Quien sabe de dolor, lo sabe todo

“Quien sabe de dolor, lo sabe todo” es la cita del podcast de hoy, cuyo autor es el genial escritor italiano Dante Alighieri, padre de La Divina Comedia, sin duda una obra cumbre de la literatura universal. Apoyándome en esa frase reflexionaré contigo acerca del dolor, y de lo importante que es para el crecimiento y la evolución de una persona, especialmente si queremos desarrollar algo tan necesario como la empatía, tan ausente en nuestros tiempos. Os dejo con el podcast. Gracias como siempre por seguir ahí.

dolor

6 comentarios

  • Bernardo

    Estimado Fernando; tu audio me ha emocionado mucho, has descrito una parte de mi existencia, ese relato desgarrador de personas que han sufrido mucho, cuantas veces me ha dolido el alma, la frase lo dice todo.
    Cuantas veces he pensado que no aguantaría más, cuantas lagrimas derramadas por el camino antes de llegar a casa, al salir del trabajo( que me habían buscado mis padres con tan solo 16 años) deseaba no tener que volver a casa, mis padres me esperaban para quitarme el sueldo, apenas había nada en el frigorífico, tenía que cuidar de mis hermanas pequeñas, por las noches apenas podía dormir porque mi madre estaba viendo la televisión hasta altas horas de la madrugada ( yo dormía en el salón), y así un largo relato que lo dejo para la imaginación de cualquier persona.
    Es cierto que con el paso del tiempo tienes dos opciones, descargar con cualquier tipo de violencia hacia ti o hacia los demás lo que llevas dentro, o transformar el dolor en amor.
    En mi caso, me ha costado quererme a mí mismo, pero lo he canalizado mejor hacia los demás.
    Ese dolor profundo que sientes es indescriptible, son tus padres los que te han dado la vida…
    El dolor me ha enseñado mucho, cuando hablo con las personas les miro a los ojos, los escucho con atención, les cojo la mano si hace falta, cuando beso, beso de verdad, con pasión.
    Disfruto diciéndoles a mis hijos, a mis hermanos, a mi mujer, que los quiero… me encanta conversar, despacio, con respeto, escuchando atentamente a los demás, esas son las pequeñas sabidurías que te deja ese libro que a veces me gustaría no haber leído, El Dolor.
    Y me alegro de haber dado contigo, desde la distancia, con todo mi cariño, un abrazo fuerte.

    • “Es cierto que con el paso del tiempo tienes dos opciones, descargar con cualquier tipo de violencia hacia ti o hacia los demás lo que llevas dentro, o transformar el dolor en amor.”

      Toda tu reflexión, pero en especial esta parte, resume a la perfección lo que tanta gente puede sentir, Bernardo. Y como bien dices, cuesta mucho quererse a uno mismo, no castigarse, no creer que sólo te mereces cosas malas. Cuesta una barbaridad. Pero hay que seguir intentándolo.

      Gracias a ti, siempre, por tu participación. Un abrazo fuerte.

  • Domingo

    El dolor, en uno mismo, hay que hacerlo fructífero, motor de otras cosas, que no sea estéril y para nada, y en los demás, respetarlo, aunque no hacerlo motivo de lástima, pues eso sería añadir al otro una nueva ración de sinsabor. No sé si quien sabe de dolor lo sabe todo (todo es una palabra demasiado grande), pero sin duda sabe más que aquel que siempre ha tenido la vida de cara. Siempre crecemos por oposición a algo y el dolor suele ser pared robusta para que ascienda por ella la hiedra. Cuando muramos nos llevaremos con nosotros apenas un puñado de certidumbres, cabrán en la cabeza de un alfiler.

  • Uf, Fernando! No me digas que te has leído la Divina Comedia. Si es así, no sabes la envidia que me das. Dices hoy, entre otras cosas, que una vida no es suficiente…Eso también me vale para el capítulo de las lecturas. Será que yo empecé a leer tarde, pero si empezara otra vez, empezaría por los clásicos…
    Estoy de acuerdo en que el dolor es “fuente de sabiduría”, pero la tendencia instintiva (?) es evitar el dolor. Tal vez por ello el personal prefiere vivir en “un mundo feliz” y evadirse del dolor (sin hacerle frente) siempre que puede.

    • Sí, Emilio: me leí ‘La Divina Comedia’, obra densa pero con una enseñanza que va mucho más allá de lo evidente.

      En cuanto a evitar el dolor, todos queremos evitarlo, y efectivamente hay mucha gente que prefiere vivir disfrutando del soma de ‘Un mundo feliz’. En fin, es una lástima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *