Mujer trabajadora

Hoy me va a tocar hablar bien de las mujeres, para que luego no digan que no somos progresistas. A mí me parece muy bien que las mujeres se incorporen al mercado de trabajo, pues son capaces de hacer las cosas igual de mal que nosotros o incluso peor. Lo de la paridad también está muy bien, pero siempre y cuando demuestren su capacidad, porque de lo contrario es mejor que las cosas sigan como han estado siempre, pues tampoco nos ha ido tan mal. El caso es que yo me alegro de que exista la mujer trabajadora. A mí también me gusta ver en las reuniones, además de metrosexuales imberbes, nueva modalidad de maricones que además no dejan de hacerme la pelota, a una o varias mujeres con un par de tetas bien puestas que me permitan aliviarme de la dura rutina laboral.

Lo que me resulta descojonante es que ahora también quieran cobrar un sueldo como amas de casa. ¿Desde cuándo hay que pagarlas por ver la tele, tomarse el vermú y hablar por teléfono? Mi madre sí que fue una mujer ejemplar, de ésas que obedecía a su marido como es debido. Ya no quedan mujeres como las de antes, que sabían cocinar y servían siempre lo mejor de la olla al marido, pues para eso es el cabeza de familia. Si a mí me parece muy bien que la mujer trabaje, porque además tampoco viene mal un dinerito extra en casa, pero de ahí a creer que pueden hacer lo que les dé la gana, media un abismo. Sé que los hombres y las mujeres tenemos los mismos derechos, pero hay determinadas tareas que, como todo el mundo sabe, son propias de ellas: fregar, cocinar, atender a los hijos, a los enfermos y a los mayores de la familia… Nosotros bastante tenemos con el trabajo diario y con aguantar estoicamente que nuestra secretaria no deje de dar rupertas a nuestras platónicas pretensiones, pese a que les subimos el sueldo.

Por cierto, menos mal que ella me ha recordado que hoy es el día de la mujer trabajadora, pues casi lo había olvidado ya que anoche llegué a las tantas a casa tras ver con los colegas cómo perdía el Madrid. Demasiado golferío en ese vestuario. El caso es que a mí me parece bien que las mujeres asciendan en sus centros de trabajo, porque como he dicho antes yo soy un demócrata convencido y antes de ser alguien me aprendí el artículo 14 de la Constitución, aunque a fuerza de ser sincero creo que pocos más, ¡para lo que sirve!. Lo que tengo muy clarito es que nadie me podrá quitar de la cabeza la idea de que la mujer sirve mucho mejor que nosotros para las labores de abastecimiento, mantenimiento y cosas así. En cambio, como la mujer es la duda en sí misma debido a su inseguridad genética, no sirve para estar en las altas esferas donde hay que poseer una despiadada firmeza.

Yo debo de reconocer, porque para algo soy un progresista convencido, que a veces pongo la mesa y tiro la basura. Es más, en alguna ocasión en que ella ha estado enferma hasta he fregado los cacharros, no siendo menos cierto que luego me lo ha agradecido febrilmente. Tú ya me entiendes. Perdona, pero te tengo que ir dejando, pues dentro de unas horas tengo una cita con un nutrido grupo de feministas que celebra el día de la mujer trabajadora y tengo que preparar mi discurso para contentarlas hasta el año que viene. Tendré que decir las chorradas de siempre: que si tienen que cobrar los mismo que nosotros, que si están igual de capacitadas que los hombres, etc. Menos mal que acaba pronto y podré ir a jugar al pádel contigo mientras mi mujer lleva a los niños al dentista. Hasta la tarde, José Antonio. Besos a tu mujer.

7 comentarios

  • Browner...Seguro?

    Lo leo como me imagino que es en plan guasa, y he de reconocer que esta muy bien y que efectivamente asi es el dia a dia… y en este pais aun quedan muchos machistas.. pero creo que este no es tu caso…

    o eso espero, porque si no ..vaya tela

  • Fernando Solera

    Por supuesto que es en plan guasa, browner…seguro?. Sólo he querido describir el machismo que sigue habiendo en este país, y más concretamente el de muchos hombres que van de progresistas pero que en el fondo están en el jurásico. Saludos.

  • Anonymous

    Al principio me he sentido ofendida, pero luego he visto que iba de coña. A veces, las bromas hay que lanzarlas a aquel que sabe entenderlas. Hay mucho tonto por ahí suelto que entiende justo lo que no es. A las mujeres todavía nos queda mucho camino por andar, y tenemos que dejar las cosas muy claras porque todavía hay demasiados hombres viviendo en el pleistoceno. Tana.

  • Anonymous

    Irónico y brillante, aunque con un pelín de mala leche.

  • Anonymous

    Cabreante en principio pero irónico y sorprendente al final. Y pensar que hay gente así … Pirulo15 (no sé cómo coño se deja el nombre del que firma en este blog)

  • Fernando Solera

    A Pirulo15:

    Creo que hay tres formas de dejar opiniones: como usuario de blogger, como anónimo, y una tercera dejando tu nombre y página web. Saludos.

  • Anonymous

    entré aqui por casualidad , estaba buscando un foro, o chat o no sé como se llama, para comunicarme con otras mujeres en mi situación que seguro que las hay, pero solo encuentro contactos eroticos. Seguro que si fuera abogado o general del ejercito encontraria algo.
    El articulo me parece FACILON creo que es lo que mejor lo define

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *