A nadie le va mal mucho tiempo sin que él sea culpable

Aunque nos resulte muy cómodo declarar culpable a otro de nuestros males, creo que la cita de hoy del colosal escritor y filósofo francés Michel de Montaigne resulta tremendamente certera. Mal que nos pese a menudo, debemos asumir nuestra responsabilidad personal ante las adversidades de la vida.

Sé muy bien lo que es el victimismo porque es muy fácil caer en él si has sufrido episodios muy duros. Es un pozo del que resulta tremendamente complicado salir. En cualquier caso, es inútil culpar eternamente a los otros del mal que nos hayan hecho. Si no nos gusta nuestra vida siempre, en mayor o menor grado, podremos hacer algo para cambiarla. Nuestros verdugos nunca vendrán a ayudarnos.

culpable

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

2 comentarios

  • Domingo

    Buf, la frase es tremendamente dura, no deja ningún resquicio a la escapatoria. No obstante, creo que la clave está en la responsabilidad, prefiero ese concepto al de la culpa, que tiene otro tipo de connotaciones. Yo jamás juzgo a las personas en función de si hacen mal o bien las cosas (como digo, no me gusta el concepto de culpa), si no en si son responsables de las consecuencias que de ahí se deriven. No me importa si lo hacen bien o lo hacen mal siempre y cuando se aten a los frutos de esas acciones, sean estos buenos o malos, pero sin excusas ni coartadas. Así entiendo yo la responsabilidad: casarse con los efectos de lo que hacemos o dejamos de hacer.

    • Fernando Solera

      Efectivamente, querido Domingo. La palabra culpa es demasiado dura, incluso cruel.

      También es cierto que estamos rodeados de irresponsables, a veces nosotros mismos, que sólo nos responsabilizamos de nuestros éxitos y culpamos al vecino de nuestros errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *