No estamos aquí para llenar las expectativas de nadie

“No estamos aquí para llenar las expectativas de nadie” es una cita del neuropsiquiatra y psicoanalista Fritz Perls, creador junto a su esposa Laura de la célebre terapia Gestalt.

Los seres humanos, aunque tengamos una familia, padres, pareja, etc., en el fondo somos libres. Lo somos, aunque demasiado a menudo nos convenzan de lo contrario. Si te olvidas de ser tú mismo para cumplir las expectativas ajenas, no te merecerá la pena vivir. Quizá te cueste muchas lágrimas, pero al final no te quedará otra opción que aprender esta gran verdad.

Como siempre, gracias por estar ahí.

expectativas

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

7 comentarios

  • En cuanto a tu podcast de hoy, no creo que seas el único que ha sido educado para ser un niño bueno e intachable. He conocido muchos casos como el tuyo y, los desafortunados, se han llevado más palos que una estera: lamentable, porque es difícil darle la vuelta a esta situación.
    Bueno Fernando, que estoy de vuelta y ya sabes lo que eso significa: estás condenado a aguantar mis comentarios…que yo entiendo que unas veces serán más atinados y otras, no tanto. A ver si el nuevo curso predomina los primeros.
    PD. Todavía no he podido arreglar el ordenador, pero tenías más razón que un santo: en el móvil si he podido ver mi comentario y tu respuesta.

  • Domingo

    Esto entronca con lo que ya manifesté en mi comentario anterior. Mi consejo es frustrar con rapidez y con frecuencia las expectativas que los demás depositan en nosotros, a ver si así captan el mensaje de una puñetera vez. El listón que se lo ponga cada uno… o como si se quiere vivir sin listón, vaya, que también es legítimo. O cortamos el paso a los intrusos o seremos forasteros de nuestra propia vida.

    • Fernando Solera

      Para tener sólo 32 años (casi 33, jejejeje) eres muy maduro. El problema es, como en mi caso, si te dejas chantajear emocionalmente por quienes te han puesto el listón en las nubes cuando no podías más. Como dice un amigo mío, “hay que ser bueno pero no tonto”.

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *