde entonces, he deambulado como alma en pena, perdido por este mundo demasiado duro para las almas sensibles. Con este mundo no puedo, y creo que a algunos os puede pasar lo mismo. Por eso, cuando mi hermano me dijo que en esta vida “o pisas o te pisan”, se me cayó el alma a los pies. Si la vida va de ser una apisonadora, que paren que me bajo. Eso sí, que nadie olvide que quienes apisonan serán apisonados. Llamadlo justicia divina o como prefiráis.

Mis palabras de hoy están inspiradas por el gran José Antonio, que lo ha vuelto a hacer. En cinco minutos ha hecho saltar por los aires todos los libros y cursos de autoayuda. Porque esto de vivir, como él tan brillantemente apunta, va de dar, de recibir y de agradecer. Yo soy tú, no eres mi enemigo y no tenemos por qué pisarnos, querido hermano. Pero para llegar a esa conclusión ha habido que pasar antes por un sufrimiento interminable, como relata en su colosal entrada. Aprovechando que estamos entre amigos, os confieso que un hombre sabio me dijo que le sorprendía mucho que yo pudiera seguir vivo. A mí también, habiendo vivido en una familia que nunca me quiso. Quienes hemos pasado por el infierno en soledad, como José Antonio, como yo y quizá también como tú, no sabemos muy bien cómo estamos vivos, pero la realidad es que aquí seguimos. Y seguiremos mientras seamos necesarios. Exactamente igual que tú.

La vida no va de hacer grandes sacrificios, de luchar contracorriente, ni de ser un caballero sin espada. El ratito que pasamos por aquí va de fluir, de amar y amarse, de cuidar y cuidarse. De descubrir en definitiva que la vida es un milagro y que quienes pisen serán pisados. La vida, amigos míos, no es un tablao flamenco, aunque nos hayan convencido de lo contrario. Si quieres recordar lo que es vivir, empieza por pensar en ti, ayudarte y quererte. Y sobre todo no permitas jamás, como yo hice por pánfilo, que nadie te hunda en la miseria, ni tu padre. Todo ser humano se merece un respeto. Todos estamos aquí para dar lo mejor de nosotros mismos, por supuesto también para recibir, y cómo no para agradecer. Como dijo el maestro Eckhart: “Si la única oración en tu vida fuese “gracias”, sería suficiente.”.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

Leave a Reply

6 Comments on "Me olvidé de vivir"

avatar
Sort by:   newest | oldest
Chechu
Guest

“A veces podemos pasarnos años
sin vivir en absoluto, y de pronto
toda nuestra vida se concentra
en un solo instante.”

(Oscar Wilde)

efurom1
Guest

Hola Fernando: Estoy de acuerdo con muchas cosas de las que aquí se dicen. Por ejemplo: tú no eres mi enemigo…; vivir es dar, recibir y agradecer, etc Sin embargo, lo de una familia que nunca me quiso parece ma´s difícil de compartir… si esa afirmación se hace de forma total y absoluta.
Me explico: todos nos hemos movido en una familia y sabemos que hay rachas, etapas, familiares que unas veces te llevas bien y otras fatal. Pero no todos y al mismo tiempo. Siempre hay un tío, un primo, un abuelo…por no decir un hermano que en esos momentos te apoyan. Y luego pueden estar los amigos.
Algunas veces parece que nos fallan todos, pero el hecho de seguir vivos demuestra que eso no siempre es así.Un abrazo!
PD. Nunca es tarde para empezar a vivir…

nosce
Guest

“Si la única oración en tu vida fuese “gracias”, sería suficiente.”.

Gracias Fernando.

wpDiscuz