Poco que decir

Llevo desde mediados de septiembre sin publicar nada. El motivo es muy sencillo: apenas tengo cosas que contar. Esto no significa que vaya a cerrar el blog, ni mucho menos, pero sí que sólo deseo escribir pensamientos que yo crea que merece la pena compartir. Escribir por escribir me parece una tontería, y lo último que pretendo es haceros perder el tiempo con textos insustanciales. En los últimos años he escrito hasta la saciedad sobre la crisis económica, y ahora, que contemplo indiferente cómo todo se desploma, no tengo nada que añadir. O al menos nada que no haya repetido en demasiadas ocasiones. Si queréis leer un artículo muy interesante al respecto de nuestra situación actual, os recomiendo el que mi amigo Carlos Javier Galán acaba de publicar en su magnífico blog. Se titula ‘De huelga, pese a todo ‘. Yo no puedo estar más de acuerdo con lo que ha escrito.

Me gustaría destacar que la desunión tan radical que sufre nuestra sociedad nos va a llevar por el peor de los caminos posibles. Si no nos plantamos, con sindicatos o sin ellos, aquí vamos a vivir lo que no está en los escritos. Lamento ser tan crudo, pero yo al menos lo veo así. Vivimos saturadísimos de información gracias a internet, lo cual está siendo un arma de doble filo, porque nos está impidiendo ver las cosas con la perspectiva necesaria. Es lo que quise explicar cuando hablé de sentarnos tranquilamente en soledad sin hacer nada. Creo que hacerlo hoy no es sólo una necesidad: es algo vital. Tenemos que darnos cuenta de que así no podemos seguir.

También creo que vivir enganchado a internet es muy malo, y por eso voy a predicar con el ejemplo. Durante el mes de octubre espero publicar algún artículo y leer a los amigos blogueros, pero no lo haré con frecuencia. Prefiero dosificarme, tomar aire y prepararme para los tiempos que se avecinan. No quiero que mis palabras suenen desesperanzadoras, porque en el fondo estoy convencido de que saldremos adelante y con más fuerza que nunca. Simplemente lo que toca ahora, al menos por mi parte, es ver las cosas con perspectiva, fríamente, desconectándome del colosal ruido que nos aturde mucho más de lo que imaginamos. Suerte a todos, porque la vamos a necesitar. No permitáis que el miedo mediático os amilane y tampoco dejéis de luchar por vuestros sueños. Ah, y sed felices, que para eso estamos aquí.

17 comentarios

  • carla

    Te seguimos esperando.
    Haces bien en dosificarte.
    Te recomiendo esto que acabo de leer. Que pais!!!!
    http://libertadprohibida.wordpress.com/2010/09/30/%c2%bfsabemos-que-se-hace-con-nuestros-impuestos/

  • Me parece muy buena idea por tu parte y espero que te resulte muy bien. Es más, seguramente te la robe en cierta ocasión. Está bien tomarse un tiempo desconectado de la red, así en plan “asceta digital”.

    ¡Un saludo!

  • A veces, desde la distancia, se puede ver las cosas más claramente.
    Aquí seguiremos para disfrutar de tus artículos para cuando tú quieras.

    Un abrazo

  • Como dijo en su día el compositor Ludwig van Beethoven: “Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo”. El silencio puede significar muchas cosas: un sí, un no, un quizás… pero como éste no deja de ser un misterio, mejor respetarlo como bien haces, estimado Fernando, porque la respuesta también puede encontrarse alli: detrás del silencio.

    Hoy me ha pasado lo mismo que a ti. El silencio hubiera podido convertirse en una forma de justificación de un posicionamiento ideologico lo más global posible, como es aquél al que intento llegar, pero no he podido reprimir el impulso de escribir cuatro líneas para la posteridad.

    Salutacions!

  • No siempre se tiene algo que decir, a veces, el silencio durante una temporada es necesario para reflexionar, y porque se necesita para recargar pilas, pero por favor, no te alejes mucho, me gusta leer las realidades que nos cuentas, eres tú el que nos haces ver la cosas como son, sin tapujos y engaños.

    Tu blog es uno de mis preferidos, y egoistamente te diré, que si te alejas, me siento un poco perdida.

    Un beso.

  • Es curioso cómo nosotros mismos, escribiendo en nuestros blogs, contribuimos a generar más “ruido”, el mismo que decimos combatir. Es la pescadilla que se muerde la cola. No hay escapatoria pues salvo la que tú propones, la del silencio, pero éste no suele durar demasiado. Nos vemos empujados a generar más “ruido”. Va en nuestra naturaleza. Somos seres sociales y dialógicos.

  • Josep Julián

    No te preocupes. Desintoxicarse es un derecho que se toma por propia voluntad, de eso no hay duda. No obstante, no será porque no haya cosas que contar sino por una desgana de contar según que cosas y que comprendo. Hasta que tú quieras y mucha suerte para ti también.

  • Escribe cuando quieras, cuando te apetezca, nunca debe tomarse como una obligación. Y no nos vamos a ir, Fernando, estaremos esperando. (Gracias por recomendar mi artículo). Un abrazo.

  • Otra revolucion que solo sirve para rellenar periodicos..

  • ricky_titraun

    Descansa y vuelve cuando tengas las pilas cargadas. Nosotros te estaremos esprando
    Saludos

  • Sofia

    Estiamado Fernando:
    Coincido con Domingo , es algo para pensar, lo que me parece muy sano es tomar un espacio para que las aguas se aquieten, las del espiritu, cuando estas en la voragine estas con el agua hasta la nariz y no tienes perspectiva, en cuanto te alejas, todo cambia. La inmediatez de las comunicaciones y las noticias, no nos dan tiempo a digerir las realidades, estamos bombardeados de tanta informacion que si matan a 10 o 15 tipos en Angola, no afecta, o si hay un terremoto, te preocupa, pero a los 15 min has visto tantas imagenes y que a ti no te pasa nada y tu vida sigue, que no te afecta, y es un horror.
    No se como se hace para alejarte del mundo en el mundo, espero que encuentres tu equilibrio, y que sepas que tus escritos son un aporte, al menos para mi vida muy buenos, que hacen diferencia, que en vez de hacer ruido dan una alternativa de paz.
    Suerte y te estare esperando.
    Sofia.

  • emilio

    Haces bien, Ulises, Hay que dosificar. Me parece que estamos llegando como bloggers a una segunda etapa: en la primera, escribíamos todo lo que se nos ocurría. La segunda, creo, es más selectiva, buscaremos más la calidad que la cantidad. Un abrazo: emilio

  • Descansa y carga las baterías.

    Un abrazo.

  • Mayte

    Te seguimos esperando, Fernando. Recarga las pilas y sobre todo, no te olvides de nosotros, que estaremos ávidos de leer tus irónicos y magníficos artículos.

  • Se te echa de menos Fernando pero tienes todo el derecho del mundo a elegir la decisión que has tomado.

    Un beso.

  • emilio

    Bueno Fernando, me parece muy bien tu silencio…pero sin dejar de visitar -de vez en cuando- a los amigos 🙂

  • Te había perdido la pista, me alegro de encontrate de nuevo.
    Y estoy de acuerdo contigo: mejor el silencio que rellenar por rellenar.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *