Que no nos pase nada

Dejada atrás la Semana Santa y ya de vuelta a la rutina, regresamos un poquito más inmersos si cabe en una crisis económica que va a desatar más pasiones que la popular madrugá sevillana. Para empezar, ya se especula con la posibilidad de que este mismo año veamos la gasolina a 1’50 euros por litro. Esta imparable escalada del precio del petróleo va a dañar más aún al sector automovilístico español, pues si mirando las facturas a uno le entran ya pocas ganas de comprarse un coche, imagínate si caes en la cuenta de que llenar el depósito hoy te cuesta casi dos mil pesetas más que hace un año. Si como parece el petróleo está llegando a su fin, no es de extrañar que el precio del crudo vaya a seguir subiendo. Lo que parece seguro es que, hasta que no se agote el último litro del oro negro, nos negarán esta cruda realidad, nunca mejor dicho. Para entonces, esperemos que estén listas otras energías alternativas y así el mundo pueda seguir funcionando.

Paralelamente, la burbuja inmobiliaria española ya ha explotado, aunque la banca intenta por todos los medios que no nos enteremos, para que sigamos endeudándonos hasta el infinito y más allá. El problema radica en que el endeudamiento de las familias y los bancos ha alcanzado tales cotas, que en breve vamos a conocer quiebras por doquier. La gran incógnita es: ¿acabaremos sufriendo en nuestro país el tristemente célebre corralito?

Hasta hace cuatro días, el charlatán de Zapatero nos prometía el oro y el moro en campaña electoral. Sin embargo ahora su ministro de economía, el sobrevalorado Solbes, ya se la ha empezado a envainar, pues el paro está creciendo espectacularmente, y no sólo debido al hundimiento del sector de la construcción. Esta nueva coyuntura va a provocar que la política de subvenciones prometida por nuestro presidente se vaya por el desagüe, tras la honestidad que quizá nunca tuvo.

Si a este cóctel tan explosivo le añadimos que la asfixia económica de los currantes españoles, que están entre los peor pagados de nuestro entorno, va a provocar una caída brusca del consumo interno, la consecuencia inmediata parece evidente: más paro. Nos han metido definitivamente en una espiral que sabemos cómo ha comenzado pero no cómo va a terminar. Quizá, y de hecho sería lo deseable, acabe con una nueva filosofía en la economía mundial, estructurada de un modo menos usurero y, por tanto, más justo. Pero hasta que eso pueda ocurrir nos va a tocar sufrir, si no queremos irnos a buscar las habichuelas a otro país donde vivir dignamente.

6 comentarios

  • celia

    Si a todo esto añadimos que manejan las estdisticas a su antojo, que las cifras de paro varían notablemente en esta última legislación al incluir los contratos a inmigrantes, que el personal cada vez se fía menos del Inem para buscar trabajo, que las cifras economicas de Solbes no preveian una vez más la subida del petroleo, que los españoles no tenemos dinero para consumir, que cada vez tenemos menos voz, que ante el clamor al cambio de la ley electoral, el gobierno se hace el sordo, al igual que culpa de los problemas para renovar el poder judicial al PP, cuando a ellos tampoco les interesa aumentar la independencia de este, y sobre todo que existe una especie de ceguera colectiva, como si la figura de ZP nos iluminará de tal forma que pensaramos es la solución a todos nuestros problemas, lo cual no es culpa nuestra sino de una campaña mediatica, muy bien llevada por cierto, de miedo hacía la derecha y discriminación total hacía los otros partidos, dice el sabio que las masas son facilmente manipulables, y lo importante es aislar al librepensador individual, para que no pueda convencer a grandes masas, en una palabra Fernando tenemos lo que nos merecemos, veamos que pasa pero yo estoy contigo, lo veo muy complicado. Bicos.

  • España necesita profundas reformas estructurales si de verdad pretende afrontar con ciertas garantías de éxito los nubarrones que se avecinan y no creo yo que un ministro como Solbes, que dejó en quiebra técnica la Seguridad Social en 1996 y cuya gestión opaca se caracteriza por la molicie y el a ver qué pasa, vaya a resolver gran cosa. Y eso si no la enreda aún más, que todo es posible. Ahora que también te digo, amigo Fernando, que sus posibles sucesores (Miguel Sebastián, David Taguas, David Vegara y compañía, todos de la esfera de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno) tampoco me ofrecen demasiadas garantías. Esto de tener siempre que elegir entre Guatemala y Guatepeor se está convirtiendo ya en una feísima y desoladora costumbre. Qué pena.

    Domingo’s last blog post..Kosovadas

  • El personal todavía no es consciente de lo que se viene encima;un tsunami en forma de tres millones de parados, que va a arrastrar familias, hipótecas, embargos judiciales, y que nos va a retrotraer a tiempos de carestía e incertidumbre como jamás se han conocido en este pais.
    Hay bancos y entidades financieras,técnicamente en quiebra, que subsisten gracias ala respiración asistida del Banco de España; empresas como Martinsa-Fadesa, que están al borde de la suspensión de pagos, y cuya caida arrastraría en un efecto dominó devastador, a todas esas pequeñas y medianas promotoras y constructoras(las que todavía no han cerrado), al averno.
    Malos tiempos,Fernando.
    Coda:
    Te recomiendo que leas un post de Julio Andradas titulado "Paciencia", en el blog de Natalia Pastor.(es la transcripción literal de una conversación un alto ejecutivo de banca).Demoledor.

    Gutiforever’s last blog post..Conversión

  • Muy bien, Fernando. Del petróleo sólo tedigo que hay muchos oscuros intereses de por medio, y nosotros no somos más que las pequeñas piezas que hacen que el sistema funcione. De la Economía, yo creo que va a ser una úlcera sangrante para el Gobierno. El problema es que tiene trazas de convetirse también para el resto de paisas. Saludos.

    Andrés’s last blog post..El triunfo de la Nación

  • Mayte

    Muy acertada tu crítica ante la recesión, y posible crisis económica, que se nos viene encima. El tema del petróleo da para mucho, porque de un bien que la Tierra nos "regaló" hace miles de años, hemos hecho un consumo abusivo, y extenuado sus recursos hasta la saciedad de tal forma que ya no tenemos de dónde chupar.  ¿Cuándo llegarán energías renovables? ¿Seremos lo suficientemente cautos para poder manejarlas sin derrochar, como habituamos? 
    Visto el panorama en este país, no debemos preocuparnos de derroches.  Ahí tenemos a Capitán Patapalo, alias Sr. Solbes, que como bien dices está sobrevalorado pero que nos va a enseñar a los ciudadanos de a pié a apretarnos más el cinturón para ahorrar unos maltrechos eurillos y la calderilla que llevamos en los bolsillos.  Pues a mí ya no me quedan más agujeros en el cinturón así que a ver qué pautas me da.

  • Fernando Solera

    Celia: No añado ni quito una coma de tus palabras. Las suscribo tal cual, sin más. Comparto tu pesimismo, sin duda. Un biquiño.

    Domingo: Ya sabes lo que opino sobre la situación en España por las opiniones que dejo en tu excelente blog. La crisis económica es internacional, sin duda alguna, pero en nuestro país se va a ver extraordinariamente agravada por el sobreendeudamiento. ¿Por qué será que suelen ser los socialistas quienes dejan España como un solar?

    Gutiforever: Lo leí, lo leí. De hecho opiné en dicho artículo, el cual, efectivamente, es demoledor. Si a eso le añadimos todo lo que tan acertadamente comentas, nos encontramos ante una encrucijada de consecuencias impredecibles.

    Andrés: El petróleo se está agotando, la crisis energética comienza a ser más que preocupante, y sin embargo nuestro presi se dedica a ningunear la energía nuclear, mientras que Sarkozy y Brown se acaban de reunir para fortalezar sus proyectos nucleares. Saludos.

    Mayte: No esperes nada bueno de Solbes, aunque goce de un cierto prestigio. El único consuelo que me queda es que esta crisis acabe llevándose por delante a toda esta patulea de incompetentes que van a dejar al país para el arrastre.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Nos vemos en la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *