No es posible despertar a la conciencia sin dolor

“No es posible despertar a la conciencia sin dolor” es una cita del psiquiatra suizo Carl Jung. El genial médico sabía perfectamente que nos resulta mucho más fácil vivir fingiendo que atrevernos a mirar a nuestro interior y ser fieles a nosotros mismos. Nos resulta cómodo vivir aparentando ser otro, pero acaba resultando una losa demasiado pesada, os lo puedo asegurar. Más vale, por doloroso que sea, ser tú mismo con todas las consecuencias, que interpretar un personaje para complacer a los demás. Eso no es vivir, sino actuar, y aunque la vida sea un teatro, las máscaras han de caer si no queremos acabar asfixiados por ellas.

conciencia

Share on Facebook4Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

4 comentarios

  • Bernardo

    Magnífico, vi esa película el año pasado, es un film para guardarlo y verlo de vez en cuando, confieso que estoy rodeado de protagonistas como el de La vida de nadie, y también es posible que yo sea J.Coronado.
    Más que tener coraje yo creo que se necesita ser Sylvester Stallone en una realidad que se parece cada vez más al argumento de La vida de nadie, las mentiras se interpretan por todos los escenarios posibles, la política, la empresa, el estado, la familia, etc…
    A mi juicio, das en el clavo en señalar a uno mismo como responsable último de interpretar una farsa y no ser auténtico, pocos se atreven a quitarse la máscara; el correo electrónico, el wastsapp, las redes sociales,incluso el teléfono,todos estos medios sirven de parapeto para no caer en al vacío que puede provocar una conversación cara a cara, corazón a corazón, contigo frente al espejo o con tus seres queridos.

    Abrazos.

    • Celebro que os haya gustado el podcast. La verdad es que la película de José Coronado, ‘La vida de nadie’, daría para una tesis doctoral acerca de las máscaras de los seres humanos. Como bien comentas, Bernardo, hace falta ser un superhéroe para atreverte a mostrarte auténtico, pero es lo único que queda si uno no quiere morir con la sensación de que su vida, como la del protagonista de la peli, ha sido una auténtica farsa.

      Abrazos.

  • Domingo

    Un peliculón `La vida de nadie´, un imperdible de la cinematografía española de los últimos tiempos por lo que tiene de radiografía exhaustiva, casi clínica, de nuestra era. Ponerse delante del personaje que encarna Coronado es ponerse a mirar una sima muy oscura de nosotros mismos, que a saber cuántas veces hemos impostado o interpretado el papel de impostor sólo por mantener un status, proyectar una imagen en los demás o por mera supervivencia, pues los motivos pueden ser muy variados. Sin embargo, el sustrato común es el autodesprecio, no consideramos que nuestro verdadero yo sea digno de ser mostrado a los demás, nos avergüenza, nos hiere, por eso nos inventamos otro… y tan nociva es la sinceridad sin límites -propia de cuadros patológicos y semidioses- como la farsa sin diques.

    • Gran reflexión, Domingo. Coincido contigo en que es una película excelente, que desgraciadamente poca gente ha visto. ¿Quién no puede sentirse, al menos hasta cierto punto, identificado con el papel de su protagonista. Como bien apuntas, el autodesprecio, la nula autoestima, nos acaba convirtiendo en personajes desdichados que renegamos de nuestra propia esencia, y eso nos genera un conflicto interior terrible, como le sucede a Coronado en la película.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *