Rema en tu propio barco

¿Llevas tú el timón de tu vida en libertad? ¿Estás remando en tu barco o en el de otros? ¿Sabes realmente si te diriges a donde tú deseas? Para hallar la respuesta común a estas preguntas, basta descubrir si estás disfrutando de la vida, con sus luces y sus sombras, o si por contra estás viviendo desdichadamente la que otros eligieron por ti. De eso nos habla Eurípides en la cita de hoy, como analizaré para vosotros en el siguiente podcast. Como siempre, gracias por estar ahí.

libertad

4 comentarios

  • Hola Fernando: Me identifico con Eurípides en lo que a inconformismo se refiere y a sus consecuencias. Es muy fácil ser conformista, dejarse llevar en medio del rebaño…o, como tú dices, en la galera de ben-Hur, aunque sea remando para los demás o para tu familia. Uno debe coger con firmeza el timón y tener presente a dónde quiere llegar, pero con la suficiente habilidad como para reconocer nuevas metas y variar el rumbo.

    • Hay que ser un marinero avisado, Emilio, aunque como dice otra frase célere: “Nunca el viento es favorable para quién no sabe a dónde va.” A veces es complicado salirse del rebaño, pero es la única forma de no sentirse una estafa como ser humano.

      Un abrazo.

  • Domingo

    Quien más quien menos rema en una barca alquilada por no poder agenciarse una propia. Remamos en trabajos alienantes, en relaciones tóxicas, en situaciones ingratas,… (la lista es larga). Y remar a veces es lo mejor que te puede pasar. Lo habitual es que se te rompa el remo y tengas que bracear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *